Miguel Ángel Russo

Millonarios prepara el anhelado regreso de Russo

Tras dar por superado un cáncer, el técnico argentino se alista para retomar las riendas del campeón del fútbol colombiano

Miguel Ángel Russo, director técnico de Millonarios de Bogotá.
Miguel Ángel Russo, director técnico de Millonarios de Bogotá.Millonarios Fútbol Club

El propio Miguel Ángel Russo acabó con las especulaciones de una hinchada que lo reclama. Desde Buenos Aires, convaleciente, el técnico argentino, un veterano de mil batallas a las que desde ahora suma una medalla como sobreviviente de cáncer, anunció que regresará a Bogotá para retomar las riendas de Millonarios, el campeón del fútbol colombiano.

El entrenador, que el próximo 9 de abril cumple 62 años, rompió este jueves el silencio que había mantenido tras ser dado de alta del Hospital Italiano de la capital argentina a finales de marzo. En cuanto termine los últimos exámenes médicos, entre martes y miércoles, regresará a Bogotá. “Una bacteria me tiene más tiempo [hospitalizado] que la enfermedad misma”, se lamentó Russo, quien solo ha llegado a dirigir un partido en todo el año, ante los micrófonos de Caracol Radio. “Me ha tocado algo que no estaba en los planes de los médicos ni de nadie”, señaló al reiterar que el cáncer está totalmente superado.

El idilio entre Russo y la afición del equipo azul de Bogotá se selló en diciembre, cuando logró un título de ensueño. Con un gol en los últimos minutos del partido de vuelta, Millonarios se coronó campeón frente al otro equipo tradicional de la capital, Santa Fe, en una inédita final que reactivó la histórica rivalidad entre dos clubes que comparten el estadio Nemesio Camacho El Campín. Fue el decimoquinto título local de los “embajadores”, también apodados “el ballet azul” desde las épocas en que Alfredo Di Stéfano encabezaba una ofensiva de lujo antes de emigrar al Real Madrid.

Un equipo de autor

Russo fue, de lejos, la figura descollante del título, apunta el periodista Mauricio Silva, coautor del libro De Millonarios me enamoré. “Fue el espíritu, la estrategia y el razonamiento del equipo. Sin él, todo eso falta y, lamentablemente, se nota. Con su regreso, si se da, volvería el alma al club. Russo, sin más, es el alma de este Millos”.

Desde 2012, cuando había ganado por última vez el torneo, Millonarios vio como sus mayores rivales levantaban títulos continentales: Santa Fe se llevó la Copa Sudamericana 2015 y Atlético Nacional de Medellín la Libertadores 2016. “Russo reavivó esa esperanza de poder seguir dando pelea, sobre todo viendo que los vecinos estaban ganando”, señala el columnista y analista deportivo Nicolás Samper. “Es un tipo que tiene mística”.

Flaco y encanecido, el técnico disputó las finales del torneo colombiano al tiempo que enfrentaba un cáncer de vejiga. Como parte del tratamiento se sometió a una cirugía en Argentina a principios de año. El 30 de enero comenzó el verdadero calvario, en el arranque de la nueva temporada, cuando una recaída en su salud llevó a hospitalizarlo en Bogotá por una infección urinaria. El 15 de febrero fue dado de alta, pero una semana después tuvo que regresar al hospital, y desde marzo viajó a tratarse en su país.

La enfermedad despertó un tsunami de solidaridad tanto en Argentina como en Colombia. "Ni la rivalidad ni los colores deben impedirnos aplaudir a los valientes", expresó en su momento Santa Fe.

La huella de Russo

El bonaerense es por derecho propio un entrañable personaje del fútbol sudamericano, y ha cosechado afectos en varios clubes de su país. Forjado como jugador en Estudiantes de la Plata, desde que dirige ascendió a la primera división a Lanús, Rosario Central y el propio Estudiantes, ganó el torneo local con Vélez Sarsfield y alcanzó la gloria continental cuando su Boca Juniors, encabezado por Juan Román Riquelme, ganó la Copa Libertadores 2007.

Poco antes de tomar las riendas de Millonarios, a finales de 2016, fue serio candidato a dirigir la selección Albiceleste. Al final la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se decidió por Edgardo Bauza pese a que Russo era el favorito del gobierno de Mauricio Macri, que presidía a Boca cuando levantó la Copa Libertadores. Algunas voces también lo postulaban, antes de sus complicaciones de salud, para relevar a su compatriota José Néstor Pekerman como seleccionador de Colombia después del Mundial de Rusia.

Su Millonarios, el segundo equipo más laureado de Colombia y con una de las mayores hinchadas, sigue en deuda de un gran título internacional. Reforzado con el arquero venezolano Wuilker Faríñez, aspira a dar pelea en la Libertadores. Pero ocupa por ahora el sótano de su grupo tras empatar en El Campín con Corinthians y perder de visitante frente a Independiente de Avellaneda bajo la conducción del asistente técnico Hugo Gottardi, mano derecha y compañero de Russo en Estudiantes. El club espera estar a tiempo de enderezar el camino. Russo debería estar de vuelta para dirigir en Bogotá ante el Deportivo Lara, el 17 de abril. “Los dos partidos contra Deportivo Lara y el juego contra Independiente en Bogotá definirán la temporada, marcarán todo. Está jodido pero no imposible”, valora Silva.

Cuando pudo asistir fugazmente a los entrenamientos a principios de año, Russo agradeció a sus oncólogos ante la prensa, que se rindió en una emotiva ovación. "Esto se cura con amor", dijo entre sollozos. La afición embajadora quiere volver a arropar con cariño a su técnico campeón.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50