_
_
_
_

“Aquel 1992 las instituciones legitimaron la cultura del pelotazo"

Luis López Carrasco ahonda en su excepcional documental 'El año del descubrimiento’ en la España de los JJ OO de Barcelona y la Expo de Sevilla y su eco en la realidad social actual

Imagen del documental 'El año del descubrimiento'. En el vídeo, tráiler del documental
Gregorio Belinchón

¿Cómo alguien de Murcia no sabía que el Parlamento autonómico de la región, situada en Cartagena, ardió el 3 de febrero de 1992? A Luis López Carrasco le intrigaba esa pregunta. Él era un crío —nació en Murcia en 1981— cuando ocurrió, pero ni su familia murciana ni la cartagenera lo recordaban. No solo eso, ¿qué pasó para llegar a ese incendio tras una manifestación? ¿No fue 1992 el año del maná, el momento en que España se presentó ante el mundo?

Más información
Un monumento a los caídos del 92

En El año del descubrimiento, que se estrena hoy en salas tras llevar desde enero dando vueltas y ganando premios en festivales de todo el mundo —siete premios en 16 certámenes como Cinema du Reél, Tesalónica, Bogotá o Jeonju (Corea del Sur)—, Luis López Carrasco no solo realiza una labor fílmica impecable, sino que aborda todo un retrato sociológico, esfuerzo que ya asomaba en su anterior El futuro (2013). “Es que iba a estudiar Sociología y acabé en Comunicación Audiovisual, mi hermano sí es sociólogo y mis padres psiquiatras”, ríe. “Su trabajo es escuchar a personas, y eso lo he mamado. Aparte, me ha marcado el documental de la Transición: El asesino de Pedralbes, Numax presenta... o películas colectivas como las del Colectivo Cine en Clase o Después de... Relatos que nos dicen de dónde venimos que en los ochenta dejan de hacerse”. Y admite sobre el relato espejo de su filme con la actualidad: “Curiosamente, aquel 92 conecta con la realidad social que nos rodea”.

Luis López Carrasco, en la presentación de su película el pasado sábado en la Academia de Cine de Madrid en los actos del festival de Sevilla.
Luis López Carrasco, en la presentación de su película el pasado sábado en la Academia de Cine de Madrid en los actos del festival de Sevilla.J.J.Guillen (EFE)

Aquella España de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de la Expo de Sevilla es una España fundacional en la entrada en la modernidad, pero también en la corrupción y la burbuja urbanística. “Aquel año se legitima la cultura del pelotazo que arrancó en los ochenta, a su vez basada en el desarrollismo franquista; fue cuando las instituciones la absorbieron... En esos meses se creó el Ibex 35 y ahí están las empresas de los vencedores de la Guerra Civil. Por cierto, diferentes Gobiernos de distinto signo, la CEOE y la banca han estado décadas coaligados desmontando el Estatuto de los Trabajadores”. Esa España que se veía reina del mundo acaba subordinada al turismo, como camarera de los auténticos reyes. Y El año del descubrimiento arranca en un bar —con un formato en pantalla partida para inmiscuir al espectador en las conversaciones— en el que gente vestida de forma atemporal habla de su vida: ¿1992 o 2020? “Hubo algo de decepción, de despertar de un sueño en la crisis de 2008. Yo de niño veía la tele y pensaba que España iba a ser una potencia mundial... A la vez tampoco quiero hundir esos elementos de ilusión creados en una población que quería dejar de ser el furgón de cola en Europa. Fue la última vez en que la sociedad española estuvo unida en algo. Lo único que deseo es enriquecer el relato que queda de aquellos tiempos”.

El audiovisual crea, y engaña, los recuerdos de la gente, como bien sabe López Carrasco como profesor de Audiovisual en la Universidad de Castilla-La Mancha. “Yo aporto multitud de voces, que proceden de los que casi nunca han hablado, no queríamos portavoces. Que la vida cotidiana de gente que incluso no comparte opiniones dé multiplicidad de puntos de vista. A veces, el reflejo para el público será incluso incómodo”. Como recordarnos “la desconexión paulatina entre trabajadores y sindicatos que va en paralelo a los cambios en el ámbito social”. De aquellas casi 200 manifestaciones laborales en pocos meses en Murcia al actual Gobierno autonómico apoyado en Vox. "No tengo el diagnóstico, no soy un experto, aunque la realidad nos muestra que o nos asociamos, y hay que buscar soluciones imaginativas de encuentro, o nos vamos a pique”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Gregorio Belinchón
Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_