Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las roturas de cruzados provocan las primeras bajas para el Mundial

El sueco Jakob Johansson y el argentino Darío Benedetto tienen muy difícil estar en Rusia por sus recientes lesiones en el ligamento de la rodilla

Benedetto se retira del campo tras sufrir la lesión ante Racing.
Benedetto se retira del campo tras sufrir la lesión ante Racing. AFP

Faltan 204 días para el inicio del Mundial de Rusia. Menos de siete meses. Dos estaciones del año. Solo siete lunas llenas. Y cualquier lesión grave puede dejar a un futbolista afuera del evento deportivo más importante del 2018. Los casos del sueco Jakob Johansson y el argentino Darío Benedetto son los primeros. Ambos sufrieron sendas roturas de ligamentos cruzados de la rodilla, una lesión que demanda entre seis y ocho meses de recuperación. Uno es el héroe de Suecia, el otro el arma secreta del entrenador Jorge Sampaoli.

Jakob Johansson, mediocampista sueco que juega en el AEK Atenas, fue el autor del único gol en la repesca entre Suecia e Italia que dejó a la Azzurra sin Mundial por primera vez en 60 años. En el partido de ida, Johansson ingresó a los 57 minutos y convirtió el tanto solo cinco minutos después, generando la locura de todos los locales y los aplausos de Zlatan Ibrahimovic, que miraba desde la tribuna. En el duelo de vuelta, el futbolista arrancó como titular. Pero a los 17 minutos cayó sobre el césped tras pisar mal con la rodilla y tuvo que salir en camilla.

Luego se confirmó lo peor: rotura del ligamento cruzado anterior.

"Suele decirse que el periodo de recuperación son seis meses, puede ir más rápido. Pero estará muy justo, no hay mucho margen. Dentro de medio año estaremos ya a mediados de mayo. Espero que se recupere pronto", lamentó el seleccionador sueco Janne Andersson tras la clasificación. El pasado viernes 17 de noviembre, el club del jugador anunció que la cirugía se realizó "con absoluto éxito" y le deseó una pronta recuperación.

Tan solo dos días después de esa operación, al otro lado del mundo, Boca Juniors recibió a Racing Club en La Bombonera para disputar un partido de la Superliga argentina. Entre los titulares de Boca estaba Darío Benedetto, el goleador del torneo que se ganó un lugar en la convocatoria de Jorge Sampaoli por su gran presente: nueve goles en nueve partidos. Cuando restaban 10 minutos para finalizar el encuentro, Benedetto cayó sobre el campo y reaccionó de la misma manera que Johansson: se tomó inmediatamente la rodilla, pidió asistencia y salió en camilla tomándose la cabeza.

Luego se confimó otra vez lo peor: rotura del ligamento cruzado anterior.

A Benedetto, de 27 años, lo operarán este jueves y la intervención será el punto de partida para una recuperación que demandará entre seis y ocho meses. El doctor Jorge Batista, subdirector del área médica de Boca, será quien se encargue de la reconstrucción del ligamento. "#FuerzaPipa!! Estamos con vos. Y no pierdas la alegría que volverás más fuerte", le escribió el delantero Sergio Agüero junto a una foto de ambos en un entrenamiento con la selección.

Pero el Kun no fue el único. Mauro Icardi, capitán del Inter que pelea con Agüero e Higuaín por un lugar en el ataque junto a Messi, también le envió su apoyo: "Mucha fuerza Pipa! Recuperate pronto que el fútbol argentino te necesita gritando goles. Todo lo mejor amigo. Abrazo de gol". Un llamado importante que recibió Benedetto fue el de Martín Palermo. El exdelantero de Boca, máximo goleador histórico del club, le recordó sus lesiones de 1999 y 2008 —también de ligamentos cruzados— y la cantidad de títulos que ganó después: la Copa Libertadores de 2000 y 2007, la Intercontinental del 2000 y un detalle no menor: la convocatoria de Diego Maradona para disputar el Mundial de Sudáfrica 2010. "Pasé por lo mismo y volví para ganarlo todo", le dijo.

Johansson y Benedetto recién comienzan su recuperación. El Mundial arranca el 14 de junio, es decir, dentro de seis meses y tres semanas. El mismo tiempo que tardó Zlatan Ibrahimovic en volver a jugar tras sufrir también la rotura de los ligamentos de la rodilla. El pasado sábado, en la victoria 4-1 del Manchester United ante el Newcastle por la Premier, el delantero sueco ingresó en el minuto 77 y jugó sin muestras de dolor. "¿Si estaba preocupado por volver? No. Los leones no se recuperan como los humanos", afirmó al término del partido.

El panorama para Johansson y Benedetto es complicado. Aunque intenten ser leones, el Mundial de Rusia está demasiado cerca y por más que ambos jugadores logren recuperarse en tiempo récord, llegarían con muy poco rodaje a una cita que demanda a los mejores.

Antecedentes del Mundial de Brasil 2014

La lesión de ligamentos cruzados suele ser la mala de la película. No es la primera vez que un jugador se pierde un Mundial por esa razón. Al demandar tanto tiempo de recuperación, cuando el incidente sucede en las fechas próximas a la Copa del Mundo, suele ser la culpable de dejar una lista de jugadores sin opción a disputarla. Un dolor grande no solo físicamente sino también a nivel psicológico al ser un campeonato que se juega cada cuatro años.

Theo Walcott, Radamel Falcao y Kevin Strootman pueden dar fe de ello. Walcott, delantero del Arsenal, se rompió el ligamento interno de la rodilla izquierda en enero de 2014 y no pudo estar en la cita mundial que se jugó ese año en Brasil. Lo mismo sucedió con el goleador colombiano Falcao que también en enero sufrió la rotura del ligamento cruzado en un partido del Mónaco ante el Chasselay de la cuarta división francesa por la Copa de Francia. Por su parte Strootman, mediocampista holandés que juega en la Roma, se rompió los ligamentos cruzados en una derrota de su equipo ante el Napoli en marzo. "Esto es dramático para Kevin. Imagino que su mundo colapsó. Ha sido una gran contribución para nuestra clasificación al Mundial, pero lo peor para él es que sus sueños se vean interrumpidos", señaló el seleccionador Van Gaal en su momento.

El Mundial de Brasil comenzó un 12 de junio, y tanto Inglaterra como Colombia y Holanda, tuvieron que lamentar la ausencia de sus jugadores que no fueron convocados por las lesiones. Antecedentes negativos para Johansson y Benedetto que igual tienen un caso positivo para mirar e imitiar: el de Sami Khedira. El medio alemán sufrió una doble ruptura de ligamentos en la rodilla derecha en noviembre de 2013 en un amistoso de Alemania ante la selección italiana y los medios anunciaron que "esa seria lesión podía dejarlo fuera del Mundial".

Khedira no solo no se perdió el Mundial sino que salió campeón del mundo. Joachim Löw lo esperó con paciencia, lo incluyó en la preselección y luego lo llevó a Brasil. Tras un buen debut contra Portugal, descansó ante Estados Unidos, disputó media hora frente a Argelia y completó una buena actuación contra Francia. En la famosa semifinal donde Alemania apabulló 7-1 a Brasil, fue titular y convirtió un gol. En el Maracaná ante la Argentina no jugó, pero después de tantos meses de sufrimiento por la lesión, regresó a casa con el mejor premio: la copa del mundo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información