TEATRO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

¿Dónde está el alma de Macbeth?

La adaptación de Joel Coen del clásico de Shakespeare tiene buenos actores, buena iluminación, en general todo está bien... pero falta algo

Orson Welles, en su adaptación cinematográfica de 'Macbeth'.
Orson Welles, en su adaptación cinematográfica de 'Macbeth'.

Me encanta Macbeth, la tragedia de William Shakespeare, vaya por delante. Veo la adaptación cinematográfica de Joel Coen, interpretando Denzel Washington y Frances McDormand a la pareja protagonista, los Macbeth. Buenos actores, buena iluminación, buena dirección de arte, buen vestuario, en general todo está bien, es estéticamente bonito, técnicamente fantástico… pero falta algo. ¿Qué?

Creo que eso que le falta reside en la adaptación del teatro al cine. Me piden este artículo para hablar desde el punto de vista de una persona, como yo, que conoce a Shakespeare desde las tablas teatrales. Voy a intentar explicarme. Macbeth está escrita para un teatro, con todo lo que eso conlleva: público en directo, espacio único y contacto directo entre el actor y el espectador. El actor y el director deben dirigir la mirada del público hacia donde Shakespeare les indica, no hay filtros, no hay movimientos de cámara. Y es por esto por lo que la adaptación cinematográfica debe atender a las razones profundas que mueven esta historia y sus personajes.

El autor con esta obra, casi por primera vez en la historia del teatro, entra dentro de la cabeza de los personajes, en su psicología, en sus miedos y deseos, en sus pesadillas y oraciones. El terror de Macbeth nos llega a través de sus monólogos, la crueldad de Lady Macbeth a través de sus invocaciones al infierno. No basta con acercar la cámara y susurrarnos la tragedia. El deseo en Macbeth grita, llora, se desespera y lo hace a través de la belleza de la palabra, que ha de llegar con todos sus matices. La furia de la tragedia depende del impacto emocional en el espectador, de la empatía, por contradictorio que parezca, que sentimos por los asesinos. La auténtica adaptación de Macbeth es la que hace que nos veamos en un espejo, que recibamos nuestra imagen más siniestra. Eso es el alma de Macbeth. Sin embargo, esta versión no tiene esa alma, es solo poética al servicio de la poética. Un jarrón chino habla de su propia belleza estática, a esto se parece esta versión, a la fotografía hermosa y tenebrosa de un castillo sin habitantes dentro.

El director Joel Coen y a su izquierda Frances McDormand, en el rodaje de 'Macbeth'.
El director Joel Coen y a su izquierda Frances McDormand, en el rodaje de 'Macbeth'. Alison Rosa (AP)
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Macbeth es pasión, es miedo a cometer un crimen y que la espuela del deseo te empuje al horror de cometerlo, a apartarte de la vida, a abrazar la violencia, el odio, la sospecha, la culpa. Desde que se comete el asesinato ya nunca habrá paz, Macbeth ha matado al sueño y todo se convierte en pesadilla, en mal viaje con malos compañeros, en correr directos hacia la muerte arrastrando todo a nuestro paso. Macbeth habla de cómo construimos el horror, de cómo nos servimos del horror y de cómo todo ello nos conduce a la locura, a la habitación más oscura que habita en nuestro cerebro: “La vida es una historia contada por un loco, llena de ruido y furia, que no significa absolutamente nada”.

Carmen Machi y Javier Gutiérrez, en la adaptación de 'Macbeth' dirigida por Andrés Lima en 2014.
Carmen Machi y Javier Gutiérrez, en la adaptación de 'Macbeth' dirigida por Andrés Lima en 2014.Luis Castilla

La tragedia de Macbeth es el retrato minucioso de la psicología del ser humano ante la ambición de poder. La lucha por el poder político siembra la historia del mundo de crímenes entre reyes, de guerras fratricidas, de militares enloquecidos, de asesinos y asesinas poderosos y de su mejor consejero: el interés.

Respetar y conseguir que lo que nos cuenta Shakespeare llegue a los espectadores es la tarea de cualquiera que cuente el cuento del innombrable (en los ambientes teatrales trae mala suerte mentar el nombre del protagonista de esta obra). Es tan poderoso el mensaje del autor que la superstición envuelve la historia de este relato sobre la superstición. Todo se basa en el cuento de una bruja, un cuento de pasión incontrolable, de sed de poder y sangre. Akira Kurosawa adaptó Macbeth como nadie en su Trono de sangre. Orson Welles retrató la borrachera de ambición del ser humano en su película, tan hermosa como cruel. Los Macbeth son el matrimonio perfecto, unidos para el desastre, como lo fueron los Ceaucescu, los Pinochet y tantos otros. Es lo que tiene la ausencia de la democracia.

Macbeth, lamentablemente, sigue siendo actual, aunque sea el cuento de unas brujas, que no existen, pero haberlas… haylas.

Vean esta versión y ya me cuentan.

Andrés Lima es director de teatro. En 2014 estrenó una versión de ‘Macbeth’ en el Centro Dramático Nacional.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS