Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Don Pasquale’, una comedia oscura, abre la temporada del Maestranza

Laurent Pelly se encarga de la dirección de escena de la ópera con la que se estrena Javier Menéndez como nuevo director general del teatro sevillano

Desde la izquierda, sentados Carlos Chausson, Sara Blanch y Laurent Pelly. De pie, Corrado Rovaris, Anicio Zorzi Giustiniani, Joan Martín-Royo y Francisco Escala, este martes en el Teatro de la Maestranza de Sevilla.
Desde la izquierda, sentados Carlos Chausson, Sara Blanch y Laurent Pelly. De pie, Corrado Rovaris, Anicio Zorzi Giustiniani, Joan Martín-Royo y Francisco Escala, este martes en el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

"Don Pasquale es una gran comedia, pero a la vez es cruel, triste y oscura, como todas las grandes comedias de cualquier género. Solo puede tener éxito si consigue situarse en un punto tan patético como emotivo. No se trata de hacer reír por reír, hay que contar una historia", ha sentenciado este martes Laurent Pelly sobre la ópera de Donizetti con la que abre esta temporada el Teatro de la Maestranza de Sevilla el sábado 12 de octubre. Pelly, que firma la dirección de escena y el diseño de vestuario, ha confesado que adora esta ópera y, en esta ocasión, está especialmente feliz porque cuenta con un elenco "absolutamente perfecto". La ópera, la primera también para Javier Menéndez como director general del Teatro de la Maestranza, cuenta con las voces del bajo zaragozano Carlos Chausson, quien repite en el papel de don Pasquale que ya encarnó en 2003 en el mismo escenario, y de la soprano tarraconense Sara Blanch.

Pelly, uno de los grandes nombres en el teatro y la ópera franceses que el pasado abril estuvo al frente del Falstaff del Teatro Real, apuesta por la simplicidad en esta producción que se estrenó en 2016 en la Ópera de Santa Fe, que ha coproducido junto a la Ópera de San Francisco y al Gran Teatre del Liceu de Barcelona. "No me gusta el realismo en el teatro y mucho menos que en la ópera, donde los personajes cantan y eso no es nada realista. Todo está planteado como si fuera un sueño o más bien una pesadilla de don Pasquale", ha aclarado el director de escena.

"Es una comedia melancólica, en la que siempre hay un punto de triste como ocurre en Una furtiva lacrima, de L'elisir d'amore [también de Donizetti]. Es una obra sobre un tema ligero, pero la partitura tiene bastante complejidad porque las orquestas actuales son distintas de cómo eran cuando se estrenó Don Pasquale [1843], antes eran menos numerosas y más frescas", ha apuntado el maestro Corrado Rovaris, encargado de la dirección musical al frente de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y del Coro del Maestranza.

"Es una obra maestra desde el punto de vista teatral y musical, Donizetti la escribió casi al final de su carrera, después de haber cosechado muchos éxitos y el maestro Rovaris le ha aportado una frescura monumental. Cuando la vi en Santa Fe en su estreno me pareció que era la producción mejor trabajada, con más ritmo y más chispa de cuantas conozco de Don Pasquale. Por eso creo que es una elección perfecta para comenzar mi trabajo como nuevo director general del Maestranza", ha comentado Javier Menéndez, quien llegó al teatro lírico sevillano el pasado enero.

"He encarnado a don Pasquale muchas veces, la primera cuando tenía 40 y pocos años y ahora tengo 69; así que sé de qué trata esta ópera. Cada partitura tiene varias lecturas y, en este caso, lo que Pelly me ha propuesto es la humillación, algo que me costó entender porque es verdaderamente cruel, hay un ensañamiento brutal con el personaje", ha aclarado el bajo que presta su voz al pobre viejo que quiere casarse con la joven Norina, a quien da vida la soprano Sara Blanch. "Sara va a ser una bomba, un descubrimiento, tanto que la ópera se debería de llamar doña Norina", bromea el cantante.

La ópera de Donizetti, que trata el tema de la dificultad de envejecer, estará en cartel los días 12, 15, 17 y 19 de octubre. La temporada lírica del Maestranza incluye también Samson et Dalila, de Camille Saint-Saëns; Agrippina, de Haendel —que se representará por primera vez en el escenario sevillano—, y La traviata, de Verdi. Además, podrán verse el musical West Side Story, de Bernstein y la zarzuela El barberillo de Lavapiés, de Barbieri.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >