_
_
_
_
_

La estampida de Neil Young y sus canciones que todavía podemos escuchar en Spotify

El canadiense se marcha de la plataforma y deja huérfanos a sus seguidores. Pero todavía quedan algunas joyas que escapan al radar de su abrupta decisión

Carlos Marcos
Neil Young en el 'backstage' del Oakland Stadium, California, el 14 de julio de 1974, durante una gira de Crosby, Stills, Nash & Young.
Neil Young en el 'backstage' del Oakland Stadium, California, el 14 de julio de 1974, durante una gira de Crosby, Stills, Nash & Young.Gijsbert Hanekroot (Redferns)

Neil Young se va de Spotify y es un drama. Muchos se han precipitado al cajón de sus compactos y vinilos. ¿Vendí Harvest en la última mudanza? ¿Le regalé Ragged Glory a mi sobrino para que viera lo que era el verdadero grunge? Su música se puede escuchar en otras plataformas, como Apple o Amazon, pero la mayoría ya eligió Spotify. El veterano músico (Ontario, Canadá, 76 años) libró un pulso con la plataforma, perdió y ha sido consecuente: se marcha. Demandaba que suprimiera el podcast de Joe Rogan, The Joe Rogan Experience, especialista en propagar teorías polémicas sobre la pandemia sobre todo contrarias a la vacuna. “Spotify se ha convertido en una fuerza dañina por su desinformación y mentiras sobre la covid”, señala Young en el comunicado.

¿Queda algo de música en la plataforma sueca del genio canadiense? Algo podemos rebañar, sí. Como por ejemplo Heart of Gold, una de sus canciones más populares con 236 millones de escuchas. Se trata de su primer gran éxito, incluido en Harvest, un trabajo que cumple el próximo mes de febrero 50 años. La canción se ha escapado al radar de los abogados del músico porque se encuentra en la banda sonora de una película, Eat Pray Love. El mismo caso que la bella Harvest Moon, también de la partida de aquella película de 2010 protagonizada por Julia Roberts.

Otro de sus pelotazos que se cuela, Rockin’ in the Free World, que suena en una de las listas de la plataforma llamada Las mejores canciones de rock clásico. Un batiburrillo de seis horas y media donde mezclan a Joy Division con Van Halen, a los Smiths con Twister Sister. Si la intención con la lista es abrir la mente musical del aficionado, lo compramos. Ahora, si se trata de ser fiel al nombre de la lista, hay en ella más de un patinazo. Se incluye además el estallido eléctrico Down By The River, otro clásico de Young, esta vez de Everybody Knows This Is Nowhere (1969), el primer álbum que publicó con Crazy Horse; el último ha sido hace un mes, Barn, que desafortunadamente ha volado de la aplicación.

A pesar de las penurias, de momento hemos encontrado cuatro temas fundamentales en la carrera de Young. Un momento: por aquí aparece The Needle and the Damage Done, la desgarrada denuncia del músico contra las consecuencias de la heroína. “He visto la aguja y el daño que ha producido”, dice la pieza, de las primeras en el rock que hablan con tanta crudeza del peligro de este opiáceo. La canción se cuela porque ha sido seleccionada en la lista Canciones tristes. Justificadísima su inclusión, sí.

Existe en la plataforma otra versión de The Needle…, la que cantó en el célebre Live Aid, de 1985, al igual que Nothing Is Perfect. Aparece asimismo un álbum extraño, París 1989, un directo en acústico con un sonido algo cutre, que sabe dios de dónde viene, porque escapa a las compañías discográficas con las que ha trabajado el rockero. Y nada más en su perfil.

Nos queda también el material de los grupos en los que participó, nada menos que Buffalo Springfield (ese Mr. Soul) y Crosby, Stills, Nash and Young, sobre todo su obra maestra Deja Vu (1970). Aquí, Young interpreta la doliente Helpless, una señal de cómo se han quedado muchos aficionados cuando han abierto esta mañana su Spotify: indefensos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Carlos Marcos
Redactor de Cultura especializado en música. Empezó trabajando en Guía del Ocio de Madrid y El País de las Tentaciones. Redactor jefe de Rolling Stone y Revista 40, coordinó cinco años la web de la revista ICON. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Madrid.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_