Teatro

‘Las criadas’ de Genet vuelven en su versión más desgarrada

Luis Luque estrena en Madrid un nuevo montaje, modificado tras la pandemia, de la icónica obra del autor francés

Ana Torrent y Alicia Borrachero en el montaje de 'Las criadas' de Jean Genet.
Ana Torrent y Alicia Borrachero en el montaje de 'Las criadas' de Jean Genet.Lukasz Michalak

Sobre la mesa desde la que dirige los ensayos de Las criadas, Luis Luque deposita todos los días dos libros: uno que escribió Juan Goytisolo, Genet en el Raval, sobre las andanzas del autor de esa obra a principios de los años treinta en el entonces canallesco y subversivo barrio barcelonés del Raval, y otro que se publicó a raíz del estreno de la pieza en Madrid en los años ochenta, producida y protagonizada por Nuria Espert junto a Julieta Serrano. Junto a estos volúmenes, el director Luque no se separa del libreto ni de día ni de noche, lleno de anotaciones y papelitos de colores, que ha traducido y versionado Paco Bezerra, Premio Nacional de Literatura Dramática en 2009.

Luque (Madrid, 47 años) y Bezerra (Almería, 42 años), que forman un tándem poderoso en la escena española, se han sumergido en el mundo de miserias, pasiones, desamores y conflictos sociales que retrató el poeta Jean Genet (París, 1910-1986) en Las criadas. Es la primera obra teatral que el autor francés escribió durante su estancia en la cárcel y que estrenó allí mismo en 1947. Las criadas, producida por Pentación y el Teatro Español, se estrena el viernes 9 de octubre en las Naves del Matadero de Madrid, con Ana Torrent y Alicia Borrachero, en el papel de las sirvientas, y Jorge Calvo, en el de señora.

Las criadas era uno de los montajes que Luis Luque tenía en el cajón cuando Natalia Menéndez, nombrada directora del Teatro Español hace poco más de un año, lo llamó para formar parte del equipo artístico del centro municipal. Olvidó todos los proyectos, excepto esta obra desgarradora, todo un icono del siglo XX. Le fue imposible abandonarla. Había algo que le dejaba sin aliento. “Hay algo en Genet que te atrapa, es un enigma oscuro y los enigmas están para intentar descifrarlos y no pasarlos por encima. Enfrentarse a Genet es un peligro, pero solo desde el peligro el arte se convierte en reflexión. Genet es un ladrón, un mendigo, un prostituto, un matón genial, en palabras de Simone de Beauvoir. Él escribe Las criadas con 37 años, en un momento vital muy cercano al abismo", comenta Luque.

Ana Torrent en el montaje de 'Las criadas' de Jean Genet.
Ana Torrent en el montaje de 'Las criadas' de Jean Genet.Lukasz Michalak

"Con esta obra, Genet construye un universo en el que el delincuente es el héroe y lo sórdido lo convierte en pura poesía”, explica Luque, que valora las reflexiones sobre los anhelos de ser otro o vivir otras realidades, el asesinato de la burguesía o la rebelión de unas sirvientas. Todo un clásico de los escenarios y del cine, esta pieza narra la historia de dos mujeres que cada noche celebran un ritual en el que se juegan a asesinar a su señora, intercambiando sus identidades y sus ropajes.

El montaje de esta obra, que tenía previsto su estreno el pasado mes de abril, ha vivido cambios significativos desde entonces. “La pandemia nos ha pasado por encima. A mí me ha convertido en un ser humano distinto y mi aproximación al texto ha cambiado. Creo que, de alguna manera, la obra ha ganado en humanidad. Todos tenemos ahora más miedo y eso aflora también en las dos criadas que caminan hacia su destino fatal. Esas dos mujeres están más doloridas que nunca porque todos lo estamos”, asegura Luque, que firma un montaje muy limpio, con apenas elementos escénicos y con claras referencias al cine de terror. “Nos hemos acercado a estos dos monstruos que son las sirvientas desde un lugar humilde. La envidia, la vanidad, el odio y el desamor se ponen al servicio de lo poético. No es una obra suave ni delicada. Al contrario, es un texto desde el que asomarse al abismo y eso me resulta interesante. Para mí, Las criadas supone un verdadero canto al amor, porque lo que se demuestra en la obra es que sin amor lo único que nos queda es la locura y el caos en los que viven estas dos mujeres”, concluye el director.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50