Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde y el ejemplo triunfal de Valero Rivera

“Lo difícil no es ganar sino volver a ganar”, le comentó el referente del balonmano al técnico que acaricia el mejor arranque liguero del Barça

Valverde, entre Busquets, Suárez e Iniesta. Ampliar foto
Valverde, entre Busquets, Suárez e Iniesta. AFP

La exigencia de los grandes clubes la expresó Luis Aragonés, de forma vehemente y hasta simplona, cuando dirigía al Atlético. “¡Y ganar, y ganar, y ganar, y volver a ganar, y ganar, y ganar. Eso es el fútbol, señores!”, resolvió. No hay entrenador que no se juzgue por sus resultados como delantero que no se valore por sus goles. Sin embargo, desde hace unos años, desde que los repartos televisivos y las economías de los grandes de la Liga —Madrid, Barça y a rebufo el Atlético— están tan diferenciados, la vara de medir es la de los títulos. “Se habla de tripletes y sextetes con mucha ligereza”, expuso hace un par de semanas Ernesto Valverde; “vamos a empezar a pensar primero en ganar el partido de mañana”. Lo hizo el Barça, que dio cuenta del Las Palmas en el Camp Nou a puerta cerrada. Séptimo encuentro liguero, y séptima victoria. La racha puede ser histórica. De vencer este sábado al Atlético igualaría el mejor arranque liguero del Barça, el de Tata Martino en la temporada 2013-2014. Pero Valverde ya llamó a la calma en la jornada anterior. “Como me dijo un día Valero Rivera, lo difícil no es ganar sino volver a ganar”.

Valero, exentrenador del Barcelona que gobernó el balonmano mundial durante casi dos décadas —seis Copas de Europa, 12 Ligas, cinco Recopas y, ya con la selección, el Mundial de 2013— es como un libro de cabecera para los técnicos de La Masia. Pep Guardiola, que compartía con él de vez en cuando charlas sobre el juego, también le citó cuando ocupaba el banquillo azulgrana. “Valero me dijo un día que hay que volver a perder para saber lo que es ganar”, señaló el ahora manager del Manchester City.

Y Rivera, que ahora dirige a la selección de Catar, se explica: “Si no tienes a los mejores en tu equipo, no tienes la obligación de ganar. Pero si los tienes, como es el caso del Barcelona, es una necesidad. Y a veces, el ganar continuamente te puede llevar a la confianza. Por eso es necesario que el jugador sienta qué significa perder con un equipo grande”. Matiza: “Pero se debe perder contra un equipo que es inferior. A esa derrota me refiero; cuando la motivación no es tan grande como en un partido decisivo y crees que por jugar ya vas a ganar”.

Para Valero, el papel del entrenador es la base del éxito. “El que prepara los entrenos, el que maneja al equipo, el que sitúa a cada uno en su sitio, el que es capaz de motivar o no, acierta en la táctica, el que cuando se pierde tiene que levantar al equipo… Ese es el entrenador. Cuando ves a un equipo que gana durante años, siempre hay un buen entrenador detrás”. Un calificativo que atribuye a Valverde. “Cuando me preguntaban si lo haría bien o no, si era entrenador para el Barça, respondí que no lo haría muy bien sino que lo haría excelente. Nunca ha pisado un charco, señal de su inteligencia, y conoce la casa además de sacar siempre buenos resultados. Y también porque es un entrenador de club, que es lo que se necesita en los grandes equipos”, resuelve.

Valero Rivera (derecha), charla con Xavi Pascual. ampliar foto
Valero Rivera (derecha), charla con Xavi Pascual.

Hasta ahora, el Barça solo se ha medido con un rival de entidad como es la Juve, al que goleó 3-0. También se enfrentó al Madrid en la Supercopa (1-3 en el Camp Nou y 2-0 en Chamartín), aunque se dio de bruces. El equipo estaba por hacer y en momentos de incertidumbre Neymar no quería ser uno más en el Camp Nou sino el líder del PSG. Desde entonces, el equipo azulgrana lo ha ganado todo. “Pero el ganar no se acaba nunca”, recuerda Rivera, que conoció a Valverde en 2004, en un clinic que éste organizó en Lanzarote. Allí acudieron Del Bosque, Guardiola, Camacho, Mendilibar, Lotina, Emery, Serra Ferrer, Míchel, Unzue, Caparrós…

“Dábamos conferencias, charlas sobre un aspecto del juego de ataque o defensa, también sobre la medicina del deporte”, recuerda Valero. Y en los descansos las charlas eran de lo más amenas. “Desde que conocí a Ernesto, lo sigo y veo que es un ganador. Si no, sería imposible que haya tenido buen rendimiento en todos los clubes que ha pasado”, señala Rivera; “y si se mira su Barça, ha cambiado para mejor desde el principio, más allá de caer en la Supercopa ante el Madrid, cuando el equipo todavía no estaba hecho”. Ahora, vuelven a tocar curvas en la Liga tras una marcha triunfal, frente al Atlético en el Wanda Metropolitano. Y como dice Valero, lo difícil no es ganar sino volver a ganar.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información