Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal vence, disfruta y progresa

De camino a los octavos, el número uno eleva el nivel contra el tierno De Miñaur (6-1, 6-2 y 6-4, en 2h 02m) y se asegura el número uno a su marcha de Londres. El checo Vesely, rival en la siguiente ronda

Wimbledon 2018
Nadal festeja su triunfo contra De Miñaur, este sábado en Wimbledon. REUTERS

La ilusión del primerizo chocó con la realidad del viejo orden. Primero, el cosquilleo y el disfrute, la maravillosa experiencia de pisar y pelotear en la central de Wimbledon, el sueño; después, progresivamente, pies al suelo. El bautismo del joven Alex de Miñaur en la Catedral del tenis quedó sintetizado en una acción que disparó los aplausos y a la vez subrayó la frontera entre él, el chico que empieza y desea comerse el mundo, y Rafael Nadal, el campeón bregado que suma y sigue.

Bola en juego, el australiano le tira un globo al número uno, que procesa, pone el turbo y la devuelve magistralmente, combinando un willie entre las piernas con un globo; De Miñaur, que ya se había lanzado a la red, corrige a duras penas, atropellado, e intenta devolvérsela a Nadal con un golpe del mismo corte, pero bastante menos ortodoxo y que apenas coge un metro de vuelo, y finalmente se queda mansamente en la red.

De ahí, del punto álgido de la tarde, al definitivo 6-1, 6-2 y 6-4, en 2h 02m. Nadal en los octavos del gran británico –el checo Jiri Vesely: 7-6, 3-6, 6-3 y 6-2 a Fabio Fognini– y el imberbe De Miñaur, pese a la derrota, más contento que unas castañuelas porque acababa de disfrutar de un mano a mano con uno de los símbolos históricos del tenis en un escenario sin igual, con la totalidad de la grada animándole y apreciando su descaro, sus ganas de agradar y presentarse de buena manera.

Tiene un bonito el porvenir el australiano, de 19 años. Ahora bien, Nadal no regala ni un punto, no cede ni un resquicio. Ni uno. Hay que ganárselos porque el de Manacor no se relaja en una sola bola, ni con el jovencito que viene ni con el veterano que vuelve. Nunca afloja. Disputa el balear cada uno de ellos al límite, sin excepción, con un afán competitivo que probablemente no admita comparación, de modo que De Miñaur tuvo que dar lo mejor de sí para llevarse una recompensa de siete juegos.

Escaso consuelo, se puede pensar. De eso nada.

Después de una discreta actuación en la ronda previa, frente al correoso Mikhail Kukushkin, el mallorquín se deshizo de un adversario bastante más tierno, peleón pero muy tierno, y ganó en sensaciones. Cortó la pelota de fábula y sobre todo rectificó con el saque. Independientemente de los números, notables esta vez –77% de puntos con primeros, 72% con segundos y cinco aces–, acertó con la primera bola en juego e hizo daño de partida, y también en la red (19/22).

“Siempre se pueden buscar peros, porque los partidos perfectos no existen”, afirmó Nadal; “mi sensación es que tanto el otro día como hoy han sido dos muy buenos partidos, especialmente la segunda ronda, contra un rival muy difícil. El partido de hoy ha sido otra vez en una línea positiva. Hoy me he sentido más cómodo con la bola del rival, porque sentía que tenía más tiempo para poder hacer más cosas; aún siendo un jugador que le pega plano, la bola de hoy era más franca. Tenía la sensación de que podía dominar el punto cuando lo necesitaba”.

La lógica ingenuidad del adversario le invitó a soltar el brazo (30 ganadores) e irse adelante, a divertirse. Se adueñó de la media pista y venció para asegurarse el dorsal número 1 a su marcha de Londres, ocurra lo que ocurra de aquí en adelante. De momento, limpio a los octavos, sin ceder un solo set. Le hizo correr un maratón a De Miñaur, peleón este de inicio a fin. 19 añitos y tercera ronda en Wimbledon. Eliminado, pero feliz en dirección a Alicante.

RESULTADOS DEL SÁBADO 7

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 6-1, 6-2 y 6-4 a Alex de Miñaur; Juan Martín del Potro, 6-4, 7-6 y 6-3 a Benoit Paire; Novak Djokovic, 4-6, 6-3, 6-2 y 6-4 a Kyle Edmund; Kei Nishikori, 6-1, 7-6 y 6-4 a Nick Kyrgios; Guilles Simon, 6-1, 6-7, 6-3 y 7-6 a Matthew Ebden; Milos Raonic, 7-6, 4-6, 7-5 y 6-2 a Dennis Novak; Jiri Vesely, 7-6, 3-6, 6-3 y 6-2 a Fabio Fognini; Ernest Gulbis, 7-6, 4-6, 5-7, 6-3 y 6-0 a Alexander Zverev; Karen Khachanov, 4-6, 4-6, 7-6, 6-2 y 6-1 a Frances Tiafoe.

CUADRO FEMENINO: Belinda Bencic, 6-1 y 7-6 a Carla Suárez; Su-Wei Hsieh, 3-6, 6-4 y 7-5 a Simona Halep; Angelique Kerber, 6-2 y 6-4 a Nomi Osaka; Alison Van Uytvanck, 6-2 y 6-3 a Anett Kontaveit; Daria Kasatkina, 7-5 y 6-3 a Ashleigh Barty; Jelena Ostapenko, 6-0 y 6-4 a Vitalia Diatchenko; Dominika Cibulkova, doble 6-2 a Elise Mertens; Aliaksandra Sasnovich, 6-3 y 6-1 a Daria Gavrilova; Aliaksandra Sasnovich, .6-3 y 6-1 a Daria Gavrilova.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información