Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 26ª jornada de Liga

Vuelve Ronaldo

El delantero, "más contento", según su técnico, regresa ante el Betis para tratar de levantar al Madrid

Vuelve Ronaldo. Después de dos semanas con artritis en el dedo de un pie, el delantero brasileño está a punto de cerrar su capítulo más conflictivo desde que está en el Madrid. Hoy, frente al Betis, será el responsable -junto a Owen- de culminar las jugadas. Algo que al Madrid actual se le hace cada vez más difícil, a la vista de la estadística. Sin Ronaldo, en los últimos dos encuentros ha recibido cuatro goles y no ha marcado ninguno. Si hoy le vuelve a pasar, podría perder tres puntos definitivos. La última esperanza de seguir la pista del Barça, que marcha con ocho de ventaja cuando quedan 13 jornadas para que concluya la Liga.

El técnico, Vanderlei Luxemburgo, y el director general de fútbol, Arrigo Sacchi, se reunieron ayer a solas con Ronaldo, tras el entrenamiento, para confortarlo. "Ronaldo está bien", dijo Luxemburgo; "habló conmigo y está más contento". Fue un cónclave para cerrar heridas de difícil curación. El duelo psicológico abierto entre el jugador y el entrenador en las últimas semanas ha centrado la atención de todo el vestuario, decantado por uno u otro contrincante. Ayer, Luxemburgo se mostró más tierno con la estrella: "Ronaldo es importante para nosotros".

Luxemburgo y Sacchi se reunieron ayer a solas con el brasileño tras el entrenamiento

Hace una semana, el tono de Luxemburgo había sido áspero. "Si hubiera sabido que venía aquí para depender de Ronaldo, me habría quedado en Brasil", sentenció. Entonces, el Madrid sumaba siete victorias en la Liga y el técnico se encaramaba a la tribuna de los invictos. Estaba exultante porque su rigor, su mano autoritaria y sus vericuetos científicos daban resultado. Pero, de pronto, Ronaldo sufrió una extraña lesión coincidiendo con la fiesta para celebrar su unión sentimental con Daniela Cicarelli. Estuvo dos partidos fuera: dos derrotas. Dos que ensombrecieron el trabajo de Luxemburgo y el futuro del Madrid en lo que resta de temporada.

"Tranquilo", le dijo Luxemburgo al presidente, Florentino Pérez, al regresar de A Coruña con tres puntos menos. "Yo estoy tranquilo", le replicó Pérez, "porque vamos a ganar la Liga". Al dirigente madridista le gustan las declaraciones desafiantes y los quiebros lapidarios en los momentos razonablemente más difíciles. El arrojo ha marcado su carrera y el reto que tiene ante sí, ganar el campeonato, aumenta a cada jornada. Si hoy el Betis se lleva los puntos del Bernabéu, para el Madrid será como escalar el Everest en alpargatas.

Mirando lo que queda, Luxemburgo prometió sangre, sudor y lágrimas. "Yo estoy muy ilusionado porque nosotros vamos a pelear mucho por la Liga", dijo; "ésta es una semana clave, muy importante. El resultado ante el Deportivo no fue malo porque era más o menos esperado. Ganar allí habría sido complicado incluso con todos los titulares sanos. Lo malo fue perder contra el Athletic. Ahora tenemos que tener un poco de sacrificio".

Consultado sobre la viabilidad de Bravo, zurdo cerrado, en el lateral derecho, Luxemburgo habló con soltura: "Ha jugado dos partidos y veo que juega igual de lateral derecho que de izquierdo. El sábado pasado marcó muy bien a Luque, que es un delantero muy fuerte".

Sobre Figo y su rendimiento como media punta, en cambio, Luxemburgo prefirió no decir nada y se aferró a la excusa del interés colectivo. "No me gusta hablar de un individuo. Yo hablo del rendimiento del grupo", comentó.

Preguntado por la falta de gol de su equipo, con el índice más bajo desde 2000, el técnico le quitó importancia: "Eso es buscarle pelos al huevo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2005