Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los devotos mexicanos que pierden la cabeza por la NFL

Las peñas mexicanas de los Raiders y los Patriots han cultivado su afición a miles de kilómetros de distancia

NFL en México
Bolaños, uno de los aficionados de los Oakland Raiders.

Jonathan Bolaños luce como un terrorífico villano de cine. Tiene el rostro como si fuera una calavera barnizada. Tiene los ojos de un azul delicado y la pupila negra. Sus movimientos por el bar, donde se reúnen los aficionados de los Raiders, son cautelosos para no golpear a nadie con unas hombreras con unos pinchos plastificados. Su personalidad, considera, es oscura como la esencia del equipo de fútbol americano de Oakland (California) el cual sostendrá un partido de temporada regular contra los New England Patriots en el estadio Azteca este domingo.

“Mi hijo no tuvo opción. Su primer foto no fue en el hospital con su mamá, fue con un jersey de los Raiders”, admite Bolaños, de 38 años. De pequeño viajaba constantemente a la ciudad de Santa Ana, en California. Uno de sus vecinos le invitaba a los partidos de los Raiders a unos 40 minutos de camino. John, como le llaman, se empapó con la mística de un equipo que viste de plata y negro. Estos aficionados son los más pintorescos al acudir a los juegos vestidos de piratas, de Darth Vader de Star Wars o cualquier creación tenebrosa. Cada que no hay juego Bolaños vuelve a su rol cotidiano, el de profesor de primaria.

John es parte de la peña oficial de los Raiders en México, llamada Black Hole. Es una sucursal de aficionados ubicada en el sur de la capital. El fundador es Antonio Bolaños que, cada que hay juego, viaja desde Tecámac, Estado de México, más de una hora en coche, para tomar cerveza y gritar por su equipo. “El club nació en 2011, mandamos nuestra solicitud a Oakland. Somos el primer club internacional”, cuenta. Desde que era estudiante empezó a ver la NFL en el televisor y su tío fue su principal influencia. México es considerado por la propia liga su segundo gran mercado después de Estados Unidos.

A diferencia de Jonathan, Antonio no se disfraza. Le basta una gorra y su camiseta de juego. En su brazo tiene un tatuaje con la leyenda RN4L “significa Raider Nation For Life”, explica. Él organiza todo a través de páginas y grupos en Facebook, en uno de ellos tiene filtros para admitir, según él, a los verdaderos aficionados. “Veo sus perfiles y luego tienen jerseys de los Cowboys y pues no los aceptamos”, dice.

Los aficionados de los Patriots que se reúnen a unos metros del Zócalo. ampliar foto
Los aficionados de los Patriots que se reúnen a unos metros del Zócalo.

Entrevistar a un aficionado de NFL es la persecución de miradas y palabras. Ponen atención cada que no hay una ruda jugada en la pantalla. Es el caso de Víctor Barrón y Ernesto Pucheu, los creadores del club de fans de los New England Patriots. Todo nació en el Super Bowl 2014 cuando se reunieron en un bar y eran una minoría frente a los aficionados de Seattle. Ahí Barrón sugirió un  restaurante como punto de reunión.

El templo de los Patriots está ubicado a unas calles de la principal plaza de la capital mexicana, el Zócalo. Está escondido en un edificio antiguo. “No podemos poner letreros de que somos el grupo de fans porque las autoridades del centro histórico lo prohíben”, menciona Barrón. Él se enganchó con el equipo de Boston gracias a sus hijos.

El portal Primero Y Diez realizó un estudio para conocer el perfil de los aficionados a la NFL en México. Los equipos más populares son Steelers, Cowboys y Patriots. Los principales fanáticos de los Pats están en un rango de edad, según los datos, de 18 a 35 años. Los fieles a Raiders, principalmente, tienen de 36 a 45 años.

En la peña de los Pats hay jersey autografiados, cascos, mantas y fotografías de los miembros. En el menú tienen la hamburguesa Brady, en honor al mariscal de campo, Tom Brady. “Hay personas que solo nos insultan, que dicen que nuestro equipo es tramposo. La dinastía Brady les cuesta”, menciona Pucheu. Los de New England han hecho historia en los últimos 20 años al llegar al Super Bowl en siete ocasiones y ganarlo cinco veces”. Lo que quería lo conseguí: tener amigos de los Patriots, la convivencia”, dice Víctor Barrón, cubierto con prendas de su club, de su culto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información