Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México quiere reconquistar a la NFL

El grito de “puto”, un láser y el periodista que robó el jersey de Tom Brady fueron hechos que marcaron la reputación mexicana frente la máxima liga de fútbol americano

El partido de NFL de 2016 en el estadio Azteca.
El partido de NFL de 2016 en el estadio Azteca. AFP

México quiere reconquistar el agrado de la NFL. El año pasado, en el estadio Azteca, emergió como una plaga el grito homófobo de “¡eh, puto!” durante el juego entre Texans y Raiders. Entre los 31.000 asistentes, uno de ellos usó un láser para perturbar la visión de los jugadores. En febrero pasado, durante el Super Bowl, un periodista mexicano hurtó del vestidor el jersey de Tom Brady, la estrella del equipo. Esta colección de hechos desafortunados estropeó la reputación de un país consumidor de fútbol americano.

“Hubo una molestia”, admitió Arturo Olivé, el director de NFL México. “Condenamos el uso de lenguaje ofensivo en nuestro evento. No es una orden desde Estados Unidos, nosotros debemos sacar lo mejor de los mexicanos sabiendo que el grito no está bien”, señaló Olivé. El cántico con connotaciones peyorativas fue usado en cada patada de despeje de los Houston Texans.

En el partido del año pasado, los organizadores repartieron entre los asistentes unos cartones para formar un mosaico. Lo consiguieron; sin embargo, los aficionados los convirtieron en aviones de papel y los lanzaron al campo. Eso tampoco fue del agrado de los altos mandos en la NFL. Lo que fastidió fue el apuntador láser que impactó en el quarterback Brock Osweiler. “Hubo dos ocasiones en las que definitivamente me dieron en los ojos”, mencionó. Para esta edición, como en el pasado, está prohibido el acceso a este tipo de objetos.

El caso del periodista que hurtó el uniforme de Brady sentó un precedente. El quarterback de los Patriots se percató del robo justo en el momento en que Mauricio Ortega, un exdirector del periódico La Prensa, lo tomó. El FBI intervino para dar con el ladrón, quien no recibió cargos, solo la petición de regresar todos los artículos que robó durante años. La seguridad en los vestidores, construidos especialmente para los jugadores, aumentará para el partido de este domingo y, sobre todo, durante el Super Bowl del próximo año.

México es el segundo país que más consume contenidos de la NFL, solo detrás de Estados Unidos. Es por ello que el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, estimó que el día del partido se obtendrán 45 millones de dólares en concepto de ganancias. El día del partido, el 19 de noviembre, se cumplirán dos meses del terremoto que paralizó el centro de México, así que la organización del pasado Gran Premio de la Fórmula 1 y el partido de Patriots – Raiders han incentivado el turismo nacional e internacional.

El público mexicano ha sido tan atractivo para la NFL al grado de que ha surgido la posibilidad de tener un equipo que juegue en México como local, pero los organizadores en México prefieren redimirse ante los jefes. En 2018 será el último partido que se organizará en territorio mexicano, de acuerdo al contrato que se firmó. La recepción de este juego será crucial para las aspiraciones mexicanas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información