LA NUEVA VIDA DE BRITT-MARIECrítica
i

La remontada de una mujer

La cámara y el ágil montaje demuestran ser en todo momento mucho más atractivos que su escritura y, en su primer tramo casi sin diálogos, Novotny logra transmitir muy bien la soledad

Pernilla August, en 'La nueva vida de Britt-Marie'. En vídeo, el tráiler de la película.

La famosa propuesta deportiva y psicológica de Diego Pablo Simeone “partido a partido” es tan extrapolable a ciertas vidas que, aunque los creadores de la película sueca La nueva vida de Britt-Marie no la hayan verbalizado en el texto, no parece difícil ver en el explícito “vayamos día a día” de su protagonista una versión casera de la táctica colchonera. Sobre todo, cuando la mujer al borde de la edad de jubilación, que ha vivido un matrimonio sumiso, silente y fiel de 40 años, decide dejar atrás su callada existencia con su adúltero marido para iniciar una estrambótica independencia como entrenadora de un equipo de chavales en un pueblo del quinto pino sin tener ni idea de fútbol.

Relatos con criaturas con las que identificarse, pero sin que haya una verdadera reflexión ni una mínima carga de profundidad

La presentación de personajes del relato, los primeros 20 minutos, quizá sean los mejores de este segundo largometraje de Tuva Novotny (el primero, Blind Spot, de 2018, cosechó encendidas diatribas y alguna puntual defensa en su estreno en San Sebastián). La cámara y el ágil montaje demuestran ser en todo momento mucho más atractivos que su escritura y, en ese primer tramo casi sin diálogos, Novotny logra transmitir muy bien la soledad de una mujer que se ha convertido en una maniática del orden y que vive para servir a una situación afectiva que desprende una singular tristeza.

Sin embargo, tras la poco verosímil situación en la oficina del paro que da lugar al radical cambio de vida, la película deriva hacia una de esas convencionales películas de buenos sentimientos que tanto éxito han logrado en los últimos años entre uno de los arcos de público principales (si no el más importante) de los cines de versión original. Relatos con criaturas con las que identificarse, pero sin que haya una verdadera reflexión ni una mínima carga de profundidad; historias fáciles y agradables que nacen de situaciones sangrantes y derivan demasiado en el cuento chino.

Pernilla August aporta presencia, y la metáfora de la remontada del Liverpool contra el Milan en aquella extraordinaria final de la Champions de 2005 es perfecta. Pero (casi) todo lo demás es tan melifluo que acaba no demasiado lejos de un Futbolísimos para públicos adultos no demasiado exigentes.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50