El largo camino de vuelta a casa de los bronces de Benín

Alemania devuelve a Nigeria un millar de estas obras de arte en un “hito histórico” para la restitución del patrimonio expoliado

Una mujer observa un bronce saqueado en Benín y que se exhibe en el Museo de Artes y Oficios (MKG, en Hamburgo (Alemania).
Una mujer observa un bronce saqueado en Benín y que se exhibe en el Museo de Artes y Oficios (MKG, en Hamburgo (Alemania).picture alliance (picture alliance via Getty Image)

A finales del siglo XIX, el reino de Benín tenía el monopolio comercial del delta del Níger y amenazaba los intereses británicos en la zona, así que un oficial de la Royal Navy, James Phillips, se propuso entrevistarse con el oba (rey) para convencerle de hacer hueco a los comerciantes de Londres. Pese a ser advertido de que no era buen momento porque se estaba celebrando un festival religioso, se adentró con una expedición hacia Benin City. Nunca regresó. Su asesinato dio a los británicos un pretexto para la invasión. Un mes después, Londres envió 1.200 soldados que quemaron hasta los cimientos el palacio real, destruyeron la ciudad y saquearon la colección real: miles de colmillos de marfil, esculturas y magníficos objetos hechos de bronce, latón y madera acabaron en Gran Bretaña como botín de guerra. Fue el final del poderoso reino de Benín.

Dos de aquellos objetos, la cabeza conmemorativa de un rey y un panel en relieve que muestra a otro monarca con sus cuatro asistentes, son las dos primeras piezas de los llamados bronces de Benín que este mes han partido de Alemania de vuelta a Nigeria. Después de décadas de hacer oídos sordos a las peticiones de restitución del arte expoliado, Berlín acaba de dar un paso de gigante. La devolución de 1.130 piezas que atesoran una veintena de museos alemanes es un hito en el proceso de descolonización de los museos occidentales, una decisión “emblemática” que manifiesta que “la resistencia a la restitución está llegando a su fin”, asegura Souleymane Bachir Diagne, director del Instituto de Estudios Africanos de la Universidad de Columbia (EE UU).

Cabeza conmemorativa de un rey.
Cabeza conmemorativa de un rey.Martin Franken

“Los bronces de Benín han sido históricamente el símbolo mismo del arte clásico africano saqueado del continente africano”, explica Diagne a través del correo electrónico. El tesoro fue expoliado en 1897 durante una “expedición punitiva” —así la describe en el libro La masacre de Benín un capitán de ejército británico— a este antiguo reino situado en lo que hoy es el sur de Nigeria. Los objetos, que no eran solo decorativos sino que reflejaban la historia y las costumbres del pueblo edo, acabaron en el Museo Británico de Londres o fueron vendidos al mejor postor.

Desde entonces se calcula que entre 3.000 y 4.000 de estas piezas creadas entre los siglos XVI y XVIII forman parte de las colecciones etnológicas de museos de todo el mundo. El expolio fue tan exhaustivo que solo medio centenar de estas esculturas pueden verse hoy día en Nigeria. De hecho, se calcula que más del 90% del patrimonio cultural africano está fuera del continente.

Los bronces cambiaron la percepción de los europeos sobre el arte africano. Los periódicos británicos solían describir la capital del reino de Benín como una “ciudad de sangre” violenta, atrasada y bárbara, pero cuando el Museo Británico organizó la primera exposición, las esculturas expoliadas fueron recibidas con adjetivos como “sorprendentes” y “sobresalientes” y alabada su “gran perfección” en el uso de la técnica de la cera perdida. “No hay duda de que la mayor parte de ellas formará una exposición permanente”, acababa el diario The Times su crónica el 25 de septiembre de 1897.

Bronce expoliado en el Reino de Benín que representa a un grupo de guerreros.
Bronce expoliado en el Reino de Benín que representa a un grupo de guerreros.

Con su decisión, Alemania eleva la presión sobre otras antiguas potencias coloniales, opina Hermann Parzinger, presidente de la Fundación del patrimonio cultural prusiano y uno de los tres expertos que han liderado las negociaciones. Los grandes museos occidentales llevan años debatiendo sobre la devolución de piezas relevantes para la historia o la identidad de un país que fueron botín de guerra, objeto de saqueos coloniales o de compras dudosas a lo largo de los siglos. Pero les ha costado dar pasos relevantes. Francia, por ejemplo, apenas ha restituido 26 obras de arte a Benín (el Estado africano actual; no el antiguo reino de Benín situado en lo que hoy es Nigeria) cuatro años después de publicarse el informe, encargado por el presidente, Emmanuel Macron, que defendió una restitución generalizada de las obras expoliadas.

El paso dado por Berlín es histórico porque ha puesto de acuerdo a una veintena de instituciones culturales en un país donde las competencias de cultura y patrimonio corresponden a los 16 Estados federados. El acuerdo transfiere la propiedad de todos los objetos a Nigeria, pero a la vez permite que algunos de ellos se queden en Alemania como préstamos a largo plazo y establece una colaboración a largo plazo entre ambos países. “Para nosotros lo importante es enseñar el arte africano aquí, y la cuestión de si es de nuestra propiedad o un préstamo es secundaria. Y para los nigerianos también es importante que su arte siga disfrutándose en todo el mundo”, asegura Parzinger en una entrevista con EL PAÍS. La solución, añade, es “modélica”.

De izquierda a derecha, la comisionada alemana para la Cultura, Claudia Roth; el ministro de Cultura de Nigeria, Lai Mohammed; la ministra de Asuntos Extranjeros, Annalena Baerbock, y el ministro de Exteriores de Nigeria, Zubairu Dada, el 1 de julio de 2022.
De izquierda a derecha, la comisionada alemana para la Cultura, Claudia Roth; el ministro de Cultura de Nigeria, Lai Mohammed; la ministra de Asuntos Extranjeros, Annalena Baerbock, y el ministro de Exteriores de Nigeria, Zubairu Dada, el 1 de julio de 2022. Omer Messinger (Getty Images)

Aunque se podría decir que en este caso Alemania está reparando la rapiña de los colonizadores ingleses, el país se encuentra en pleno proceso de reflexión sobre su propio pasado colonial. El año pasado reconoció por primera vez que cometió un “genocidio” en Namibia a principios del siglo XX. “No debemos olvidar que esto también es parte de la historia alemana”, dijo la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, durante la firma del acuerdo político con el Gobierno nigeriano hace unos días en Berlín. “Estuvo mal llevarse los bronces y estuvo mal retenerlos durante 120 años”, añadió, en un acto en el que, de manera simbólica, Alemania entregó físicamente los dos primeros objetos.

En el debate sobre qué objetos deberían ser restituidos a las comunidades que las crearon, los expertos coinciden en que los bronces de Benín son un caso claro. Pero no todo el arte llegado a Europa en un contexto colonial es ilegal, explica Parzinger. “Lo que hay que determinar es cómo se han adquirido los objetos. Aunque los alemanes no los robaron, no hubieran podido comprarlos en Londres si los británicos no hubieran destruido el palacio del rey de Benín. Por eso lo consideramos arte robado”, añade. Alemania está estudiando el contexto de violencia, fuerza o expediciones militares en la salida de otros objetos de sus antiguas colonias en Namibia y Tanzania, y prepara más devoluciones.

Esculturas saqueadas por los soldados británicos en el Reino de Benín en 1897 y que se exhibían en la exposición '¿Dónde está África?' en el Linden Museum de Stuttgart en mayo de 2021.
Esculturas saqueadas por los soldados británicos en el Reino de Benín en 1897 y que se exhibían en la exposición '¿Dónde está África?' en el Linden Museum de Stuttgart en mayo de 2021. Thomas Niedermueller (Getty Images)

Pero también se empiezan a considerar otros aspectos a la hora de restituir el arte colonial. “Aunque el contexto de adquisición no sea ilegal, en casos en que un objeto es muy importante para la identidad de una comunidad estamos dispuestos a devolverlo”, señala el historiador. Así se hará con una escultura procedente del noroeste de Camerún, que representa a Ngonnso, fundadora del reino Nso y símbolo sagrado de unidad y paz para este pueblo, añade Parzinger.

“Ahora hay una nueva conciencia del significado descolonizador de la restitución del arte africano”, apunta Diagne. El profesor senegalés relata que después de los años sesenta y setenta, cuando la restitución estuvo en la agenda de la Unesco, hubo una pausa y “cierta indiferencia”, pero que ahora “los públicos africanos, en particular la juventud africanista y anticolonialista” manifiesta con fuerza esa nueva conciencia frente a unos objetos que tienen un enorme valor simbólico para la memoria de un pueblo.

Nigeria está construyendo un museo en Benin City, en el actual estado nigeriano de Edo, para albergar los bronces y serán sus expertos quienes decidan cuándo y cómo se hará la repatriación y qué piezas se quedan en Alemania en préstamo. El museo Foro Humboldt, construido en el mismo lugar del centro de Berlín que ocupó el palacio imperial prusiano e inaugurado durante la pandemia, albergará en septiembre una gran exposición de los bronces de Benín del Museo Etnológico, que con algo más de 500 piezas es la segunda institución con más piezas tras el Museo Británico.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS