Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aventura de los pintores-bachilleres

Una muestra rescata la obra del Equipo Múltiple, formado por Juan Manuel Bonet y Quico Rivas, cuando se cumplen 50 años de su creación en Sevilla

Obras del Equipo Múltiple, en una muestra que conmemora el 50 aniversario de su creción en el Espacio Santa Clara, en Sevilla.
Obras del Equipo Múltiple, en una muestra que conmemora el 50 aniversario de su creción en el Espacio Santa Clara, en Sevilla.

"Éramos esponjas, buscábamos información en muchos sitios. Yo disponía de la gran biblioteca de mi padre y de todos los catálogos que nos prestaba Zóbel, que tenía casa en Sevilla. Éramos pintores- bachilleres que tuvimos la suerte de coincidir en un instituto en el que muchos de los profesores estaban entregados a la causa antifranquista y luchaban por recuperar algunas de las libertades que perdimos con la dictadura", recuerda Juan Manuel Bonet (París, 66 años) sobre los inicios del Equipo Múltiple, la alianza que formó con Quico Rivas (Cuenca, 1953-Ronda, 2008) en 1969 en Sevilla, cuando ambos tenían 16 años, una tremenda voracidad de conocimiento y una multitud de intereses artísticos —de ahí su nombre—. La alianza, en la que ambos pintaron a cuatro manos, escribieron críticas de arte en el periódico El Correo de Andalucía, visitaron estudios de artistas, difundieron la obra de compositores contemporáneos y hasta dieron alguna conferencia, nació cuando los dos jóvenes coincidieron en el instituto Fernando de Herrera y duró hasta 1972, año en que la familia Bonet se mudó a Madrid. La exposición La aventura del Equipo Múltiple y la vanguardia sevillana de su época (1969-1972) reúne en el Espacio Santa Clara de Sevilla 41 obras del Equipo y 35 de sus coetáneos cuando se cumplen 50 años del encuentro de Bonet y Rivas.

Desde la izquierda, obras de Barbadillo, Pepe Soto, Yturralde, Ignacio Tovar y Gerardo Rueda, en la muestra 'La aventura del Equipo Múltiple y la vanguardia sevillana de su época', en Sevilla.
Desde la izquierda, obras de Barbadillo, Pepe Soto, Yturralde, Ignacio Tovar y Gerardo Rueda, en la muestra 'La aventura del Equipo Múltiple y la vanguardia sevillana de su época', en Sevilla.

"La creación del Equipo fue algo casual, nuestro profesor de Religión que era muy liberal, el padre Marín, nos pidió un cuadro a cada uno y nosotros decidimos hacerlo juntos. Era una tabla a lo Torner en la que pegamos materiales que encontramos en un vertedero y él lo colgó en su casa. En realidad ese fue nuestro único cuadro, el resto fueron todos papeles y collages que hacíamos a cuatro manos. Mi madre siempre me decía que lo que hacíamos le recordaba a Mompó", comenta Bonet, quien ese en 1972 dejó el lado creativo de las artes plásticas para centrarse en las letras. Además de poeta, crítico de arte y comisario de exposiciones, Bonet ha sido director del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), del Museo Nacional Reina Sofía y del Instituto Cervantes.

Mientras que Quico Rivas, quien siguió un camino similar a Bonet centrándose en el comisariado de exposiciones y en la crítica de arte, sí volvió a pintar a finales de los noventa y en una exposición que realizó en 2001, en la que se presentó como un "pintor dominguero" confesó en el texto que acompañaba a la muestra: "En honor a la verdad, debo reconocer que la capacidad de realización práctica del Equipo Múltiple nunca estuvo a la altura de sus ambiciosos proyectos y sueños. La disponibilidad y los medios de dos estudiantes de bachillerato eran escasas, sin hablar de nuestra falta de experiencia".

Contemplar las obras que se han conservado de aquella época, la mayoría papeles que remiten a los poetas visuales y a las distintas influencias reconocidas por los jóvenes artistas: arte cinético con Vasarely a la cabeza, el grupo de los abstractos de Cuenca con el que tuvieron mucha relación gracias a su amistad con Fernando Zóbel, quien además de obsequiarlos con catálogos y consejos fue su primer coleccionista; pero también las obras de Lucio del Pezzo, Cy Twombly, Bonfanti o Arakawa. "Nos gustaban muchas cosas y eso se reflejaba en nuestras obras, en las que había homenajes irónicos a nuestros artistas favoritos, como el que hicimos a Rothko. Ahora, con esta exposición en la que se cumplen 50 años del Equipo Múltiple he recordado que nosotros nacimos en 1969, cuando hacía otros 50 años de la creación del ultraísmo y me resulta una época muy remota", comenta Bonet.

En la exposición, abierta hasta el 26 de enero, el también artista Pablo Sycet, quien conoce bien la obra del Equipo Múltiple y ha ejercido de artífice de la muestra, ha reunido obras de los 35 artistas que estaban trabajando en Sevilla a finales de los sesenta y principios de los setenta, lo que permite hacerse a la idea de las distintas corrientes que se abrieron paso en una Sevilla en la que predominaba lo académico. Luis Gordillo, Barbadillo, Carlos Alcolea, Gerardo Delgado, Cortijo, José Guerrero, Teresa Duclós, Carmen Laffón, Pérez Villalta, Gerardo Rueda o José Ramón Sierra son algunos de los que entonces luchaban desde sus estudios por poner color en el gris que imponía la dictadura.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >