Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | La Copa se tiñe de luto

Antiviolencia pide una multa de 3.000 euros al Compostela

La Comisión Antioviolencia en el Deporte acordó ayer proponer una sanción de 3.000 euros al Compostela por falta grave al considerar que incumplió las medidas de control y seguridad reglamentarias en el partido de Copa disputado el martes en su campo frente al Deportivo. Durante el encuentro se produjeron graves incidentes entre los aficionados, que continuaron fuera de las gradas y culminaron con la muerte de un seguidor del Deportivo. En el comunicado de la Comisión se apunta "la evidencia de deficiencias en el control de acceso al estadio" y que el Compostela "permitió la entrada de espectadores con objetos contundentes".

El presidente de la Comisión, José Ramón Onega, director general de Política Interior del Ministerio del Interior, distinguió, además, otro plano sobre estos sucesos, el que se refiere a los hechos acaecidos fuera del estadio, una vez acabado el partido, y en los que se produjo la muerte del aficionado del Depoetivo. "Lo que pasó fuera del campo", indicó Onega, "es un presunto homicidio, donde la Policía actúa y pasa sus diligencias a la autoridad judicial. Por ello, la Comisión que presido no entrará en este asunto hasta conocer la resolución judicial".

El secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez Angulo, condenó ayer la muerte del aficionado e hizo "un llamamiento general a quienes contemplan este tipo de agresiones para que tengan el coraje cívico de identificar al agbresor para hacer justicia".

La Federación española, por su parte, acordó que en los partidos de Copa de ayer y hoy se guardase un minuto de silencio por la muerte del seguidor del Deportivo. La Liga Profesional, por otro lado, mostró su preocupación por los hechos, pero su portavoz, Tony Fidalgo, insistió en que "no hay que volcar ahora sobre el fútbol la responsabilidad de una violencia que está en la sociedad".

Cierran el campo del Langreo

El juez único del Comité de Competición del grupo II de Tercera División, Galo Sánchez, además, decidió ayer clausurar por un encuentro el campo del Langreo e imponer una multa de 1.000 euros a este club y también al Oviedo por los incidentes ocurridos entre aficionados de ambos equipos en el partido que disputaban el pasado sábado y que tuvo que ser suspendido a los 19 minutos con empate a cero.

Los incidentes se saldaron con tres heridos, dos de ellos con arma blanca. El autor de la agresión, que estaba acompañado de su hijo de 10 años, fue detenido y puesto en libertad con cargos por el juez. El Langreo y el Oviedo habrán de jugar a puerta cerrada los 71 minutos que restan del encuentro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 2003