_
_
_
_
_

Emil Ferris, tras el éxito de ‘Lo que más me gusta son los monstruos’: “Solo quiero estar en casa y trabajar”

La influyente autora de cómic vuelve con el cierre de su revolucionaria obra: “No me importa que me copien. Cuando creas algo es para que tenga impacto”

Dos páginas del segundo volumen de 'Lo que más me gusta son los monstruos'.
Dos páginas del segundo volumen de 'Lo que más me gusta son los monstruos'.
Jorge Morla

Emil Ferris se muda. Detrás de ella, en la pantalla a través de la cual tiene lugar la entrevista, hay decenas de cajas y algún peluche en el despacho de su casa de Chicago. Bueno, en las afueras de Chicago. Aunque no demasiado a las afueras. “Si lanzas una pelota de béisbol, llegará a la ciudad”, se ríe la autora de cómic (Chicago, 62 años).

En 2017 completó otra mudanza, la que va del anonimato a la fama. Impedida tras contraer la fiebre del Nilo Occidental, de la que se recuperó muy poco a poco, durante esa convalecencia pergeñó un cómic sobre una niña-lobo, dibujado con bolígrafos sobre un cuaderno, titulado Lo que más me gusta son los monstruos. Contra todo pronóstico, aquel primer libro dio la vuelta al mundo, se cubrió de premios y se coló en todas las listas de mejores cómics del siglo XXI. “Por una parte, fui bendecida. Los ojos del mundo se volvieron hacia mí. Literalmente sentí la energía de la gente; nunca había sentido tanta atención hacia mi persona”, reflexiona sobre aquel inesperado éxito. “Por otra parte, yo soy una persona tímida; solo quiero estar en mi casa y trabajar. Así que… me retraje”, confiesa. “En mi interior, hay gratitud por cómo el libro fue recibido y por cómo influyó en tanta gente”, dice Ferris cuando se le pregunta cómo le ha cambiado la experiencia de la fama. “Pero, por otra parte, es muy raro, por ejemplo, cuando firmaba libros. Esas cosas no significan nada si no puedes hablar con la gente, ¡pero allí es imposible hablar con los lectores! No es el mejor sistema del mundo... pero debo hacerlo. Aunque sea para honrar la conexión que tantos lectores tuvieron con el libro”.

A la izquierda, portada de la segunda parte de 'Lo que más me gusta los monstruos'. Imagen de Ferris, en Madrid en 2019, y autorretrato de la dibujante. / K. PARA
A la izquierda, portada de la segunda parte de 'Lo que más me gusta los monstruos'. Imagen de Ferris, en Madrid en 2019, y autorretrato de la dibujante. / K. PARA

Lo que más me gusta son los monstruos desentrañaba la cultura americana de los 60 y conjuraba las tribulaciones de una niña (Karen Reyes) y su hermano Deeze con la misteriosa muerte de su vecina Anka, una judía superviviente del horror nazi. Ahora su segunda parte (editada por Reservoir books) cierra (aunque deja muchos frentes abiertos) la historia de Karen. ¿Ve Ferris la influencia de su criatura en los cómics posteriores que han salido de EE UU? “¡Bueno, en EE UU y en todo el mundo!”, ríe. “Solo en los últimos meses, mi mejor amiga me enseñó tres cómics recientes que tenían un estilo similar o hablaban de temas parecidos. Muchos autores me lo confiesan”. ¿Y eso le molesta? “No, no me importa que me copien. Es como una cena de familia: si sueltas un tema no quieres que lo ignoren; quieres influir, que la gente reaccione, que se forme una conversación”.

¿Y cómo ha evolucionado ese estilo tan personal? “Está bien que mi estilo crezca porque también lo hace el de Karen [en teoría, el cómic es lo que Karen dibuja en sus diarios]”. El libro es visualmente más ordenado y florido y las contorsiones del bolígrafo asaltan al lector casi a cada página. “Por ejemplo, dibuja muchas más mujeres”, apunta Ferris. Y es cierto: Karen va viviendo su primer interés amoroso con Shelley, una chica, como ella, “rara”. Pero, aunque el fondo cuente un primer amor, lo importante del estilo de Ferris es la forma: subconscientemente, el lector percibe el cambio interior de Karen a través de los dibujos que hace.

“Karen ha crecido, claro. Se da cuenta de que debe tener más voz en su propia vida tras la muerte su madre, de que debe tomar decisiones difíciles”, cuenta Ferris. “Es algo que no debería pasar, pero pasa: muchos niños son empujados a tomar decisiones difíciles de repente. La muerte de un padre, las dificultades económicas, o un divorcio... todo eso te aleja de la infancia de repente. Y todos podemos sentirnos identificados con ello de alguna manera”, sostiene. “Me alegra que haya tenido la oportunidad de encontrar el amor. Pero en cierto modo asusta: quería a su madre y su madre se fue. Al final, imagino que la vida es como una de esas historias de misterio en las que los personajes van desapareciendo. ¡Es injusto!”, lamenta. “Pero sí. Cuando experimentas la pérdida de alguien a quien amas, amar se convierte en un reto. El amor es peligroso, esa es la verdad”.

Viñetas de la segunda parte de 'Lo que más me gusta los monstruos'.
Viñetas de la segunda parte de 'Lo que más me gusta los monstruos'.

Además de los pasajes de la Segunda Guerra Mundial, el cómic bucea en las problemáticas políticas de la época en EE UU, como el movimiento por los derechos civiles, la cultura hippy o las revueltas contra la guerra de Vietnam. En la vida real, basta darse un paseo por sus redes sociales para ver que Ferris no esquiva los temas espinosos de hoy. “Nuestra guerra no es entre nosotros, es contra las fuerzas que nos enfrentan y saquean. Si la gente tiene oro o petróleo bajo sus piernas, eso es peligroso. Yo no puedo callar cuando veo a la gente morir en Gaza, cuando veo tanto sufrimiento causado por la codicia”, dice.

¿Debe entonces un artista del siglo XXI usar, además de su arte, su propia voz para intentar cambiar el mundo? “Bueno, es que yo siempre hablo de eso. No importa tu religión, ni nada de eso, solo importa una máxima: trata a los demás como quieras que te traten. Cuando no veo eso, lo denuncio. Cuando vea niños sufriendo, lo diré. Porque frente a ese sufrimiento el arte, mis libros, yo misma, eso deja de importar, porque lo que importa son ellos. Sí, hay que hablar. Si la gente buena no hace nada, el mal gana”.

Muy aficionada a la astrología, Ferris no puede evitar preguntar al entrevistado por su signo del zodiaco y sacar sus conclusiones sobre ello. Confiesa, eso sí, que está renunciando a eso de intentar ver el futuro. “Lo he dejado. Decidí que quería crear mi propio camino emocional, interpretar las cosas a mi propio modo. A veces, cuando alguien interpreta tu destino, sigues, aunque sea de forma inconsciente, esa interpretación. Y yo ahora quiero seguir mi propio camino”. Justo lo que, al concluir la segunda parte de su díptico, hace Karen Reyes, niña-lobo, detective aficionada y dibujante obsesionada con los monstruos. Seguir adelante, a ver qué demonios pone la vida en su camino.

Imágenes de la segunda parte de 'Lo que más me gusta los los monstruos'.
Imágenes de la segunda parte de 'Lo que más me gusta los los monstruos'.
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Jorge Morla
Redactor de EL PAÍS que desde 2014 ha pasado por Babelia, Cultura o Internacional. Es experto en cultura digital y divulgador en radios, charlas y exposiciones. Licenciado en Periodismo por la Complutense y Máster de EL PAÍS. En 2023 publica ‘El siglo de los videojuegos’, y en 2024 recibe el premio Conetic por su labor como divulgador tecnológico.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_