Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jardinero que conoce todas las flores del Prado

El botánico Eduardo Barba ha catalogado las plantas de las 1.050 obras del museo que contienen motivos vegetales

El botánico Eduardo Barba habla de las plantas y flores en obras del Museo del Prado.

Mancharse las manos con la tierra, podar las plantas o pincharse con las espinas de las rosas le ha servido a Eduardo Barba para conocer detalles de los grandes maestros de la historia del arte. "Ves las plantas que pintó El Bosco y parece que las hubiera cogido con la mano, por los detalles increíbles que tienen. O Tiziano, que las representó con gran realismo... aunque si tengo que elegir un artista me quedo con Patinir porque también representaba el entorno, el ecosistema", dice Barba (Madrid, 1978). Él no es historiador del arte, no es científico, es "solo un jardinero", como le gusta definirse, que ha logrado unir sus dos pasiones, la botánica y el arte, para poder explicar en  conferencias y en un catálogo del Museo del Prado cómo se han representado las plantas y las flores en las obras expuestas en la pinacoteca madrileña. Esta dedicación nació al constatar "que en los estudios de los historiadores del arte, cuando se referían a la botánica, había lagunas, y por su parte, los botánicos, cuando tenían que hablar de arte, les faltaba saber lo que el artista había querido transmitir".

Tras varios años, Barba, que también ha colaborado con el Museo Lázaro Galdiano, de Madrid, y el Bellas Artes, de Bilbao, ha inventariado, de las aproximadamente 1.700 piezas que muestra el Prado, todas aquellas en las que aparecen plantas, "aunque sea una vegetación mínima en una esquina", añade. Muestra orgulloso el resultado en un cuaderno. "Son 1.050 obras, entre cuadros, escultura y artes decorativas, y de cada una he señalado la especie representada, si es común o rara, sus características, si encierra alguna simbología…". Un estudio que incluye la presencia botánica en ornamentos de tejidos y arquitecturas de las piezas. Sin embargo, Barba advierte de que no es un listado cerrado, "hay obras que vuelves a observarlas y descubres cosas nuevas".

Durante este tiempo, se ha ayudado de tratados de botánica, manuscritos, libros antiguos, lo que dejó escrito Leonardo da Vinci... además del gran archivo de fotografía que ha ido formando. "En España no hay apenas tradición de este tipo de estudios, pero en países como Alemania e Italia, sí".

Precisamente, las distintas escuelas y estilos le permiten a Barba trazar una sucinta historia de la botánica en el arte del Prado. "Durante el románico, las plantas solo acompañan, es algo ocasional. En el gótico, sin embargo, tienen más peso porque los artistas representan aquellas que tienen en su entorno". Barba sostiene que llevar al lienzo especies que el espectador conocía, le metía más en la obra, "se establecía una relación de cercanía".

El botánico Eduardo Barba, delante de una de las entradas del Museo del Prado. ampliar foto
El botánico Eduardo Barba, delante de una de las entradas del Museo del Prado.

Luego, en el Renacimiento, "se mantiene la importancia, sobre todo en el norte de Europa; no así en Italia, en el sur hay menos detalle". En la pintura rococó una de las favoritas es el lilo y, como si llegase la primavera, en el periodo romántico "proliferan las rosas en sus muchas variedades, lo que la convierte en la flor más representada en el museo. Está en más de 200 obras", explica. Por plantas, la reina es una trepadora, la hiedra, visible en unas 130 piezas. "Suele  aparecer de fondo en los paisajes". Con el siglo XX, por el propio estilo de vida predominante, urbano, la botánica en el arte pierde relevancia.

Si Barba tiene que elegir un grupo de virtuosos de lo verde, escoge la escuela flamenca antigua, "por su potencia y belleza". El Bosco, Patinir, Van der Weyden… A ese estilo pertenece también una obra especial del Prado, La fuente de la Gracia, una fascinante tabla anónima de mediados del XV que, tras su restauración, hace un año, permite contemplar un auténtico vergel sobre el que se sientan ángeles músicos. "Contiene decenas de flores silvestres y decenas de plantas herbáceas", comenta Barba. Desde la modesta hierba del almizcle, a la llamativa oreja de fraile, que tapiza los bosques húmedos, también se esparcen numerosas fresas con fruto y crecen las gramíneas, tan temidas por los alérgicos. Además, hay margaritas, la vinagrera, rica en vitamina C... y como guinda, una decena de "quimeras botánicas, formadas por varias plantas y sin referentes claros en la naturaleza".

Otro genio que le llama la atención es Tiziano, del que destaca las delicadas violetas que pintó en varias zonas de La bacanal de los andrios. Era lógico que para una orgía el italiano desplegase estas pequeñas flores, consagradas a Afrodita, la diosa griega del amor.

"Todos los principales artistas le dieron mucha importancia a la botánica en sus cuadros, no solo por ser un motivo para decorar, sino porque las plantas eran en sus sociedades alimento y medicina", agrega. A veces, en este mundo de la floresta "se permitían licencias y partiendo de un modelo real, lo modificaban". En otras, las plantas vivían en los óleos por motivos simbólicos: "Así ocurre con el Triunfo, representado por la hoja de la palmera datilera, ya fuese un triunfo ante la muerte, ante un martirio o como símbolo de una victoria militar". Mientras que la expresión de la Pureza estaba en la azucena, "una flor blanca que se cree que introdujeron los cruzados en Europa desde Oriente Próximo. En aquellas tierras, desde antiguo, la azucena se vinculaba a las deidades femeninas. Cuando llegó a Europa, sirvió para relacionarla con la virgen María", asegura. Escuchar a Barba en una de sus conferencias lleva, sin duda, a fijarse mucho más en las plantas cuando contemplamos obras de arte. Como suele decir, "ellas casi siempre están ahí".

Una planta subtropical en una tabla flamenca del siglo XV

Si hay un artista y una obra del Museo del Prado que merecen un aparte por la riqueza y belleza de su botánica es el Tríptico del Jardín de las Delicias (1490-1500), de El Bosco. "Era un artista que dibujaba plantas inusuales. Hay, por ejemplo, un drago, típico de las islas Canarias. Es exótica, de procedencia subtropical, pero aparece en una tabla flamenca de finales del siglo XV. Es la única de esta especie en todo el Prado", señala el experto en botánica Eduardo Barba. "Probablemente, El Bosco supo de ella por grabados, gracias al comercio de mercancías con las islas". El detalle con que está pintado el drago permite saber su número de floraciones, cuatro. Sin embargo, el genio de Bolduque pintó su fruto azul "porque quizás no lo conocía". Más azul hay en la aguileña, una flor "cuyas semillas se usaban en la Edad Media para producir un perfume afrodisiaco", muy propicia para El Jardín. De un azul más intenso es la borraja, también en el tríptico, procedente, probablemente, de Oriente Próximo. "Era comestible y medicinal. Se creía que iba bien para el aparato respiratorio, el gastrointestinal. También para el corazón porque curaba la melancolía y daba bravura a las personas que la tomaban".

El botánico Eduardo Barba señala las violetas en la diadema de un niño en 'La bacanal de los andrios', de Tiziano, en el Museo del Prado. ampliar foto
El botánico Eduardo Barba señala las violetas en la diadema de un niño en 'La bacanal de los andrios', de Tiziano, en el Museo del Prado.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >