Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un equipo argentino agranda las áreas para que le den un penalti

El escándalo se completa con una invasión de campo que prolonga el final de un torneo de ascenso

Los jugadores de Comunicaciones increpan a Freire, encapuchado. Ampliar foto
Los jugadores de Comunicaciones increpan a Freire, encapuchado. Télam

El fútbol argentino sigue regalando situaciones bizarras, amparadas en la falta de control y la negligencia de los dirigentes. El pasado domingo, Deportivo Riestra y Comunicaciones intentaron definir el segundo ascenso a la B Nacional (segunda categoría), que acompañaría a Morón, clasificado en el primer lugar. Sin embargo, un nuevo escándalo puso el desenlace en una pausa, por lo menos hasta dentro de unas horas. El partido de vuelta lo ganaba Riestra por 2 a 0 en su casa y uno de los goles fue de penal, luego se conoció que las áreas estaban agrandadas en forma intencional para sacar ventaja. En suma, y sobre el final, un jugador local que no era de la partida invadió el campo y motivó a que decenas de hinchas lo copiaran. El árbitro suspendió las acciones cuando faltaba jugarse los 5 minutos adicionales.

El inciso G del artículo 106 del Reglamento de Transgresiones y Penas de la AFA indica que “cuando se produzca desorden o agresión en la cancha o entre el público asistente, promovido por dirigente, delegado, jugador o integrante de personal técnico de uno o de los dos equipos” se debe dar por perdido el partido al infractor. Pero también es cierto que, en Argentina, hay un refrán que está por encima de las normas y que indica que “hecha la ley, hecha la trampa”. Basta recordar el caso del club Liniers, que jugó durante 29 años con su cancha torcida, provocando decenas de goles olímpicos.

La decisión de la AFA fue terminante, aunque no llegó a conformar a la mayoría: suspensión de un año al estadio de Riestra, 2.000.000 de pesos (113.000 dólares) de multa y quita de 23 puntos el próximo torneo, ¿La final? Los cinco minutos restantes se juegan el próximo jueves, en dos tiempos de dos minutos y medio.

La final del domingo ha dejado tela para cortar, pero no solamente por la invasión de campo del jugador Leandro Freire, que luego del partido se excusó: “En el final entramos a festejar, estábamos muy contentos y queríamos estar al lado de los muchachos”. Con las horas, se descubrió que Riestra había agrandado las áreas, con el objeto de que le cobren un penal y poder remontar así el 0-1 del partido de ida.

Las imágenes aéreas tomadas sobre el campo de juego del pequeño estadio ubicado en el sur de la Ciudad de Buenos Aires luego de la malograda final exhiben la doble marcación de las áreas. El periódico La Nación confirmó que durante el día lunes, un empleado del club borró las líneas de cal para achicar el área grande, pero algunas marcas quedaron. Allí fue donde el domingo cayó el delantero Gonzalo Bravo y el juez Paulo Vigliano cobró penal.

Nada pudo hacer Germán Yacaruso, arquero del cartero, quien luego dijo a la prensa: “Tanto las áreas chicas como las grandes eran más extensas de lo normal, me di cuenta enseguida. Vivimos de esto, las líneas las usamos como referencia y no eran reglamentarias. De todos modos, lo que sucedió en el cierre es mucho más grave”. Teniendo en cuenta que las medidas reglamentarias del área grande son de 40,3 metros de ancho y de 16,5 de largo, Riestra habría agrandado cerca de 66 metros cuadrados su área para el partido definitorio.

El entrenador de River, Marcelo Gallardo, opinó con contundencia: “Basta con esto de la viveza criolla y de que estas situaciones queden en la nada más allá de a quién perjudiquen y más allá de los equipos de este caso. No estoy enjuiciando, cada uno sabe cómo actúa pero debe haber leyes que se tomen y medidas que puedan hacer que el fútbol argentino de una vez por todas pueda salir del pozo adonde está hace muchísimo tiempo”.

Desde la AFA reconocen que se trata de un tema complicado”. No es para menos, de un lado está Riestra, el equipo que gerencia el implacable exabogado Víctor Stinfale y tiene a Diego Maradona como técnico emérito. Del otro está Comunicaciones, hoy conducido por un órgano fiduciario, pero que alguna vez pretendieron el empresario de medios Daniel Hadad y el poderoso gremialista Hugo Moyano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información