Crítica | Habitación 212
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La vida adúltera de Chiara Mastroianni

El cineasta Christophe Honoré saca lo mejor de su protagonista en este vodevil sobre amor e infidelidades

Camille Cottin, Vincent Lacoste y Chiara Mastroianni, en 'Habitación 212'. En vídeo, el tráiler de la película.

En La pícara puritana, divertida comedia de Leo McCarey, Irene Dunne y Cary Grant se enfrentaban a su fracaso matrimonial con ese grado de melancolía que casi ochenta años después parece revivir Christophe Honoré en su nueva comedia, Habitación 212, un vodevil sobre el desamor con una Chiara Mastroianni espléndida. El título de la película hace referencia a la habitación de hotel en la que se instala el personaje de Mastroianni después de separase de su marido, interpretado por el músico Benjamin Biolay, exmarido de la actriz en la vida real. Lo que sigue es una comedia pizpireta, entregada a la verborrea, donde una mujer revive su pasado para reunirse en una noche de fantasía con el joven apasionado que una vez fue él.

Desde la habitación, situada enfrente de su propia casa, podrá contemplar a un hombre que, en calzoncillos y con calcetines, ha dejado de atraerle para reencontrase con los fantasmas de su vida en común. El centro de todo este enredo de camas y endorfinas es Mastroianni, cómoda en un papel que parece hecho a su medida y que le valió el premio a la mejor actriz en la sección Un Certain Regard del festival Cannes de 2019. Ella y Vincent Lacoste, su marido en versión joven, se enfrentan al coladero de reproches de una pasión anestesiada por la convivencia y los años. Entre ambos, desfilarán los innumerables jóvenes amantes de una mujer incapaz de resistirse a la chispa de la atracción sexual. Un coro que Honoré sirve al espectador haciendo gala de sus referencias cinéfilas y de su inclinación excesiva por la teatralidad y el decorado. Entre la magia de El sueño de una noche de verano y un vouyerismo propio de La ventana indiscreta, el personaje de Mastroianni observa a su marido desde una ventana situada casualmente sobre unos cines y frente a un pub de nombre Rosebud. Burlón y liviano, Honoré parece una vez más obsesionado con los dilemas de su generación (nació en 1970) sobre la libertad y el compromiso y la tensión entre los roles amorosos del pasado frente a los contemporáneos.

HABITACIÓN 212

Dirección: Christophe Honoré.

Intérpretes: Chiara Mastroianni, Benjamin Biolay, Vincent Lacoste, Camille Cottin, Carole Bouquet.

Género: comedia. Francia, 2019.

Duración: 86 minutos.

 

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Elsa Fernández-Santos

Crítica de cine en EL PAÍS y columnista en ICON y SModa. Durante 25 años fue periodista cultural, especializada en cine, en este periódico. Colaboradora del Archivo Lafuente, para el que ha comisariado exposiciones, y del programa de La2 'Historia de Nuestro Cine'. Escribió un libro-entrevista con Manolo Blahnik y el relato ilustrado ‘La bombilla’

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS