Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estampa, en transición

La feria de arte estará hasta el domingo en Matadero

El pintor Juan Uslé es el artista invitado y Perú, el país visitante

'Seele VII', fotografía de Irene Cruz en el estand de la galería Bat Alberto Cornejo. Ampliar foto
'Seele VII', fotografía de Irene Cruz en el estand de la galería Bat Alberto Cornejo.

Hace ocho años el Matadero se reinventó y de su antigua función solo conservó el nombre. Desde entonces, este espacio se ha convertido en un semillero cultural que acoge cine, teatro, festivales, exposiciones... Y hasta el próximo domingo, Estampa, una de las ferias de arte con más solera de Madrid, que se alojará en la Nave 16. Una feria que también trata de reinvertarse, "estamos en proceso de transformación", manifiesta Chema de Francisco Guinea, su director.

Este año ha dado un estirón. Tras varias ediciones perdiendo fuelle, esta, la número 23, ha hecho una renovación. 26 galerías de las 70 totales son nuevas en la feria, lo que representa un 40% más que en 2014 y hay un objetivo claro: consolidar la compra de arte y promover el coleccionismo privado. No hay que olvidar que Estampa es una feria, es decir, un mercado; como ya lo fue en el siglo pasado el lugar en el que se celebra, sin que esto tenga, en absoluto, connotación negativa.

La feria por partes

  • Programa general. 70 expositores, de los cuales 26 son nuevos en la feria.
  • Mapa. Guillermo Espinosa ha elegido a pintores de 11 galerías que abordan esta técnica desde prácticas actuales.
  • Perú, país invitado. Carlo Trivelli ha seleccionado a artistas de este país cuyo mercado está en expansión.
  • Juan Uslé, artista invitado. 19 acuarelas en la exposición Notas.
  • Visto y no visto. Muestra de algunas colecciones privadas de Mallorca.

La galerista Gema Llamazares, una de las primerizas en Estampa, coincide con la feria en sus objetivos: "Además de los resultados —vender es importante—, las galerías tenemos que dar soporte a los artistas. Venimos para hacer propuestas a las colecciones públicas y al coleccionismo privado —aunque no abunda en España—. También para que surjan sinergias, para hacer contactos, y, por qué no, para sembrar, para dar a conocer el arte contemporáneo a un público que quizá no entra en una galería pero sí se acerca a una feria". Reconoce que Estampa siempre la habían asociado al grabado, pero la prueba de que se están separando de esta idea se palpa nada más pisar la nave repleta de pintura, fotografía, escultura, instalaciones y, sí, también obra gráfica.

Alberto Cornejo, de la galería Bat Alberto Cornejo —que lleva un largo recorrido en ferias—, coincide con Llamazares en los motivos para estar en Estampa, promocionar a los artistas y ofrecer propuestas a los coleccionistas. Es el segundo año seguido que va tras un parón. La primera vez fue en la segunda o tercera edición, estuvo 15 años seguidos asistiendo y lo dejó hasta el 2014 que volvió, precisamente porque le gusta el cambio que está dando. "Para mantener una feria de obra gráfica original hay que conseguir que vengan las mejores editoras del mundo y eso es muy difícil. Está siguiendo la evolución y renovación lógica, hacia el arte contemporáneo sin límites". En su estand se puede ver pintura, escultura y fotografía, lo preside una sugerente, intimista y enigmática fotografía de Irene Cruz, una joven artista madrileña que vive en Berlín.

Obra íntima también —aunque con otra técnica— es la que se muestra del pintor Juan Uslé (Santander, 1954), el artista invitado de esta edición. El comisario, Mariano Navarro, ha seleccionado 19 acuarelas que se exponen dentro de la feria, pero no están en venta. Las realiza en sus viajes. En las habitaciones de hotel busca el vínculo con su estudio cuando está lejos, es su laboratorio móvil. "Viajar con ellas es una necesidad y buscar comodidades y practicidad en un artista es inútil", explica el comisario. Notas de acuarela que a Uslé le sirven para olvidar el lenguaje pictórico que conoce y buscar el que no conoce.

A la pintura siempre se vuelve, y más en épocas de crisis, tanto artistas como coleccionistas

Guillermo Espinosa, comisario de Mapa

La pintura está muy presente y no solo en otra de las secciones comisariadas, Mapa, en la que participan 11 galerías. Guillermo Espinosa, el comisario de este proyecto, defiende que "a la pintura siempre se vuelve, y más en épocas de crisis, tanto artistas como coleccionistas". Presenta una serie de pintores a los que quiere devolver la relevancia que siempre ha tenido este género en España.

Un caldo de cultivo interesante es la propuesta de artistas peruanos que hace Carlo Trivelli, director del Centro de Imagen de Lima, que ha comisariado el país invitado. Una ecléctica selección de dibujos y fotografías.

Un nuevo periodo se está abriendo para Estampa, en el que los coleccionistas juegan un papel fundamental. De Francisco constata que declararse coleccionista es un reto: "Hay que sacarlos del armario". La prueba es que el espacio dedicado las colecciones privadas de Mallorca en las que no hay nombres.