Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | La Copa se tiñe de luto

Ingresa en prisión el presunto autor de la muerte del hincha del Deportivo Manuel Ríos

Los 'Riazor Blues' anuncian su disolución porque "el juguete" se les ha ido de las manos

Madrid / Santiago de Compostela

El presunto autor material de la muerte del aficionado del Deportivo Manuel Ríos, fallecido al final del partido de Copa contra el Compostela, se ha entregado en el juzgado de Santiago. Gabriel Rodríguez Pérez, de 27 años, que sabía que se estrechaba el cerco sobre él, se ha presentado voluntariamente ante el juez junto a su abogado.

Rodríguez Pérez ha acudido al Juzgado número 5 de Santiago de Compostela al saber que las pesquisas que llevaba a cabo la policía habían permitido su identificación. El titular de este Juzgado ha decretado esta noche el ingreso en prisión de Rodríguez Pérez.

Por la tarde, la policía ha detenido a otro joven, al parecer también miembro de la disuelta peña ultra deportivista Riazor Blues, por su implicación en la pelea en la que Ríos intervino y encontró la muerte. Al parecer, el detenido, aunque no era el autor de la agresión que le costó la vida, formaba parte del grupo de Azules que se encontraban en la escena. Tras prestar declaración durante 45 minutos ante el juez, ha sido puesto en libertad, aunque su testimonio ha servido para estrechar el cerco sobre el autor material de la patada que acabó con la vida de Ríos.

Su puesta en libertad se unía a las de las otras dos personas detenidas ayer por los incidentes que se produjeron tras el partido, que han salido libres esta mañana, aunque no se sabe si sobre ellos pesan cargos o no. En todo caso, ayer ya se dijo que los dos jóvenes no estaban vinculados con la muerte de Ríos, sino con los disturbios que se produjeron en el interior y el exterior del estadio de San Lázaro. Entre otras cosas, se les imputaba una agresión al concejal del PP en Santiago Xacobe Pérez Paz, que acudió al encuentro.

Multitudinario entierro

Manuel Ríos ha sido hoy despedido en el municipio coruñés de Abegondo, en cuya iglesia de Santa Cristina de Montouto se ha oficiado el funeral en presencia de unas 2.000 personas. La iglesia del municipio se ha quedado pequeña ante la avalancha de personas que han escuchado la homilía, en la que se ha recordado al fallecido como un joven "como tantos" que, "culminó su vida con éxito al dejarse llevar por la "bondad de su corazón para evitar una atrocidad".

Al sepelio han acudido personas del mundo de la política y el deporte, como el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, los presidentes del Compostela y del Deportivo, el capitán del equipo coruñés, así como el consejero del Celta Fernando Mosquera.

Disolución de los 'Azules'

Ante la tragedia del pasado martes, la peña ultra deportivista Riazor Blues anunció ayer su disolución. Hoy, mediante un comunicado, ha explicado las razones por las que ha decidido no animar nunca más al Deportivo bajo esa bandera. Según aseguran, su único objetivo siempre ha sido "impulsar" el deportivismo, pero reconocen que "el juguete" se les ha ido de las manos, porque "muchos encontraron en nuestra identidad un colchón que resultó incontrolable". Por ello, anuncian su disolución para que "nadie vuelva a tener un manto y un amplio colectivo que pueda ocultar sus impulsos destructivos".

"Por muy grande que sea, ninguna bandera vale la pena si debajo de ella puede esconderse un solo violento", añaden los Azules de Riazor. A partir de ahora, serán los violentos "con nombres y apellidos" los que "pagarán, no todos aquellos que, reunidos en una denominación común únicamente buscaron participar activamente en impulso de un equipo de fútbol convertido en el más feliz símbolo de un territorio". Además, anuncian que no se trata de un cambio de nombre, sino que la peña "deja de existir" como primer paso para erradicar la violencia, al tiempo que expresan su deseo de que "sean muchos" los que les sigan.

"Hace años, entre todos, dignificamos el fútbol cuando conseguimos que aquel Depor de la heroica modestia ascendiese por encima de todos nuestros sueños", y ahora esperan "volver a dignificar el fútbol siendo capaces de que el deporte conserve su festiva existencia, libre de muertes y agresiones. La peña disuelta condena la muerte de Manuel Ríos y pide "sinceras disculpas" a su familia y amigos, así como al deportivismo y a la ciudad de La Coruña. Aseguran desconcer la identidad del agresor "que ha manchado de sangre nuestras ilusiones".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información