Crítica | Pleasure
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Pleasure’: la industria del porno en crudo

La ópera prima de la sueca Ninja Thyberg consigue retratar desde dentro el sórdido camino al estrellato del sexo de una chica de 19 años

Sofia Kappel, en 'Pleasure'. En el vídeo, tráiler de la película.

Teniendo en cuenta que el porno ocupa buena parte del tráfico de internet, que la gran mayoría de los adolescentes lo consume como si fuera chicle y que, en general, la sociedad ha perdido la batalla de la educación sexual, Pleasure debería ser una de esas películas consideradas obligatorias más allá de sus cualidades, que las tiene. En 2013, la guionista y directora sueca Ninja Thyberg presentó en el festival de Cannes un corto de 15 minutos titulado igual, Pleasure (Placer), que transcurría entre las bambalinas del plató donde se rumoreaba que una actriz aún inexperta estaba rodando una secuencia de “doble anal”.

Thyberg ya llevaba tiempo documentándose sobre la industria que ahora retrata en su ópera prima, un largometraje del mismo título contado desde el punto de vista de una joven sueca que aterriza con 19 años en Los Ángeles para convertirse en la estrella Bella Cherry. Una especie de hermana pequeña de la Nomi Malone de Showgirls, pero retratada en crudo, sin la sátira, el artificio y, sobre todo, sin la mirada masculina de Paul Verhoeven. Esa hermana pequeña habla por sí misma, no tiene pelos en la lengua, y es capaz de mostrar al espectador todo lo que Verhoeven y tantos otros se dejaron en el tintero.

Por mucho respeto que merezcan los movimientos alrededor del Sex Work, que agrupa a muchas de las personas que libremente reciben dinero a cambio de sexo consentido, el porno, y más aún en la opaca era digital, es un asunto difícil de digerir. La película de Ninja Thyberg apenas se asoma al brillo del éxito para bajar al barro del camino que transitan las intérpretes porno del montón. A lomos de esa cutrez con olor a plástico y amoniaco que casi parece inherente a esta industria, Thyberg se detiene en detalles que no son escabrosos sino habituales: lavativas, trucos y preámbulos para soportar los rodajes, marcas en el cuerpo.

Pese a que en un principio Thyberg se acercó a este mundo como activista antiporno, su película hace un esfuerzo por intentar comprender lo que está contando, aunque resulte endeble al abordar cuál es la motivación de su personaje principal: ¿es el dinero, la fama o el supuesto placer del irónico título? Excepto su actriz protagonista, Sofia Kappel, muchos de los personajes están interpretados por personas vinculadas en la vida real a la industria, algo que potencia la verosimilitud y la empatía del espectador, especialmente hacia las compañeras de la protagonista.

El mundo que retrata esta película está muy lejos de aquel que aparecía en el documental de 2005 Inside Deep Throat, sobre la célebre Garganta profunda. Y eso que en aquel fenómeno de principios de los años setenta ya asomaba un sistema de mafias y machismo: la protagonista de Garganta profunda, Linda Lovelace, acabó convertida en una activista que aseguró que rodó la película forzada. Más cerca de Pleasure, aunque mucho menos explícita, la serie de 2020 Material adulto pretendía mostrar los estigmas y presiones que rodean a las actrices porno. Pero todo lo que resultaba postizo en la serie británica aquí es descarnado y sin filtro. La película de Thyberg tampoco cae en los habituales clichés, como ocurría en gran parte de The Deuce, la serie de David Simon para HBO. Por el contrario, la directora sueca consigue tocar una tecla novedosa al mostrar desde dentro y sin dramatismos un sistema en el que las fronteras y las presiones son difusas y cuya principal perversión es que la única manera de triunfar es yendo cada vez más lejos, superando los límites y asumiendo sus inevitables secuelas.

PLEASURE

Dirección: Ninja Thyberg.

Intérpretes: Sofia Kappel, Revika Reustle, Kasia Szarek, Casey Calvert, Evelyn Claire, Chris Cock. 

Género: drama. Suecia, 2020.

Duración: 105 minutos. 

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS