Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal se da un festín

El número dos, al alza, se abre paso hacia octavos a costa de De Miñaur (6-1, 6-2 y 6-4, en 2h 22m) y se medirá a Berdych. Le acompaña Bautista, que se impone al ruso Khachanov (6-4, 7-5 y 6-4, en 2h 08m)

Nadal, durante el partido contra De Miñaur.
Nadal, durante el partido contra De Miñaur. AFP

Los especialistas consideran que Alex de Miñaur tiene un futuro esplendoroso. El chico, de solo 19 años e instalado ya en el 29º peldaño de la ATP, frecuenta ya los cuadros principales de los grandes torneos y hace solo una semana conquistó en Sídney su primer trofeo en la élite. Pese a estar todavía en formación, ofrece un tenis inteligente que se sale de la norma general y se desmarca del power-game de sus compañeros de hornada. Piensa, procesa, varía alturas; técnicamente es muy completo y lo hace casi todo bien. Seguramente, brillará más adelante, pero de momento, en el cruce contra Rafael Nadal en Melbourne, encajó una ingente dosis de realidad: 6-1, 6-2 y 6-4.

El número dos, 13 años mayor que él, lo desplumó en 2h 22m. El balear continuó con la semana de puesta a punto y después de dos estaciones de rodaje (James Duckworth y Matthew Ebden) se encontró con un rival que le vino como anillo al dedo, porque De Miñaur, todo buenas maneras, aún verde, le ofreció aquello que más necesitaba: ritmo, pelota, juego. Si en los dos duelos previos se quitó el óxido y activó los automatismos, esta vez Nadal disfrutó de un cruce propició para engrasar el engranaje y activar de forma selectiva el turbo antes de afrontar los octavos, contra Tomas Berdych.

Adquiere temperatura Nadal en el momento oportuno, adentrado ya en la fase intermedia del torneo, cuando verdaderamente hay que elevar el tono y empezar a mostrar las cartas. Si en la ronda anterior ya desenfundó el drive, en esta se dio un festín ante De Miñaur, tan prometedor como tierno, demasiado inerme todavía. No tiene puntos débiles el joven; sin embargo, de momento se queda corto en todos los apartados. No tiene fisuras y su determinación es clara, pero carece de un golpe maestro que le permita hacer daño a gigantes como Nadal.

Se pudo ver el curso pasado, en Wimbledon, y se reflejó de nuevo en Melbourne. Propuso constantemente el peloteo y en ese terreno Nadal se rodó y se divirtió. Le dio dos dentelladas en el primer parcial –breaks para 3-1 y 5-1–, otras dos en el segundo –en el primero y el quinto juego– y una más en el tercero, de entrada. No se concede una sola tregua. Sí se permitió el mallorquín alguna que otra frivolité, como un passing arqueado que interrumpió la celebración anticipada de la grada, que ya celebraba el punto del chico australiano, de origen español. Nadal lució piernas y banana, y arrancó la sonrisa resignada del chico: increíble pero cierto, lo hizo, llegó a la bola y luego la metió.

Bautista, ante su barrera en los grandes

Bautista celebra su triunfo contra Khachanov. ampliar foto
Bautista celebra su triunfo contra Khachanov. EFE

Otra vez, la hoja de servicios de Nadal reveló cifras considerables: 82% con primeros saques, 37 winners y un 79% en la red. Un solo pero, las 6 dobles faltas. Puso la directa, aunque Carlos Ramos le amonestó cuando sacaba para cerrar por demorarse, y aleccionó a De Miñaur, Ahora, Berdych. Mal recuerdo el del checo, verdugo del balear en los cuartos de 2015 y en buena forma en este arranque de temporada; sin embargo, muy venido a menos en los últimos tiempos, hasta el punto de que a finales del año pasado barajó seriamente la retirada. Finalista en Wimbledon (2010) y seis veces semifinalista en Grand Slams, figura ya lejos de los mejores, en el puesto 57 del ranking.

Junto a Nadal, el día dejó otra formidable noticia con el avance de Roberto Bautista. El castellonense, en línea ascendente, se deshizo de Karen Khachanov, uno de los jóvenes que viene con más fuerza: 6-4, 7-5 y 6-4, en 2h 08m. Pese a la exigencia de los dos partidos previos, en los que invirtió 7h 57m contra Andy Murray y John Millman, se sobrepuso y accedió a la siguiente ronda, en la que estará al otro lado de la red Marin Cilic. El croata remontó a Fernando Verdasco (4-6, 3-6, 6-1, 7-6 y 6-3) y supondrá un escollo de altura. Ante él, Bautista tendrá la oportunidad de romper su barrera en los majors. En Australia alcanzó los octavos en 2014, 2016 y 2017.

El saque de Federer, la precocidad de Anisimova

Anisimova sirve durante el partido contra Sabalenka. ampliar foto
Anisimova sirve durante el partido contra Sabalenka. REUTERS

Por otra parte, Roger Federer elevó sensiblemente el nivel que venía ofreciendo y derribó al joven Taylor Fritz por 6-2, 7-5 y 6-2. El suizo, campeón en 2017 y 2018, registró un estratosférico 93% de puntos con primeros servicios; es decir, solo cedió tres (40/43). En la misma línea intervino en la red: 15 aciertos en sus 18 aproximaciones. Con esta tarjeta de presentación desembarcará en los octavos, donde le espera un interesante choque con Stefanos Tsitsipas (6-3, 3-6, 7-6 y 6-4 a Nikoloz Basilashvili). El griego es, sin duda, uno de los jóvenes con mayor potencial que asoma desde la nueva generación.

En el cuadro femenino, la principal protagonista fue Maria Sharapova, que destronó a la danesa Caroline Wozniacki: 6-4, 4-6 y 6-3. Masha despachó a la ganadora del año pasado en un magnífico pulso y se enfrentará a la australiana Ashleigh Barty. Además, el día dejó otro nombre propio: Amanda Anisimova. La estadounidense, de 17 años, es la jugadora más joven del top-100 de la WTA y accedió a los octavos al batir (6-3 y 6-2) a Aryna Sabalenka, una de las tenistas que va aproximándose a la zona noble del circuito con más fuerza. Ahora pondrá a prueba a la experimentada Petra Kvitova.

RESULTADOS DEL VIERNES 18

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 6-1, 6-2 y 6-4 a Alex de Miñaur; Roberto Bautista, 6-4, 7-5 y 6-4 a Karen Khachanov; Marin Cilic, 4-6, 3-6, 6-1, 7-6 y 6-3 a Fernando Verdasco; Roger Federer, 6-2, 7-5 y 6-2 a Taylor Fritz; Stefanos Tsitsipas, 6-3, 3-6, 7-6 y 6-4 a Nikoloz Basilashvili; Tomas Berdych, 5-7, 6-3, 7-5 y 6-4 a Diego Schwartzman; Grigor Dimitrov, 7-6, 6-4 y 6-4 a Thomas Fabbiano; Frances Tiafoe, 6-7, 6-3, 4-6, 6-4 y 6-3 a Andreas Seppi.

CUADRO FEMENINO: Maria Sharapova, 6-4, 4-6 y 6-3 a Caroline Wozniacki; Angelique Kerber, 6-1 y 6-0 a Kimberly Birrell; Ashleigh Barty, 7-5 y 6-1 a Maria Sakkari; Petra Kvitova, 6-1 y 6-4 a Belinda Bencic; Amanda Anisimova, 6-3 y 6-2 a Aryna Sabalenka; Anastasia Pavluychenkova, 6-0 y 6-3 a Aliaksandra Sasnovich; Sloane Stephens, doble 7-6 a Petra Matic; Danielle Collins, 6-3 y 6-2 a Caroline Garcia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información