Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atlético - Barcelona: un partido de fútbol como bandera

Los clubes apelan a la normalidad para el crucial duelo de este sábado

Atletico de Madrid Barcelona
Aspecto del Wanda Metropolitano el día de su inauguración. EL PAÍS

El Barcelona aterriza mañana en Madrid para enfrentarse al Atlético con el clima generado por el desafío independentista de fondo. El calendario ha deparado que tras el 1-O, el club azulgrana dispute su primer partido en la capital.

 Desde uno y otro club se apela a la normalidad y a la mera reducción de la disputa de partido de fútbol en todo aquello que pueda estar bajo su control. No está al alcance del club rojiblanco el impedir que desde el Frente Atlético se haya solicitado a través de las redes sociales que los aficionados rojiblancos acudan al Wanda Metropolitano con banderas de España, ni tampoco el poder silenciar los cánticos de tinte político que se puedan producir tanto dentro como fuera del estadio.

Según el Atlético, el encuentro no ha sido declarado de alto riesgo al no producirse una presencia masiva de seguidores blaugranas. La seguridad que rodeará el encuentro será la de un partido normal, advierten desde la entidad colchonera.

La entidad madrileña ha proporcionado algo más de 200 entradas al Barcelona y asegura que esa cifra tan baja no se debe a las circunstancias que rodean al encuentro ni al rival. La mayoría de las localidades de las que ha dispuesto el Barça son de intercambio entre los clubes y las menos son las que han sido puestas a la venta, eso sí, todas en la misma zona de las gradas.

En el club rojiblanco afirman que el número de entradas entregado a los azulgrana es similar al de las concedidas al Málaga y al Sevilla, anteriores visitantes del nuevo coliseo colchonero. La alta demanda de los aficionados del Atlético para los primeros partidos en el Metropolitano, al igual que la habida en los que sirvieron de despedida al Vicente Calderón, ha impedido ofrecer más entradas a los rivales de los rojiblancos. La capacidad del estadio es de 68.000 espectadores, el número de abonados del Atlético es de 55.000 y el de socios, a los que se privilegia en la adquisición de billetaje por esa condición, es de 110.000.

El Barcelona asegura que respetará las rutinas habituales que practica cuando se desplaza a Madrid. Llegará al mediodía y no utilizará su autobús oficial, como hace siempre que juega en la capital para evitar que sea identificado y esto propicie apedreamientos o algún otro tipo de ataque. El conjunto de Ernesto Valverde se alojará en el mismo hotel de concentración elegido por el club en sus últimas visitas. La expedición almorzará, dormirá la siesta, el técnico dará la charla y partirán al estadio para estar allí sobre las 19.45, una hora antes de que comience el encuentro.

Más información