Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 26ª jornada de Liga

El Real Madrid se reengancha a la Liga

La victoria de los de Luxemburgo por 3-1 frente al Betis los sitúa a seis puntos del Barcelona

Un triunfo práctico y balsámico del Real Madrid sobre el Real Betis (3-1) reengancha en la lucha por el título de Liga al equipo del brasileño Vanderlei Luxemburgo, que ha cortado en seco su racha de dos derrotas consecutivas para comenzar con confianza una semana clave, en la que se juega toda la temporada. Esta noche, los de Luxemburgo han devuelto la emoción a la Liga al situarse a seis puntos del líder, el Barcelona, que ayer sólo pudo empatar sin goles frente al Espanyol el derbi catalán.

Ganar era la única consigna del vestuario madridista. Por encima del juego, que ha vuelto a sembrar dudas en el Bernabéu, los tres puntos ante el Real Betis se antojaban decisivos en la "semana de la vida" para el madridismo, antes de encarar con fuerza dos visitas trascendentales a Valencia y Turín. Y lo ha logrado. La imagen asfixiada en Riazor, con un Real Madrid sin tiempo de recuperación, era de obligada corrección ante un Betis que, liderado por Joaquín, asomaba por el Bernabéu con la intención de presentar sus credenciales a la Liga de Campeones. El gusto por el toque, la habilidad en las bandas y la contundencia en el remate han sido las características de un atrevido Betis, que ha pagado excesivamente caras las jugadas ofensivas del Madrid.

El equipo blanco, desorganizado en la construcción, ha resultado previsible para el rival y se ha amparado una vez más en su fuerte pegada. La motivación de Joaquín, cada día más cerca de vestir de blanco, ha podido helar, aún más, la noche madrileña. Dos minutos eléctricos le han terminado dejando cara a cara con Iker Casillas, tras sentar a tres rivales, para terminar pecando de exceso de confianza y picar el balón, en vez de conectar un potente disparo. Regresaba Ronaldo. Con más hambre de gol que nunca pero el mismo desacierto que en sus últimas participaciones. Más que acudir al rescate del equipo parece que sus compañeros deben acudir a su propio rescate. No marca desde enero y no ha tenido tampoco hoy su noche. Cuando no tropezó en los últimos metros, se ha estrellado en el palo y ha acabado recibiendo una nueva pitada de su exigente afición.

Nadie entiende el juego de Ronie

De repente, parece que nadie entiende el juego de Ronie. Sus amagos de desmarque no han sido interpretados por ningún compañero. No estaban Zidane y Raúl y el brasileño ha añorado el último pase hasta la aparición de Guti, castigado con una suplencia a la que no encuentra explicación. Del abierto inicio de partido ha salido beneficiado el Real Madrid. Solari enseñaba a Beckham cómo debe actuar un extremo y, pegado a la cal, servía un pase que Owen ha convertido en oro, tras revolverse con picardía. El Real Madrid ha disfrutado de unos minutos de comodidad, con llegadas de Solari y Owen, pero con el rival relajado en la presión, ha comenzado a mostrar sus carencias en la construcción.

Con Gravesen sobresaliente en la destrucción, Beckham ha abandonado la banda para ayudar a defender al danés sin recuperar su posición en ataque. Con el inglés obsesionado con el medio centro, la banda derecha acaba anulándose con las limitaciones de Raúl Bravo en un puesto que no es el suyo. Así, ha aparecido Iker Casillas, siempre salvador, con dos intervenciones magníficas a disparos de Edú y Benjamín, que han dado paso a lo que parecía la sentencia. Un libre indirecto ha servido a Roberto Carlos para celebrar su particular aniversario, 300 partidos en Primera, con uno de sus cañonazos imparables.

Al comenzar la segunda parte, la reacción del Betis ha sido más que dudosa. El Real Madrid ha pensado en reservar fuerzas y sólo ahí, con lesión incluida de Iker, se ha metido en el partido el equipo verdiblanco con un bello tanto del brasileño Edú. Ha sido un espejismo. En dos minutos el partido se ha finiquitado con un testarazo de Iván Helguera. El Betis lo ha intentado sin éxito, Ronaldo ha podido ampliar la cuenta en el marcador y Luxemburgo ha terminado por encontrar una fórmula que arreglaría sus problemas. La entrada de Guti ha devuelto a Beckham a su puesto, a Figo a la izquierda y el Real Madrid ha podido jugar con criterio el día que se reengancha a la Liga y reduce la diferencia con el Barcelona a seis puntos. Aún hay Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.