_
_
_
_

El Paisaje del Olivar Andaluz supera los últimos escollos y será examinado por la Unesco

El expediente para optar a Patrimonio Mundial sigue adelante tras el acuerdo de no inscribir las fincas en el Catálogo General de Andalucía

Reunión de la comisión institucional de la candidatura de Paisajes del Olivar de Andalucía en Jaén.
Reunión de la comisión institucional de la candidatura de Paisajes del Olivar de Andalucía en Jaén.DIPUTACIÓN DE JAÉN (DIPUTACIÓN DE JAÉN)
Ginés Donaire

La candidatura del Paisaje del Olivar de Andalucía, Historia milenaria de un mar de olivos ya tiene el camino despejado para examinarse ante la Unesco de cara a su declaración como Patrimonio Mundial, algo que podría ocurrir en la asamblea que se celebrará en Arabia Saudí en julio de 2024. El Ministerio de Cultura y la Junta de Andalucía han aceptado la no obligatoriedad de inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía las 139.000 hectáreas de fincas olivareras en cinco provincias que se han incluido en el expediente de cara a su protección. Esta era la exigencia planteada por tres organizaciones agrarias, Asaja, Coag y Cooperativas Agroalimentarias, que entendían que dicha inscripción afectaba al derecho de propiedad, además de temer limitaciones a la capacidad productiva del olivar protegido.

Con un gran aplauso de todas las partes ha concluido la reunión de la comisión institucional de seguimiento de la candidatura del Paisaje del Olivar, formada por las diputaciones de Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla y Málaga, la Junta de Andalucía, las universidades andaluzas, las organizaciones agrarias y fundaciones como Savia o Juan Ramón Guillén. “Es una buena noticia que el expediente continúe adelante”, se ha felicitado Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén, la institución impulsora del expediente que empezó a fraguarse hace ocho años y que en las últimas semanas parecía amenazado por las alegaciones de los agricultores.

Para salvar ese escollo se ha descartado, “por no ser operativo”, la obligatoriedad de inscribir las fincas de olivos en el Catálogo del Patrimonio Histórico Andaluz. Y eso porque se considera que todas esas parcelas de olivar ya se encuentran insertas en normas reguladoras de los usos de suelos rústicos no urbanizables, los planes territoriales o las normas de carácter sectorial, ambientales o locales, e incluso algunas de ellas son también Bien de Interés Cultural y otras están dentro de espacios naturales protegidos. Esas parcelas, ha subrayado Reyes, “van a seguir teniendo las mismas limitaciones que tienen a día de hoy, tanto desde el punto de vista de ser suelo no urbanizable, como de que hay espacios que ya son Bien de Interés Cultural y otros con características muy concretas”.

Desde la Junta de Andalucía se ha subrayado la importancia de que “esta decisión haya nacido del apoyo unánime de todas las partes integrantes de la candidatura”. “Desde el Gobierno andaluz consideramos que, en la medida en que esta candidatura no suponga una exigencia de cualquier tipo de limitación, favorece a la provincia de Jaén y, en definitiva, a toda Andalucía”, señaló el delegado del Gobierno de la Junta en Jaén, Jesús Estrella. A su juicio, el Paisaje del Olivar Andaluz “con esta candidatura se puede rentabilizar desde el punto de vista social y económico”. La Junta ha remitido ya el expediente al Ministerio de Cultura, que a partir de ahora será el interlocutor ante la Unesco.

A partir de ahora, la candidatura del Paisaje del Olivar Andaluz será evaluada por el Comité del Patrimonio Mundial en París y, a lo largo de 2023, miembros de la Unesco se desplazarán a las diferentes provincias andaluzas implicadas en este expediente para “comprobar que todo lo que se expone en esa documentación coincide con la realidad”, ha señalado Francisco Reyes. Además, se va a crear una asociación que será el órgano de gestión de esta figura de protección que, según la hoja de ruta acordada, podría aprobarse en la asamblea general de la Unesco que está previsto que se celebre en Arabia Saudí en el mes de julio de 2024.

“Estoy seguro de que esta declaración supondrá un punto de inflexión y un antes y un después para relanzar y promocionar la cultura milenaria del olivar, con más de 180 millones de árboles a lo largo de 1,63 millones de hectáreas, un bosque humanizado que configura un paisaje único”, se ha congratulado Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia, otra de las impulsoras de esta candidatura. En la misma línea, Juan Ramón Guillén, de la fundación que lleva su nombre, ha valorado el consenso con el que esta candidatura enfila ya su declaración ante la Unesco como Patrimonio Mundial. “Sería el premio final a un trabajo que ha sido muy largo, muy laborioso y con mucha gente que ha aportado”, ha concluido el presidente de la Diputación jiennense.

También las organizaciones agrarias han valorado el acuerdo. Juan Luis Ávila, responsable del departamento del Olivar de Coag en Andalucía, ha señalado que la candidatura “sale reforzada con el apoyo de los agricultores”. Cristóbal Cano, secretario general de UPA en Andalucía, se mostró convencido de que esta figura de protección “pondrá en valor el olivar de Andalucía”, al tiempo que ha ahuyentado cualquier duda al respecto: “No se producirá menoscabo alguno al uso agrícola de las explotaciones de olivar”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_