Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grito contra el cambio climático en los escenarios

Se estrena en Madrid ‘Los hijos’, un texto de la británica Lucy Kirkwood que aborda la responsabilidad ciudadana sobre el futuro del mundo

Susi Sánchez, Joaquín Climent y Adriana Ozores, en un momento de la obra.
Susi Sánchez, Joaquín Climent y Adriana Ozores, en un momento de la obra.

Coincidiendo con la celebración en Madrid de la Cumbre del Clima llega a los escenarios Los hijos, un texto que es todo un grito frente al desastre y las consecuencias del cambio climático. Primera obra que se estrena en España de la dramaturga británica Lucy Kirkwood, Los hijos, con dirección de David Serrano, es una función sin fuegos de artificio ni trucos teatrales, centrada en tres personajes y su reflexión en torno a los cambios vitales e individuales que uno puede abordar pasados los 60 años. Metáfora de muchos temas, Los hijos entra de lleno en la decidida participación de las mujeres en la lucha por un mundo más sostenible, además de en la responsabilidad y el compromiso, más allá del que tengan las organizaciones e instituciones políticas y sociales, de cada uno de los ciudadanos contra el cambio climático de cara a las generaciones futuras, de ahí su título. Protagonizada por Adriana Ozores, Susi Sánchez y Joaquín Climent, la obra se podrá ver en el Teatro Pavón Kamikaze, de Madrid, del 28 de noviembre al 5 de enero.

“Es un texto que hay que hacer”, ha asegurado en recientes entrevistas la autora Lucy Kirkwood, de 35 años. La misma opinión la comparte ahora el equipo de esta función, que no solo pone en valor la importancia de la experiencia de las personas adultas, sino la decisión de las mujeres por buscar un mundo en el que se ponga el acento en la reparación y cuidado y no en la destrucción o aniquilación. Es una función altamente esperanzadora. Kirkwood llevaba tiempo reflexionando sobre cómo abordar el cambio climático en el teatro. La ocasión le vino tras la lectura de la noticia de que unos trabajadores japoneses, los héroes suicidas de Fukusima les llamaron, tomaron la decisión de arriesgar sus vidas para minimizar los efectos y las graves consecuencias acaecidas tras el accidente en la central nuclear de esa ciudad en 2011.

Los hijos, situada en un país cualquiera, narra el encuentro de un matrimonio, ingenieros nucleares ya jubilados, que viven en una cabaña situada en un lugar aislado sin apenas electricidad y agua potable, con una antigua amiga y colaboradora que les hace enfrentarse a un destino muy diferente al que ellos esperaban. El diario The Guardian publicó hace unos meses una lista con las mejores obras teatrales británicas y Los hijos ocupaba el tercer lugar.

“Es un texto muy rico que habla del mundo en el que vivimos hoy y de cómo hemos llegado a vivir en este mundo. Lucy Kirkwood hace gala de una gran brillantez al retratar a estos personajes que le doblan en edad con una credibilidad y un realismo absoluto. Es quizás el texto más interesante con el que me topado desde que leo teatro. Es difícil encontrar una obra tan rica, pero al mismo tiempo tan complicada porque es una función muy desnuda que requiere de un grado de veracidad enorme”, explica Serrano durante la presentación de la función.

Los tres actores, que ya han cumplido los 60 años, se muestran apabullados por la delicadeza y fuerza con la que Kirkwood ha retratado a estos personajes que muestran su capacidad para reconocer los errores del pasado e intentar arreglar las cosas. “Es una gran oportunidad poder llevar al teatro un texto así. Más allá del trabajo actoral, hemos abordado la función teniendo muy en cuenta quienes somos cada uno de nosotros”, ha asegurado Adriana Ozores, mientras Susi Sánchez pone el acento en “el punto de vista femenino que destila la obra”. “Las mujeres optan por una acción reparadora, lejos de la destrucción. La mirada de la autora es benevolente, cálida y maternal hacia la gente que va sufriendo. En la obra se invierten los roles. Son las mujeres las que toman aquí la iniciativa para luchar por el cambio y a plantear una guerra limpia y el hombre representa aquí el patriarcado agonizante”, concluye la actriz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >