Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leonardo da Vinci: inventor, artista y ecologista

Una exposición en Florencia reivindica al genio toscano como precursor del pensamiento sistémico y sus aportaciones a la botánica

Dodecaedro con una higuera junto al palacio Vecchio de Florencia para promocionar la exposición 'La botánica de Leonardo'.
Dodecaedro con una higuera junto al palacio Vecchio de Florencia para promocionar la exposición 'La botánica de Leonardo'.

Una exposición en Florencia, titulada La botánica de Leonardo. Por una nueva ciencia entre arte y naturaleza, intenta corregir estos días el desconocimiento existente sobre una de las facetas que han pasado más desapercibidas del autor de La Gioconda: sus contribuciones a la ciencia que investiga las plantas, unos descubrimientos que abrieron nuevos campos de investigación y una forma de pensamiento que, hasta cierto punto, le convierten en un precursor del ecologismo moderno. No es una exposición de obras de arte, es una muestra de ideas.

Italia conmemora este año el 500 aniversario de la muerte de Leonardo Da Vinci (Vinci, 1452-Amboise, 1519) a través de múltiples exposiciones, conferencias y publicaciones que recuerdan al maestro toscano como pintor, escultor, escritor, anatomista, inventor, arquitecto, ingeniero o filósofo. Y desde el pasado viernes, en el Dormitorio junto al gran claustro de la Basílica de Santa María Novella, donde se alojó y trabajó Leonardo durante una de sus múltiples estancias en la ciudad, una completa exposición (en principio abierta hasta el 15 de diciembre próximo) trata de reflexionar, a base de recreaciones de la naturaleza, vídeos y paneles interactivos, sobre la importancia de sus investigaciones en el campo de la botánica, su defensa del método empírico y su empeño en comprender un fenómeno a partir de establecer su relación con otros que muestran una similitud de esquemas. Hay experimentos que explican la influencia de la luz y la gravedad en el crecimiento de las plantas, cortes de troncos de árboles que muestran sus anillos y la información que de ellos se extrae, paneles transparentes sobre anatomía vegetal, la circulación de la savia... La exposición también incluye tres valiosos folios originales del Códice Atlántico. Incluso el visitante puede representar su propia versión del Hombre de Vitruvio, el estudio sobre las proporciones ideales del cuerpo humano, gracias a un dodecaedro gigante, figura que, tal y como refleja otro poliedro similar junto al Palacio Vecchio y los Uffizi, Leonardo vincula a la forma de una higuera.

Además, en los jardines del Gran Claustro hay otros cinco enormes poliedros regulares que corresponden a los diseñados por Leonardo para ilustrar la obra De Divina Proporcione de Luca Pacioli, que simbolizaban la perfección y la armonía del universo, pero que el sabio nacido en Vinci trató de relacionar también con la complejidad de la naturaleza.

Vista de la exposición en Florencia. ampliar foto
Vista de la exposición en Florencia.

“Leonardo es un hombre de su tiempo, no ve diferencias entre las ramas del saber”, asegura Valentina Zucchi, coordinadora científica de la muestra, que explica que una de las mayores aportaciones de Leonardo a la ciencia es su compromiso con el “pensamiento sistémico”, un concepto moderno pero con raíces en el Renacimiento que ve todos los elementos de la naturaleza y sus procesos conectados entre sí: “Los artistas eran pintores, artesanos, ingenieros, pero Leonardo todo esto lo desarrolla mejor que otros. Mira el cuerpo humano, estudia las plantas, la tierra, las rocas y establece las relaciones entre ellos. Ofrece un extra de calidad”, añade Zucchi, experta de la red de museos italianos MUS.E, que ha organizado la exposición, patrocinada por el Ayuntamiento de Florencia y producida por Aboca, una empresa toscana que investiga y comercializa productos terapéuticos a partir de complejos moleculares extraídos de las plantas y que ha organizado el viaje de un grupo de periodistas para conocer la muestra.

El doctor en Física Fritjof Capra, comisario de la muestra junto al biólogo Stefano Mancuso y a Valentino Mercati, fundador de Aboca, explica que no se puede estudiar los fenómenos de la naturaleza de una forma aislada, sino que están interconectados con otros: "Cuando Leonardo estudiaba el curso del agua en los ríos, sabía que llevaba los nutrientes a la tierra, a las plantas, y sabía que la sangre en el cuerpo humano hacía lo mismo, al igual que la linfa en los tejidos de las plantas. Cuando hacía un progreso en un campo de la ciencia siempre volvía a los otros campos para ver las aplicaciones".

Apuntes de Leonardo de botánica. ampliar foto
Apuntes de Leonardo de botánica.

Capra no duda en calificar a Leonardo como un "pensador sistémico y un ecologista; sentía un respeto profundo por todos los seres vivos". Y desarrolla su afirmación: “El pensamiento sistémico es ahora muy importante porque vemos que todos nuestros problemas actuales, climáticos, de consumo de recursos, de energía, de salud... están interconectados, y necesitan soluciones sistémicas". Algo que Leonardo quizá ya intuyó hace cinco siglos.

Sobre las contribuciones a la botánica, el experto explica que, entre otras cosas, Leonardo aporta dos disciplinas importantes: "Estudia las forma de las plantas, es el pionero de la morfología botánica", asegura Capra. "Y después se da cuenta de que la forma es una consecuencia de los procesos metabólicos; y estudia procesos como el crecimiento de las plantas, cómo reaccionan al sol [fototropismo], a la gravedad [geotropismo], al ambiente, y la ciencia llama ahora a esa disciplina fisiología vegetal". En general, siempre ve los procesos subyacentes a las formas, "lo que da a su ciencia un aspecto muy moderno", añade.

La exposición de Santa María Novella permite ver otra dimensión del autor de La Anunciación que luce espléndida en la cercana Galería de los Uffizi; una dimensión científica distinta a la del investigador que hizo complejos estudios anatómicos, el inventor que imaginó aparatos voladores y fabricó armas que ganaron las guerras de su época, o el arquitecto que lo mismo diseñó puentes, que bombas hidráulicas o telares... La muestra enseña un creador que no quiere desvincular su arte de la naturaleza y que ya entendió que el hombre está conectado de forma irreversible con aquella.

Capra ilustra ese pensamiento visionario de Leonardo con uno de sus escritos: "¿Tendremos que decir que las virtudes de las hierbas, piedras y plantas no existen porque los hombres no las conocen? Ciertamente no, pero diremos que las hierbas permanecen nobles en sí mismas sin la ayuda del idioma o las letras humanas".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >