Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosalía, audacia y sobrexposición

La artista, que cierra su gira mundial con un concierto en Madrid, ha protagonizado una de las historias más extraordinarias de 2019. Pero ya sería hora de quitarle los focos de encima

Rosalía, durante el concierto de este martes en Madrid. En vídeo, los mejores momentos. Vídeo: Europa Press

Ha sido todo tan vertiginoso y tan bestial que conviene recapitularlo para entender sus dimensiones ahora que acaba su gira mundial con un concierto en Madrid. Hasta mediados de 2018, Rosalía Vila Tobella (Sant Esteve Sesrovires, Barcelona, 26 años) era más o menos conocida como intérprete de flamenco, con un álbum audaz, Los Ángeles, confeccionado a medias con el guitarrista Raül Refree para la compañía Universal. Sin embargo, las leves heterodoxias en arreglos o producción nada sugerían de lo que vendría después.

Rosalía ejercía de cantaora dónde y cuándo podía: el circuito del flamenco no se abre a una paya catalana así como así. Mientras, iba preparando sigilosamente el gran reciclaje. Atención: lo que hizo no es habitual ni siquiera en artistas que vienen de familias millonarias. Trabajó en complicidad con un músico cosmopolita, Pablo Díaz-Reixa, más conocido como El Guincho. Una producción de lujo, bases digitales arropadas por coros y orquesta sinfónica, con arreglos de profesionales como Jesús Bola y Joan Albert Amargós. Más el punto andaluz garantizado por Las Negris, Los Mellis, Nani y Lin Cortés.

Rosalía, audacia y sobrexposición

Pop electrónico con denominación de origen para el relato, quizás un tanto forzado, del viacrucis de “una relación tóxica”. Nada que ver con la afinidad que mantuvo con el trapero Antón Álvarez, alias C. Tangana, que firma discretamente como coautor de casi todos los temas de lo que se bautizaría como El mal querer. Un disco que Rosalía financió y que luego licenciaría a la multinacional Sony Music, marcando distancias con la anterior compañía y evitando encasillamientos. ¿Hemos dicho que la chica es más inteligente de lo que se estila en su oficio? Cuidadosamente empaquetado y traducido en videos llamativos, El mal querer gozó de una repercusión inmediata en todo el planeta. Atención a la siguiente jugada: en vez de limosnear por el rebosante mundillo latino, Rosalía pactó con oficinas y medios que trabajan el mainstream internacional, donde rápidamente detectaron que allí había algo diferente y seductor.

De ahí la escasa pertinencia de las acusaciones de “apropiación cultural”, primero provenientes de las capillas gitanistas del flamenco y luego de los círculos caribeños del reguetón, pasmados por el impacto de “la blanquita”. En la práctica, lo de Rosalía se vende como sonido urban, que es en sí mismo un eufemismo de mercadotecnia para referirse a la subcultura afroestadounidense. El sonido mundial, aquí sazonado con pimentón y azafrán.

Rosalía encaja de forma natural en el modelo de artista del siglo XXI: curiosa, preparada, valiente, sexi. Alguien que lucha por su autonomía (creativa, económica, amorosa) a la vez que aprovecha las posibilidades para colaborar. No se pone fronteras: los duetos y temas sueltos que ha sacado tras El mal querer se alejan conscientemente del flamenco. Nativa digital, maneja las redes con soltura y parece ir más veloz que su discográfica oficial. Pero también se deja llevar: recuerden su cameo, perfectamente gratuito, en Dolor y gloria.

La vedete

Sabemos que puede cantar con finura pero sus directos obedecen a la lógica del show moderno. Rodeada por automatizadas bailarinas, con la música mayormente enlatada, sigue el prototipo de vedete liberada que estableció Madonna a principios de los ochenta. Tiene Rosalía una belleza atípica que miman las luces. Y se permite caprichos como incluir éxitos gitanos de Las Grecas o Parrita, guiños que seguramente pasen desapercibidos para los públicos guiris.

Rosalía, durante su actuación en Coachella este año. En vídeo, la artista catalana versiona a Las Grecas en el festival estadounidense.

Esa es otra. De momento, Rosalía no ha roto, comercialmente hablando, fuera de los países hispanoparlantes. Puede actuar en cualquier lugar del mundo, gracias al brío de sus espectáculos y el magnetismo de su leyenda (la flamenca-que-quebranta-esquemas). Para superar el destino de quedarse en exotismo de temporada, necesita seguramente facturar música más global.

Por eso, por lo delicado de su situación, ayuda poco el desmesurado tratamiento mediático que recibe en España. Esta es una tierra muy cateta en lo musical, que parece solo tener hueco para celebrar a una única figura nacional en un determinado momento; tal vez se hayan dado cuenta de que, sin proponérselo, Rosalía ha eclipsado a las demás vocalistas femeninas que llegaron en los años anteriores.

La búsqueda de titulares prescinde de cualquier sensatez: se pueden leer cálculos de “la fortuna de Rosalía” que sencillamente no toman en cuenta los mínimos porcentajes —de Spotify o YouTube— ni la obligación de pagar los sueldos, los gastos de su extenso equipo. Malo cuando la ignorancia se combina con la envidia. Así que haríamos bien en declarar una moratoria. Desde ya: hablar de Rosalía solo cuando tenga verdaderas novedades; es demasiado joven para opositar a juguete roto.

La gira 'El mal querer' en cifras

41 conciertos. La gira, que comenzó en marzo en Buenos Aires y termina en Madrid, llevó a Rosalía a 16 países de Europa, Latinoamérica, Norteamérica y África. La cantante se presentó en 32 ciudades y participó en festivales como Lollapalooza, Coachella y Mad Cool.

Redes sociales. La cantante acumula 7,2 millones de seguidores en Instagram. En Twitter la siguen 815.317 personas, mientras que en Facebook lo hacen 426.052. En todas hace publicaciones constantemente.

YouTube. En la plataforma, Rosalía acumula 1.852.526.144 visualizaciones desde el 13 de octubre de 2011, cuando abrió su canal oficial. Además, este año el vídeo de la canción Con Altura, en la que colabora con el reguetonero J Balvin, se convirtió en la segunda más vista en YouTube en todo el mundo en 2019, con 1.141 millones de reproducciones.

Spotify. En esta plataforma, Rosalía tiene 15.798.565 oyentes mensuales. Santiago de Chile, Ciudad de México y Madrid son las ciudades donde más se escucha.

Premios. Durante 2019, Rosalía recibió cuatro premios Grammy Latinos en los que fueron reconocidos su álbum El mal querer y su canción Con Altura. Por ese mismo tema ganó el MTV European Music Award a la mejor colaboración, el MTV Music Award a la mejor coreografía y el MTV Video Music Award al mejor vídeo latino. También recibió el Premio Ondas a Fenómeno Musical del Año y está nominada a dos Grammy para 2020.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información