Crítica | The PromCrítica
i

Una fantasía ‘queer’ en la América profunda

Broadway le tiende la mano al `streaming´ en este brillante musical autoparódico e inclusivo

Meryl Streep y James Corden, en 'The Prom'. En el vídeo, el tráiler.

Mientras la pandemia ha convertido Broadway en un lugar fantasmal con sus míticos luminosos fuera de servicio hasta junio de 2021, Netflix estrena The Prom, adaptación de Ryan Murphy del musical homónimo. Quizá se debe a esta triste circunstancia que la nostalgia que desprende este gozoso musical se dispare más de la cuenta o tal vez sea que merece la pena sacudirse los prejuicios contra ese artificio de centro comercial de lujo tan del estilo de Murphy (creador de series como Glee, Pose, Feud o El asesinato de Gianni Versace) para disfrutar con este musical capaz de algo tan inteligente y escaso como reírse de uno mismo. La historia arranca cuando dos actores famosos (Meryl Streep y James Corden), a los que la crítica acaba de hundir por un musical sobre Franklin y Eleanor Roosevelt, deciden junto a una eterna corista de Chicago (Nicole Kidman) y un actor de sitcom fracasado (Andrew Rannells) apuntarse al carro de las “celebridades activistas” para obtener publicidad. En busca de una causa que les legitime se encuentran con la historia de una estudiante lesbiana de un instituto de un pueblo de Indiana enfrentada a su retrógrada comunidad por el baile de fin de curso.

The Prom lanza un mensaje inclusivo amplio y transparente a través de una mezcla de subgéneros clásicos que le permiten nadar entre tradiciones tan opuestas como la de los neones de la bohemia de Empieza el espectáculo (All That Jazz) a las comedias de instituto, incluso a un fenómeno tan popular y mainstream como High School Musical. Un chapuzón en corrientes casi opuestas de las que la película sale a flote gracias a su inspiradísimo elenco. Con una fabulosa Meryl Streep siempre al volante, The Prom logra ser tan paródico como emotivo, tan incisivo como ligero. En su papel de cándida y obstinada adolescente, la sonriente Jo Ellen Pellman da vida a una nueva Dorothy en busca de sus propias baldosas amarillas. Un camino a la libertad en el que estará acompañada de una versión Calle 42 del Hombre de Hojalata, el Espantapájaros y el León Cobarde. En este caso, cuatro maravillosos farsantes que en su propio viaje “activista” tendrán que vérselas con su narcisismo y sus propios miedos.

Entre un mundo que empieza y otro que se extingue, con una estética que, en la parte juvenil, oscila entre la fantasía queer y un anuncio de Apple, y en la madura remite a esa decadencia de los cafés y teatros de ese Nueva York apagado, The Prom echa mano del eterno espectáculo para hablar de empatía y tolerancia en la América Profunda y de unos perdedores transformados en superhéroes de Broadway.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50