Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi y Suárez apadrinan el Mundial Uruguay Argentina 2030

Una foto de los dos jugadores del Barcelona oficializa la intención mundialista de los dos países sudamericanos

Suárez y Messi, en la noche del estadio Centenario, forman el 2030 con sus camisetas. Ampliar foto
Suárez y Messi, en la noche del estadio Centenario, forman el 2030 con sus camisetas. AP

El escritor argentino Hernán Casciari, autor del cuento Messi es un perro, escribió en otro relato llamado Perdón por el espoiler un párrafo premonitorio: “Yo cruzo los dedos para llegar vivo al Mundial de Fútbol del año 2030, que quizás se juegue en Argentina y en Uruguay. Quisiera estar allí, y no morirme sino hasta después de la final”. Poco a poco, aunque en forma desordenada, algunas cosas se van cumpliendo. Este miércoles, Casiciari asistió al encuentro entre Uruguay y Argentina en el que ambos países presentaron en forma no oficial su candidatura conjunta para celebrar la Copa del Mundo del 2030. El evento quedó plasmado en una foto de Luis Suárez y Lionel Messi formando el 2030 con sus camisetas. El objetivo es que no sea solo el Estado el que amortigüe posibles pérdidas, como en Brasil 2014, y por eso participará también una firma creada por una decena de empresarios. Paraguay ya manifestó, a través de su presidente, Horacio Cartes, su intención de sumarse al proyecto.

Uno de los principales argumentos que sostienen la candidatura de Argentina y Uruguay es histórico. Uruguay fue sede y ganador del primer Mundial de fútbol de la historia, el de 1930. La Celeste le ganó la final a Argentina por 4 a 2 y allí comenzó la historia que buscan repetir cien años después. “Nuestro desafío es demostrarle al mundo que ademas del argumento histórico se puede cumplir con las obligaciones. Mi sueño sería que la final del campeonato del mundo de 2030, cien años después, se dispute en el mismo estadio en el que se disputó la primera final”, dice Wilmar Váldez, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) es otro de los que revalidó el componente nostálgico: “Para Conmebol es prioridad número uno trabajar en función de que vuelva el Mundial en 2030 donde lo vio nacer, donde la Conmebol fue anfitriona en ese entonces del primer Mundial y que tuvo un campeón, el primero, un sudamericano”.

La otra pata de la propuesta es el apoyo de la casa madre, la FIFA. En marzo del año pasado, el presidente del organismo, Gianni Infantino, de visita en Paraguay, se declaró "muy favorable" al proyecto. "2030 es un año muy importante. Son 100 años del primer Mundial. La historia se tiene que respetar”, dijo. El apoyo del mandamás de la FIFA es tan determinante que se decidió postergar la presentación oficial que iban a hacer los presidentes de ambos países, Mauricio Macri y Tabaré Vázquez, junto con Messi y Suárez, en la ciudad de Colonia el pasado miércoles. El propio Infantino pidió estar en el lanzamiento, algo que puede suceder en los primeros días de octubre.

Si bien el proyecto lleva años dando vueltas por oficinas de Buenos Aires y Montevideo, esta semana se han reunido comisiones para avanzar en la presentación de un proyecto sustentable. Además, en los últimos días corrió con fuerza el rumor de que a la iniciativa también se sume Paraguay, algo que el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Claudio chiqui Tapia, ve con buenos ojos: “Creo que es auspicioso para todos. Tenemos que ponernos a trabajar fuertemente para que seamos sede entre los tres”. El presidente de ese país, Horacio Cartes, publicó en su cuenta en Twitter: “Confirmo que ya estamos de acuerdo los Presidentes de #Paraguay #Argentina y #Uruguay para pelear la candidatura del Mundial de Fútbol 2030”.

Organización mixta

Aunque todavía nadie quiere decirlo, el proyecto también enfrenta muchas contras. La principal tiene que ver con la infraestructura. Si bien en los últimos años se han construido estadios nuevos, como el de Peñarol en Uruguay y otros cinco en Argentina, el resto de las posibles sedes son edificios construidos hace más de 50 años (algunos mucho más), incluidas las tres sedes que no podrán faltar: el Centenario de Montevideo y La Bombonera y el Monumental de Buenos Aires. Los accesos y las carreteras también necesitan inversiones.

Por eso es que además de los gobiernos y las asociaciones de fútbol hay una tercera pata involucrada en el asunto, tal vez la que más convencida está de qué todo esto se puede hacer. Iniciativa 2030 es una organización binacional sin fines de lucro, integrada por personas, empresas e instituciones que realizarán aportes para la organización contribuyendo a la planificación y desarrollo de todas las actividades.

El empresario argentino Alberto García Carmona es el presidente de Iniciativa 2030. “Somos 22 empresarios y esperamos que se sumen más”, se entusiasmó Carmona en diálogo con EL PAÍS, “Tenemos que lograr que esto que comenzó como parte de nuestro entusiasmo, motivados por la pasión, sea la fiesta de todos y que todos la sientan así”.

Carmona aclaró que la postulación formal ante FIFA es en el año 2023 y, en caso de ser elegidos, un año después comienzan los trabajos. Para el empresario, “lo básico, que es alojar a la gente para que vea los partidos y la comunicación entre esos centros y los centros poblados, ya está. Después hay una serie de factores que hay que mejorar”. También señaló que existen manifestaciones informales de parte de federaciones de algunos países como China e Inglaterra. “Los presidentes de Argentina y Uruguay lo han dicho ya tres veces, las federaciones dieron su visto bueno y estamos marcando el paso. Ahora es tiempo de hacer visible la candidatura de los dos países, mostrar que tiene un gran apoyo institucional y, a partir de eso, saber que estamos colaborando para que las cosas salgan bien”, finalizó Carmona.

Más información