Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muguruza sobrevive a Konta (y la madrugada)

Rumbo a la 3ª ronda, la hispano-venezolana se impone a la británica en un extraordinario duelo (6-4, 6-7 y 7-5, en 2h 42m), el primero en la historia del Open de Australia que arranca superada la medianoche

Muguruza Konta
Muguruza sirve durante el partido en Melbourne frente a Konta, con las gradas de la pista Margaret Court semivacías. AP

La noche tuvo de todo. Por tener, tuvo hasta la decisiva intervención de los excrementos de gaviota, que no fueron los culpables, o al menos no los únicos, del retraso que hizo que el duelo entre Garbiñe Muguruza y Johanna Konta se postergase hasta las 00.30 de la madrugada en Melbourne. De ahí la excepcionalidad: por primera vez en la historia del Open de Australia, un partido comenzó superada la medianoche. Fue una velada surrealista e intensa, intensísima, que se resolvió después de 2h 42m y un cuerpo a cuerpo fabuloso, decantado al final en favor de la hispanovenezolana: 6-4, 6-7 y 7-5.

“No me puedo creer que todavía haya gente aquí, así que, ¿a quién le importa el resto?”, bromeó la ganadora a pie de pista, nada más cerrar una jornada que a las protagonistas se les hizo eterna, culminada a las 3.12 hora local, las 17.12 española. “Creo que ahora voy a ir a desayunar”, prosiguió Muguruza con una sonrisa en la boca pese al esfuerzo y la nocturnidad, con el billete para disputar la tercera ronda del torneo en la mano. “¿Qué haré mañana? Tomarme el día libre”, se despidió la 18 del mundo, que en la próxima estación del torneo se enfrentará a la suiza Timea Bacsinszky (6-2 y 7-5 a Vikhlyantseva).

Soberbia, Muguruza salió airosa de un pulso after hour, que arrancó tarde porque el programa de la pista Margaret Court –la segunda en importancia del major australiano– se fue retrasando. Los cuatro partidos previos se prolongaron y además hubo otro percance: la organización del torneo pretendía trasladarlo a la Pista 3, pero la superficie de esta estaba salpicada de los excrementos (en abundancia) de las gaviotas, que se apuntaron a la sesión golfa y campaban por allí a sus anchas. Así fue el enredo, que además creció por el fenomenal tú a tú que brindaron las dos tenistas.

Eso sí, en la grada apenas resistían un centenar de personas en el jueves laborable de Melbourne, no pocas recostadas en los asientos y testigos del partido más tardío de la historia del torneo. Sin embargo, no el que más tarde ha terminado. Para dar con él hay que rebobinar a 2008, al enfrentamiento entre Lleyton Hewitt y Marcos Baghdatis de la tercera ronda, sellado a las 4.33. Aquel arrancó a las 23.49 y hasta ahora el inicio con mayor retraso correspondía al Gavrilova-Mertens del año pasado, que dio comienzo a las 23.59.

El precedente en Roma: cierre a las 2.08

Una mujer duerme en las gradas, durante el Muguruza-Konta. ampliar foto
Una mujer duerme en las gradas, durante el Muguruza-Konta. AP

Volvió así el tenis para zombies y, de la mano, el debate en torno a por qué se da una situación de este tipo en este deporte. La respuesta es sencilla: sesiones nocturnas, ingresos, dinero. Ocurre en Melbourne, pero también en Nueva York (Isner y Kohschreiber, en 2012, cerraron a las 2.26) y eventos de menos rango como el Masters de Madrid, en el que Murray derrotó a Kohlschreiber cuando el reloj iba más allá de las tres de la madrugada, en 2015. Del mismo modo, la propia Muguruza protagonizó el curso pasado algo similar, cuando empezó a jugar contra Gavrilova en el Foro Itálico de Roma, ante una veintena de valientes, superadas las once de la noche. Acabó a las 2.08.

Esa noche cedió, pero no así esta vez. Enchufada de principio a fin, sin una sola laguna, resistió al empuje constante de Konta, siempre un hueso duro de roer. En los tres enfrentamientos anteriores entre las dos, siempre hubo batalla, todos resueltos en tres sets: Luxemburgo (2012), Eastbourne (2015) y Nueva York (2015). Unidos a este último de Melbourne, totalizan 12 parciales y 129 juegos. Una saga bárbara.

Hubo de todo en el episodio australiano. Ante todo, un juego de altos quilates. Por haber hubo hasta una polilla que bien pudo propiciar un desaguisado, porque Konta, 38 del mundo ahora, se empeñó en sacarla de la pista, se distrajo y Muguruza, hiperconcentrada, buena señal, no se dio cuenta y sirvió un pelotazo que rozó a su adversaria a 170 km/h. La británica puso trabas todo el rato, con bolas profundas y altas dosis de agresividad. Trató de hacer lo que al fin y al cabo han ido haciendo otras: desquiciar a Muguruza. Esta, sin embargo, mantuvo el tipo. Todo temple pese a la ofensiva y una réplica todavía más efectiva, porque equilibró los golpes (41 ganadores, por solo cinco más de su rival) y sobre todo minimizó los errores: 37-19.

RESULTADOS DEL JUEVES 17

CUADRO MASCULINO: Pablo Carreño, 6-2, 6-3 y 7-6 a Ilya Ivashka; Novak Djokovic, 6-3, 7-5 y 6-4 a Jo-Wilfred Tsonga; Alexander Zverev, 7-6, 6-4, 5-7, 6-7 y 6-1 a Jerèmy Chardy; MIlos Raonic, 6-7, 7-6, 7-6 y 7-6 a Stan Wawrinka; Kei Nishikori, 6-3, 7-6, 5-7, 5-7 y 7-6 a Ivo Karlovic;Fabio Fognini, 7-6, 6-3 y 7-6 a Leonardo Mayer; Pierre-Hugues Herbert, 6-2, 1-6, 6-2 y 6-4 a Hyeon Chung; Denis Shapovalov, 6-3, 7-6 y 6-3 a Taro Daniel; Alexei Popyrin, 7-5, 6-4 y 2-0 a Dominic Thiem; Lucas Pouille, 7-6, 7-6, 5-7 y 6-4 a Maximilian Marterer; David Goffin, 5-7, 7-5, 6-2 y 6-4 a Marius Copil; Joao Sousa, 7-5, 4-6, 7-6, 5-7 y 6-4 a Philipp Kohlschreiber.

CUADRO FEMENINO: Garbiñe Muguruza, 6-4, 6-7 y 7-5 a Johanna Konta; Dayana, Yastremska, 6-3, 3-6 y 6-1 a Carla Suárez; Serena Williams, doble 6-2 a Eugenie Bouchard; Simona Halep, 6-3, 6-7, y 6-4 a Sofia Kenin; Venus Williams, 6-3, 4-6 y 6-0 a Alize Cornet; Naomi Osaka, 6-2 y 6-4 a Tamara Zidansek; Karolina Pliskova, 4-6, 6-1 y 6-0 a Madison Brengle; Elina Svitolina, 6-4 y 6-1 a Viktoria Kuzmova; Madison Keys, 6-3 y 6-4 a Anastasia Potatova; Anastasija Sevastova, 6-3, 3-6 y 6-0 a Bianca Andreescu; Shuai Zhang, 6-3 y 7-5 a Krystina Pliskova.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información