_
_
_
_
_

Scarlett Johansson y Disney firman la paz

La actriz llega a un acuerdo con el estudio, al que denunció por el perjuicio económico de la decisión de distribuir simultáneamente ‘Viuda negra’ en salas y en su plataforma digital

Iker Seisdedos
Scarlett Johansson
Scarlett Johansson, en los premios Independent Spirit, en marzo de 2020.Richard Shotwell (AP)

La pelea titánica entre Scarlett Johansson y la todopoderosa Disney, que prometía cambiar las reglas del juego en Hollywood para siempre, ha acabado en tablas. La actriz y el estudio anunciaron en la tarde del jueves (madrugada del viernes en España) la firma de un acuerdo para aparcar la demanda que la intérprete interpuso en julio en el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles ante la decisión de la compañía de estrenar simultáneamente Viuda negra, taquillazo protagonizado por la actriz, en las salas de cine asediadas por la pandemia y en el servicio de streaming del gigante del entretenimiento. Johansson reclamaba una compensación por el perjuicio que ese cambio de planes, pensado para impulsar la plataforma digital Disney +, iba a causar a su bolsillo. En el contrato firmado hace cuatro años, un porcentaje de los ingresos con los que contaba la protagonista debía provenir de lo recaudado en los cines; por aquel entonces, única ventana de estreno para la película.

Como casi todo en esta historia, que los analistas corrieron este verano a fijar como un antes y un después en la industria, la cifra de dinero que la ha empujado a cambiar de idea no se ha hecho pública. Tampoco se llegó a saber cuánto estaba perdiendo la actriz, que cobró, según ventiló la productora en una maniobra inédita, 20 millones de dólares de sueldo base (17,2 millones de euros), salario situado en lo alto de la tabla en Hollywood. La prensa especializada calculó entre 30 y 50 millones la merma en los ingresos de la intérprete como consecuencia del doble estreno. Viuda negra se puso a disposición de los usuarios de Disney + a un precio de 30 dólares (25,8 euros).

“Estoy muy contenta con que hayamos resuelto nuestras diferencias. Me enorgullezco increíblemente del trabajo llevado a cabo en estos años y he disfrutado mucho con la labor creativa desarrollada con el equipo. Espero que nuestra colaboración continúe por mucho tiempo”, ha dicho Johansson en un comunicado. Alan Bergman, presidente de contenido de Disney Studios, se ha expresado en parecidos términos, también con el deseo de que la colaboración continúe en el futuro. Concretamente, con Tower of Terror, uno de esos proyectos de inspiración cruzada en los que todo queda en casa y que tanto gustan últimamente en la compañía: la película se basa en una atracción de Disneyworld, parque de atracciones de Orlando (Florida).

Visto en perspectiva, parecía claro que el estudio no podía cargar con la publicidad negativa de un enfrentamiento con una superestrella con la que muchos otros rostros conocidos no dudaron en solidarizarse. Y eso que antes de la pipa de la paz, Disney se mostró inusualmente beligerante con la actriz cuando esta interpuso la demanda; la acusaron de “cruel indiferencia ante los horribles y prolongados efectos globales de la pandemia” en el negocio de la exhibición cinematográfica.

Esos efectos fueron los mismos que retrasaron el estreno de la película. Estaba previsto para mayo de 2020 y finalmente llegó a los cines y a la plataforma el 9 de julio pasado. En su primer fin de semana, recaudó 80 millones de dólares en Estados Unidos, cifra decepcionante para una producción del universo Marvel (la novena en la que Johansson interpretaba el mismo personaje). En agosto, la compañía declaró llevar recaudados 125 millones en streaming y 367 en los cines. De nuevo, poco dinero comparado con el logrado por películas anteriores.

Como recuerda la revista The Hollywood Reporter, medio de referencia en Los Ángeles y el primero en informar sobre el acuerdo, Warner Bros., que decidió estrenar en 2021 todo su catálogo con ese mismo modelo híbrido, acordó el pago de sustanciosas sumas (de hasta 200 millones de dólares) para compensar a sus estrellas por la pérdida de ingresos. Disney ha mostrado este año otras superproducciones (Cruella, Jungle Cruise) siguiendo ese patrón, aunque sin consecuencias judiciales.

El estudio tiene previsto volver a la senda de la exhibición exclusiva en salas en sus próximos filmes-acontecimiento, incluida la esperada versión de Steven Spielberg del musical West Side Story.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Iker Seisdedos
Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y máster de Periodismo UAM / EL PAÍS, trabaja en el diario desde 2004, casi siempre vinculado al área cultural. Tras su paso por las secciones El Viajero, Tentaciones y El País Semanal, ha sido redactor jefe de Domingo, Ideas, Cultura y Babelia.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_