Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luego de tres años, la AFA elige nuevo presidente

¿Quién es Claudio “Chiqui” Tapia, el nuevo mandamás del fútbol argentino?

Claudio Tapia con Hugo Moyano, a la izquierda, y Angelici, a la derecha. Ampliar foto
Claudio Tapia con Hugo Moyano, a la izquierda, y Angelici, a la derecha. Télam

Todavía está fresco el recuerdo de aquel 3 de diciembre de 2015, cuando los dirigentes del fútbol argentino protagonizaron un bochorno que no registra antecedentes, en buena medida, porque la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) transitó 35 años sin elecciones. La muerte de Julio Grondona, quien gobernó durante tres décadas y media los destinos de la pelota, obligó a elegir un nuevo presidente. La disputa era entre Luis Segura y Marcelo Tinelli, el zar de la televisión, pero a pesar de votar 75 asambleístas, el escrutinio terminó en un empate a 38. Luego, surgieron dos períodos de gobierno interino repartidos entre el propio Segura, y Armando Pérez, al frente de la comisión normalizadora, en funciones hasta este miércoles por la tarde. El misterio terminó en el mismo lugar donde comenzó: el microestadio del predio que la institución tiene en Ezeiza. Allí donde se veló a Grondona, se falsificó una elección y, finalmente, se eligió a Claudio “Chiqui” Tapia como presidente. Pero, ¿Quién es este enigmático personaje?

Dos plateas del humilde club del sur de la ciudad de Buenos Aires, Barracas Central, llevan dos nombres de peso: Julio Grondona y Hugo Moyano, el inefable sindicalista que al frente de los camioneros se alió primero y luego puso en jaque a los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri. El presidente de ese equipo es Claudio “Chiqui” Tapia, un hombre nacido en la provincia de San Juan (a 1.100 kilómetros de Buenos Aires) que supo trabajar de barrendero, llegó codirigir el Ceamse (el centro de tratamiento de residuos de la Ciudad) y este miércoles se dio el gusto de acceder a la presidencia de la AFA. Entre sus primeras tareas lleva consigo la responsabilidad de decidir los designios del entrenador de la selección nacional, Edgardo Bauza, quien tras la derrota con Bolivia ha quedado en la cuerda floja. Tapia ya avisó que revisará todos los contratos contraídos por la institución, incluido el del Patón. Asimismo, deberá idear la estrategia de apelación en el caso Messi y determinar si Tinelli queda al frente de las selecciones nacionales, un cargo al que accedió hace menos de un mes.

La asunción de Tapia también sugiere el acceso al poder del club Boca Juniors, dado que el vicepresidente primero del nuevo gobierno será Daniel Angelici, presidente xeneize y quien supo ser hombre fuerte del presidente Mauricio Macri, aunque la relación atraviesa tiempos tormentosos. “Bauza fue nombrado por la Comisión Normalizadora y vamos a hablar para hacer alguna evaluación. No es cierto que me contacté con gente de Sevilla por Sampaoli”, lanzó el mandamás boquense. “No hay margen de error, necesitamos hacer las cosas bien. Si se gestiona bien, va a haber superávit”, dijo Angelici, y auguró: “La Selección Argentina no jugó bien, pero vamos a clasificar directo. Tenemos grandes jugadores”.

El oficio de Tapia lo llevó a afiliarse al sindicato de camioneros. Allí conoció a Paola, hija de Hugo Moyano y quien hoy es la madre de sus cuatro hijos. El Chiqui también despuntó el vicio de futbolista, aunque no tuvo éxito. Pasó por Dock Sud -que siempre militó en las divisiones menores- y Barracas Central. Una vez retirado, un grupo de hinchas lo invitó a participar en la vida política de la institución, con un resultado muy distinto al de su carrera deportiva, al punto que hace 16 años que es presidente. El apoyo del exlider de la Confederación General del Trabajo (CGT), su yerno, a Barracas Central no tardó en llegar. Nuevo sistema de drenaje para el campo de juego, una nueva platea y la refacción de quinchos y vestuarios son algunos de los beneficios producto de esa relación. El club además creció de 400 a 1.400 socios bajo su administración y en 2010 logró el ansiado ascenso a la Primera B (tercera división) al vencer a Excursionistas. “Soy lo que soy gracias a Don Julio”, dijo Tapia en 2015. Hoy son muchos los que suponen que su presidencia será una continuación del grondonismo. Razones no faltan.

Más información