Muere el guionista Juan Antonio Porto

El cineasta escribió los libretos de películas como ‘Beltenebros’, ‘El crimen de Cuenca’ y adaptó a la televisión ‘La forja de un rebelde’

El guionista Juan Antonio Porto, en la Academia de Cine el año pasado en un encuentro sobre 'Beltenebros'.
El guionista Juan Antonio Porto, en la Academia de Cine el año pasado en un encuentro sobre 'Beltenebros'.ACADEMIA DE CINE (Europa Press)

El guionista Juan Antonio Porto murió el martes 16 en Madrid a los 84 años, sin que hayan trascendido las causas del fallecimiento. Porto fue el guionista de películas como El bosque del lobo, El crimen de Cuenca, Beltenebros, la serie de televisión La forja de un rebelde y cerró su carrera con La conjura de El Escorial. Además, fue profesor de Teoría de la Imagen en la Facultad de Ciencias de la Información de Madrid y de guion en la Escuela de Cine de la Comunidad de Madrid, donde coincidió con un compañero suyo también de la tertulia del programa de televisión ¡Qué grande es el cine!, Antonio Giménez-Rico, fallecido el viernes pasado.

Más información
Cuatro décadas de ‘El crimen de Cuenca’

Porto nació en A Coruña en 1937. Diplomado en dirección en la Escuela Oficial de Cinematografía. Su debut profesional lo realizó como director con el corto de 20 minutos Érase una vez... Los Brincos, perteneciente a Teleclub (Ventana abierta) de TVE, donde trabajó varios años. Su primer guion cinematográfico le hizo entrar por la puerta grande: fue El bosque del lobo (1970) de Pedro Olea, con José Luis López Vázquez, basado en la novela de Carlos Martínez-Barbeito sobre un buhonero gallego del siglo XIX, que sufre fuertes ataques de epilepsia. Por la comarca en la que él comercia se propaga el rumor de que es un hombre lobo, y esas historias le hacen enloquecer. En esos años setenta, en los que escribió más de un guion por año, firmó los libretos de películas como La Regenta (1974), de Gonzalo Suárez; Juego de amor prohibido (1975), de Eloy de la Iglesia; La Corea (1976), de Olea; La siesta (1976), de Jordi Grau; El perro (1977), de Antonio Isasi-Isasmendi; Manaos (1979), de Alberto Vázquez Figueroa, y cerró la década con El crimen de Cuenca (1980), de Pilar Miró.

En realidad, como recordaba el documental Regresa El Cepa, El crimen de Cuenca nació como un trabajo de encargo para Miró, ya que la idea original y el primer guion fueron de Porto. Él conocía perfectamente la historia original, ocurrida en Osa de la Vega (Cuenca), y que arranca en agosto de 1910, cuando desapareció un pastor, José María Grimaldos, apodado El Cepa. Otros dos compañeros suyos, Gregorio Valero y León Sánchez, fueron acusados de su asesinato, y aunque al principio se sobreseyó la causa, la llegada de un nuevo juez abrió de nuevo las pesquisas. Valero y Sánchez fueron torturados por la Guardia Civil hasta que confesaron el crimen, y estuvieron encarcelados durante años, hasta que un jurado popular les condenó en 1918 a 18 años de cárcel. Gracias a un indulto, salieron de prisión en 1924. Dos años más tarde, El Cepa reapareció para conseguir su partida de bautismo para casarse: había estado residiendo en Mira, otro pueblo de Cuenca. Porto quería hacer un thriller más judicial, y el productor Alfredo Matas quería filmar El expreso de medianoche a la española. Por eso Porto solo realizó la primera versión y el guion que se rodó lo escribió Lola Salvador, antes de que fuera contratada Pilar Miró.

En 1990 Porto adaptó para televisión La forja de un rebelde, la versión de serie de las novelas de Arturo Barea que dirigió Mario Camus. Al año siguiente se estrenó otra adaptación suya de una novela de éxito, en este caso, Beltenebros, con la que Pilar Miró visitó el Madrid de 1962 descrito en la novela homónima de Antonio Muñoz Molina. Por ese libreto, coescrito con la directora y Mario Camus, el trío fue candidato al Goya. La película ganó el Oso de Plata de la Berlinale. El último guion de Porto fue La conjura de El Escorial (2008), de Antonio del Real.

Además, Porto fue crítico cinematográfico y profesor en Facultad de Ciencias de la Información de Madrid y de guion en la Escuela de Cine de la Comunidad de Madrid, así como uno de los fundadores del sindicato Alma de guionistas en 1989. En febrero de 2009 recibió la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes. Como homenaje, la Facultad de Ciencias de la Información publicó en 2014 el libro Un guionista en la universidad.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS