EUROLIGA FEMENINA

El Perfumerías Avenida derrite al Sopron rumbo a la final de la Euroliga

El conjunto salmantino, liderado por Tiffany Hayes, Katie Lou Samuelson y Silvia Domínguez, impone su fortaleza mental (72-61) y se cita con el Ekaterimburgo de Alba Torrens en la pelea por el título

Hayes entra a canasta rodeada de defensoras del Sopron. fiba
Hayes entra a canasta rodeada de defensoras del Sopron. fiba

El CB Avenida de Salamanca volverá a pelear por la Euroliga femenina 10 años después de su conquista en la edición de Ekaterimburgo 2011. Con paciencia primero, con determinación después y con abnegación siempre, el Perfumerías superó la resistencia del Sopron húngaro (72-61) y se citó en la final del domingo (18.00, Tdp) con el todopoderoso Ekaterimburgo. La tercera de su historia en la máxima competición continental. La energía de Tiffany Hayes (25 puntos), la clase de Katie Lou Samuelson (16) y la experiencia de Silvia Domínguez (7 asistencias) terminaron por abrumar a un rival que se presentó correoso en la semifinal pero acabó derretido por la fuerza mental del equipo salmantino que, en la piña tras el partido, se prometió un esfuerzo más en busca de la hazaña.

MÁS INFORMACIÓN

El Avenida se agarró a la defensa para despejar miedos, calibrar fuerzas y medir el estado físico de una rotación llena de achaques. Katie Lou Samuelson, Tiffany Hayes y Emese Hof comenzaron a hacer camino en Estambul mientras el Sopron acumulaba faltas por los desajustes en la contención. El relevo de Silvia Domínguez por Maite Cazorla en la dirección reforzó el plan de partido de Roberto Íñiguez y aumentó el amparo de su equipo a pista completa. Aunque solo hubo cinco canastas por bando en un primer cuarto sin apenas rendijas, el cuadro salmantino supo hacerse con un estrecho margen desde la línea de tiros libres. Punto a punto, metáfora del trabajoso reto que tenían por delante (16-10, m. 10).

Recurrió entonces el Sopron a Bernadett Hatar, el techo de la Final Four con su 2,08m, para cambiar la dinámica. Con la intimidación de la pívot húngara y los dos primeros triples del partido, anotados por Gabby Williams y Megan Walker, crecieron las prestaciones del ataque magiar. Pero la abnegación defensiva y la efervescencia de Hayes (12 puntos en sus primeros 12 minutos en pista; 14 en la primera mitad), permitieron al Perfumerías mantener el pulso y compensar su 0 de 7 en triples (4 de 13 al final). El impulso de Nikolina Milic el conjunto salmantino refrendó el equilibrio en el encuentro antes del viaje a los vestuarios (30-32, m. 20).

En la reanudación, Hof sacó la tercera falta a Hatar y, con la pujanza de Hayes, el Avenida constató su rearme definitivo. Las embestidas de Hayes eran el gran argumento del conjunto salmantino pero, por momentos, también el único, porque el perímetro seguía apagado. Pero, con criterio y paciencia, el Perfumerías comenzó a frustrar a su rival y encontró la puntería. El Sopron no gestionó la ansiedad y Katie Lou Samuelson anotó el primer triple. Fue la liberación que necesitaba el equipo de Íñiguez para desatar su determinación. La confianza se cruzó con las dudas magiares. El segundo bingo desde el 6,75, de Maite Cazorla al comienzo del último cuarto, descosió el marcador (55-42, m. 31).

Briann Januari y Tina Krajisnik sostuvieron unos minutos más al Sopron, en plena zozobra. Pero otro triple, esta vez de Karlie Samuelson, y un dos más uno de Milic terminaron de encarrilar el triunfo salmantino (66-51, m. 36). Silvia Domínguez gestionó la renta sin sobresaltos, sacó la quinta falta a Jelena Brooks y elevó la ventaja hasta un +19 (70-51). Un década después, el Avenida regresa a la final de la Euroliga. Otra oda a la competitividad y la resiliencia.

Alba Torrens, puño en alto, celebra el pase a la final junto al resto de sus compañeras. / fiba
Alba Torrens, puño en alto, celebra el pase a la final junto al resto de sus compañeras. / fiba

Alba Torrens peleará por su sexto título

El Ekaterimburgo disputará la final de la Euroliga por sexta vez en las últimas ocho ediciones disputadas. El conjunto dirigido por Miguel Méndez superó al Fenerbahçe de Víctor Lapeña (84-88), que peleó hasta el final tras recuperar una desventaja de 12 puntos en la segunda mitad. No le bastaron al equipo turco con los 26 puntos de Alina Iagupova en 26 minutos en pista. Allie Quigley (27 puntos), Breanna Stewart y Brittney Griner impusieron su ley por talento y físico. El Ekaterimburgo peleará por su sexta corona continental, igual que Alba Torrens, que aportó 10 puntos en la semifinal. De lograr el título, Torrens alcanzaría en el palmarés a Diana Taurasi y Lidia Gorlin, —en el podio junto Uliana Semenova, la mítica plusmarquista del torneo con 11 trofeos—.

El Fenerbahçe aguantó de salida el ritmo trepidante impuesto por su rival gracias, de nuevo, a la sobresaliente actuación de Alina Iagupova: 18 puntos, con 4 de 5 en triples, y tres asistencias en los 19 minutos que estuvo en pista en los dos primeros cuartos. Pero, apenas Satou Sabally se sumó a la causa de Iagupova en ataque y el conjunto de Lapeña comenzó a hacer la goma justo antes del entreacto. A pesar del 8 de 13 en triples del cuadro turco en ese tramo (12 de 26 al final), el Ekaterimburgo dominó el encuentro por la intensidad de su rotación. Allie Quigley, Breanna Stewart y Jonquel Jones equilibraron la pelea bajo los aros y dieron impulso al plan de partido de Méndez (48-55, m. 20).

La aparición de Kayla McBride concedió un reenganche momentáneo al Fenerbahçe con un parcial de 9-0 en la reanudación, del 48-60 al 57-60. Pero la solidez de Brittney Griner y la progresiva aportación de Alba Torrens permitieron al Ekaterimburgo mantener el mando con más solvencia que holgura. Las defensas rebajaron el vuelo en el marcador. El tercer cuarto finalizó en tablas (13-13) y el equipo ruso entró en la recta de meta con una renta de siete puntos (61-68, m. 30). Sabally y Iagupova se negaron a firmar la rendición anticipada y, con otro arrebato anotador, ajustaron cuentas (73-77, m. 35). Suficiente para desatar la angustia en el bando ruso tras caminar con firmeza toda la tarde. Con 65-75, Alba Torrens falló un tiro adicional tras un triple para romper el marcador y, cuatro minutos después, Kiah Stokes firmó el empate (79-79, m. 37). Y un triple inverosímil de Iagupova, a tabla y desde nueve metros, estiró la incertidumbre hasta el final (84-86, a falta de 13s). Hasta ahí llegó la orgullosa persecución del Fenerbahçe.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50