Los arquitectos españoles reclaman a Getafe que devuelvan a Fisac a su estado original

El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España denuncia la grave alteración que Boa Mistura causó en el polideportivo de la Alhóndiga, último edificio del maestro del hormigón

Pabellón de la Alhóndiga en Getafe, obra de Miguel Fisac, tras la intervención del grupo Boamistura.
Pabellón de la Alhóndiga en Getafe, obra de Miguel Fisac, tras la intervención del grupo Boamistura.cultura inquieta

El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) lamenta, en un comunicado que harán público en las próximas horas, la intervención del colectivo Boa Mistura, encargado por el Ayuntamiento de Getafe, sobre el polideportivo de la Alhóndiga, obra de Miguel Fisac. “Altera gravemente los principales valores de una obra destacada y reconocida de la arquitectura reciente de nuestro país”, concluye el máximo organismo de representación de los arquitectos españoles sobre las paredes de hormigón que hace dos semanas fueron coloreadas, con la palabra “empatía”. Por eso el CSCAE reclama a la alcaldesa Sara Hernández (PSOE) “restituir el polideportivo de la Alhóndiga a su estado original y que proceda a ella”.

La reclamación del CSCAE se une al requerimiento de los cuatro arquitectos damnificados por “las pintadas” con las que Boa Mistura alteraron el último edificio. El pasado viernes mandaron un burofax a la alcaldesa de Getafe, para que en el plazo de un mes limpie las fachadas del polideportivo de la Alhóndiga. En ese tiempo debe “devolver el edificio a su estado original” y acabar con la policromía que esconde la palabra “empatía”. “En caso contrario nos veremos obligados a llevar a cabo las acciones legales que por derecho nos pudieran corresponder”, afirmaban los coautores del polideportivo de 2004. Sara Hernández no ha contestado al requerimiento de los creadores.

Detalle del antes y el después de la superficie de la fachada del edificio de Fisac. Según los expertos, la textura que el arquitecto le dio al hormigón podría quedar dañada de forma irreversible.
Detalle del antes y el después de la superficie de la fachada del edificio de Fisac. Según los expertos, la textura que el arquitecto le dio al hormigón podría quedar dañada de forma irreversible.

Desde la CSCAE se llama la atención al complejo y riguroso proceso para la realización de los moldes que permitieron conseguir los acabados y texturas que lo caracterizaban. Recuerdan que la indiscutible trayectoria de Fisac está reconocida por su contribución a la investigación sobre el hormigón y su maleabilidad. Los colegios de arquitectos advierten de la responsabilidad que tienen las administraciones públicas en la preservación del patrimonio arquitectónico.

“La arquitectura, por lo tanto, responde a una ubicación, a un uso y a un programa funcional para el que ha sido proyectada. Pero también a un momento, a una época y a unos aspectos sociales, culturales e históricos determinados que la hacen única e irrepetible, constituyendo un patrimonio de toda la sociedad”, mantienen en su texto. De hecho, forma parte de la identidad cultural de los pueblos. Por eso la CSCAE reclama que cualquier intervención sobre una obra arquitectónica “debería fundamentarse sobre criterios expertos de preservación, restitución o intervención para garantizar la permanencia de los valores y elementos que la hacen única”. Boa Mistura reconoció a los cuatro arquitectos que trabajaron con Fisac que no habían investigados sobre el edificio en el que actuaron.

“No se trata de momificar nuestro patrimonio arquitectónico”, señala el Consejo de arquitectos, pero se debe garantizar el legado a las generaciones futuras. El patrimonio arquitectónico sin protección, finalizan “se encuentra en peligro de desaparición o de ser objeto de intervenciones irreversibles”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS