Pintura

Juan Uslé: “Los modernos eran los que estaban más informados, no los mejores”

El artista cántabro, afincado en Nueva York, repasa en una exposición en Bombas Gens de Valencia 35 años dedicados a la pintura “que solo está viva cuando tiene un componente emocional”

Juan Uslé, este vienes, entre dos de sus obras que se exponen en Bombas Gens de Valencia.
Juan Uslé, este vienes, entre dos de sus obras que se exponen en Bombas Gens de Valencia.Mònica Torres

El santanderino Juan Uslé, de 66 años, nunca ha renegado de la pintura. Cuando se empezó a decir en España que la pintura estaba muerta (mantra que se repite periódicamente), el creador se marchó a vivir a mediados de los ochenta a Nueva York, “al encuentro con la expresión pictórica” asociada a la ciudad y también la más cercana a él, como el expresionismo abstracto. En algunos cuadros de aquella década, que se exhiben desde este viernes en Bombas Gens de Valencia, se nota la influencia del artista de origen holandés Willem de Kooning, si bien la abstracción de Uslé, uno de los artistas españoles con mayor proyección internacional, sigue un viaje particular que se interna por los ríos del paisaje interior y vital y los meandros de la emoción.

Más información

“Yo soy una apasionado de la pintura, que no ha muerto nunca, y mucho menos ahora. La pintura está viva si tiene un componente emocional, algo vital que se escapa de la forma, del diseño, ¿se acuerda de aquello de estudias o diseñas que se decía? Había una actitud de resistencia. En España teníamos un complejo de inferioridad y nos manifestábamos de manera muy radical. Es cierto que a mi generación nos faltaba mucha información. Los modernos eran lo que estaban más informados, no los mejores, ni los más inteligentes”, comenta a EL PAÍS en la sala que alberga sus obras de los noventa de la exposición Juan Uslé. Ojo y paisaje, que se puede ver hasta el 12 de septiembre.

Una de las obras de la exposición 'Juan Uslé, Ojo y Paisaje', de Bombas Gens.
Una de las obras de la exposición 'Juan Uslé, Ojo y Paisaje', de Bombas Gens. Mònica Torres

El pintor, acompañado de su esposa, la también reconocida artista Victoria Civera, se mudó a Brooklyn cuando aún existía una atmósfera mítica en torno a la ciudad atravesada por el río Hudson, sobre todo entre los artistas. “Todavía pensabas que estar en Nueva York era entonces el lugar donde pasaban las cosas. Ahora las cosas pasan dentro de uno, porque estamos recluidos. Y además, con Internet puedes ver desde cualquier sitio lo que pasa en todo el mundo a la vez. No es necesario ir a Nueva York, sí tener la mente abierta y el alma muy cerrada”, explica, solícito, con un hablar pausado.

Premio Nacional de Artes Plásticas en 2002 y con exposiciones individuales en museos como el Reina Sofía de Madrid, el IVAM de Valencia o el Moderner Kunst Stiftung Ludwig de Viena, Uslé vive ahora entre Saro (Cantabria), Benissa (Alicante) y Nueva York. Sus temas recurrentes son el mar, el agua, los ríos y el paisaje, como se refleja en la exposición que reúne alrededor de 55 cuadros, la mayoría de gran formato y realizados desde los años ochenta hasta la actualidad, y 13 dibujos nunca expuestos, además de algunas fotografías.

El punto de partida de la exposición son tres obras de la colección de Fundació Per Amor a l’Art, entidad propietaria del centro privado Bombas Gens y de la que Vicent Todolí es el asesor. El exdirector de la Tate Modern de Londres es el comisario de la muestra junto a la actual directora del IVAM y anterior responsable de Bombas Gens, Nuria Enguita. Todolí destacó en la presentación de esta mañana el paisaje como tema central y la presencia del río como “horizonte de los sueños y las fantasías” en buena parte de sus obras.

Más información

En este sentido, Uslé señaló que “la vida es como los ríos, como las líneas que aparecen en los cuadros”, es “esa emoción que te mantiene vivo pensando lo que puedes hacer”. El creador destacó que Bombas Gens no ha buscado “un resultado esteticista” sino que ha “hurgado buscando intensidad”. Además, se mostró “feliz de ver ahora estas obras después del miedo inevitable de la idea de mirar al pasado y saber que nos espera el encuentro con obras y hechos que apenas recordamos”.

También manifestó su emoción al recordar que vivió como estudiante de Bellas Artes en Valencia, donde conoció a su mujer, en una casa muy cercana a la antigua fábrica art decó de bombas hidráulicas, hoy rehabilitada y transformada en centro de arte. La vicepresidenta de la fundación, Susan Lloret, y al actual directora artística del centro, Sandra Guimarães, también participaron en la presentación que atrajo a varios galeristas, críticos y artistas, además de periodistas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50