Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LITERATURA DEPORTIVA

Historias del deporte por una buena causa

Un libro solidario recoge momentos únicos del deporte vividos por periodistas de EL PAÍS, CANAL +, AS y Cadena SER

Portada de 57 HISTORIAS DEL DEPORTE POR UNA CAUSA SOLIDARIA. Ampliar foto
Portada de 57 HISTORIAS DEL DEPORTE POR UNA CAUSA SOLIDARIA.

Cuando Juan Mora, hoy subdirector de AS y entonces en EL PAÍS, recibió en diciembre de 1984 la noticia de que se iba a cruzar el Atlántico bordo del América, el barco de Ramón Mendoza, para enviar crónicas para el periódico, no imaginó lo que se le venía encima. Su primer pensamiento fueron las vacaciones de Navidad, que quería pasar junto a su familia. Le aseguraron que estaría de vuelta para las fiestas, que no habría ningún problema. Pero los hubo. Y muchos. Mora asegura que, en medio de una gran tormenta, cuando el barco está abajo “las olas parecen paredes de una altura infinita” y cuando se está arriba uno ve “un agujero en medio del mar, a una distancia enorme”. Ahora, en el suelo firme de una redacción, recuerda con una sonrisa aquel viaje transatlántico que se quedó grabado en la memoria de su carrera periodística.

57 periodistas deportivos de EL PAÍS, CANAL +, Cadena SER y AS han escogido un momento relacionado con el deporte que marcó sus carreras y del que fueron testigos directos. Y el fruto de esos recuerdos es el libro 57 historias del deporte por una causa solidaria, editado por Aguilar y que ha sido posible gracias a la colaboración de KIA y Telefónica. Los beneficios íntegros de la venta del libro- que costará 10 euros , es una edición limitada y se podrá comprar en los quioscos desde el 22 de diciembre- irán destinados a UNICEF. En concreto a su programa Enrédate, dirigido a miles de centros de enseñanza de España y que promueve el conocimiento de los Derechos de la Infancia y el ejercicio de la ciudadanía global solidaria y responsable.

A los 57 periodistas se les planteó el reto de buscar un recuerdo de su carrera que les hubiera marcado y todos lo aceptaron de inmediato. El resultado son más de 300 páginas de periodismo y deporte, o de deporte y periodismo. Fútbol, baloncesto, balonmano, gimnasia, fútbol americano, rugby, ciclismo, tenis, golf, vela y atletismo son algunos de los deportes que aparecen en sus páginas. Anécdotas, encuentros con grandes figuras del deporte, situaciones surrealistas o momentos mágicos del deporte transcurren por un volumen en el que todos los autores han colaborado altruistamente. La editorial Aguilar ha colaborado aportando, de manera desinteresada, las labores de edición, maquetación y diseño. Tomás Ondarra, redactor jefe de infografía de EL PAÍS, ha diseñado la portada y los iconos que acompañan cada historia.

Los beneficios van destinados a UNICEF y a su programa Enrédate

El libro es una manera de acercar el trabajo del periodista deportivo a los lectores. La intrahistoria de las crónicas, el trato con los deportistas en el día a día de la competición, lo que sucede cuando el estadio se queda vacío o lo que le pasa por la cabeza de un reportero cuando vive un hecho histórico. El único requisito para los autores fue que su texto tratara de un hecho que realmente marcara sus carreras o su pasión por el deporte. Algunos han elegido el día que conocieron a su ídolo, otros, momentos como unos Juegos Olímpicos o un Mundial de fútbol y algunos han optado por pequeñas anécdotas que sirven como metáfora de lo que es esta profesión y, por extensión, de lo que es el deporte.

Ser periodista deportivo implica vivir en sentido contrario al resto. Los fines de semana son los días de más trabajo y cuando todo el mundo está disfrutando del espectáculo, el reportero está pendiente de todos los detalles, porque está trabajando. Cuando el público celebra la victoria, el periodista deportivo tiene que luchar por llegar el primero a los protagonistas y tratar de sacar unas frases de alguien que acaba de hacer un importante esfuerzo. Y todo para trasladar al lector-oyente-espectador la emoción del deporte.

Pero quedarse sin fines de semana y trabajar cuando los demás disfrutan también tiene su lado bueno: como el de conocer a tus ídolos, transmitir la felicidad a millones de personas o ser testigo de grandes hazañas. Y también vivir momentos curiosos: entrevistar a Ramón Mendoza en calzoncillos, colarse en el banquillo de Clemente e informarle de que va a ser campeón de liga o entrevistar a Vieri mientras las arañas trepaban por su cuerpo. Todas esas historias están en este libro.

Más información