Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una película inédita de Jesús Franco para 30 años de Filmoteca Española

El mítico director de serie B, realizador de 184 largometrajes, rodó en 1979 'Vaya luna de miel', cuyo negativo ha aparecido en los archivos de la institución fílmica

Fotograma de 'Vaya luna de miel', de Jesús Franco, con Emilio Álvarez y Lina Romay.
Fotograma de 'Vaya luna de miel', de Jesús Franco, con Emilio Álvarez y Lina Romay.

Con sus robots de juguetería de saldo enviando enigmáticos mensajes, sus bandas de chinos que cambian de raza según imponderables del plan de rodaje, su frondosa selva sugerida a partir de localizaciones en parques públicos portugueses o alicantinos, su clímax de vodevil desaforado y su radical rotura de la cuarta pared en su plano final, Vaya luna de miel (1980) no parece, a priori, el tipo de película que escogería una filmoteca para una de sus celebraciones. Y, sin embargo, la proyección de este trabajo inédito de Jesús Franco, que se consideraba inacabado –y perdido-, será la joya de corona dentro de los actos programados para conmemorar los 30 años de la instalación de la sede de programación de Filmoteca Española en el rehabilitado cine Doré. “Este tipo de decisiones son las que singularizan a una filmoteca: que una película pequeña de serie B se utilice para un acto como este marca la diferencia con respecto a otras cinematecas que solo se ocuparían del canon y de las películas oficialmente reconocidas", señala Álex Mendíbil, responsable del hallazgo del negativo en los archivos de Filmoteca, programador de Sala B –la irreverente cita mensual en la programación del Doré, consagrada a rarezas y tesoros ocultos del cine de género- y autor de la primera tesis doctoral dedicada a la inabarcable obra del legendario autor de Gritos en la noche (1962). Vaya luna de miel, de propina, permite rendir tributo al pasado del propio Doré antes de convertirse en la sede de la Filmoteca, pues en los sesenta su programación de reestrenos, característica de los cines de barrio de la época, le valió el sobrenombre de Palacio de las Pipas.

Adaptación heterodoxa de El escarabajo de oro, de Edgar Allan Poe, Vaya luna de miel narra el accidentado viaje de novios de una joven pareja (Lina Romay y Emilio Álvarez) a una exótica localidad imaginaria –la isla Bananas-, donde sus anhelos románticos se verán constantemente saboteados por la aparición de facciones rivales a la búsqueda de un tesoro oculto. Rodada entre Sintra y Alicante, la película marcaría un punto de inflexión en la carrera del cineasta, que, tras una etapa dedicada a la realización de películas eróticas en Francia y Suiza, tomó la decisión de regresar a España una vez terminada la dictadura. “Fue entonces cuando empezó a formar lo que se llama la francofamilia, un reducido grupo de fieles colaboradores junto a quienes iban a hacer un gran número de películas en muy poco tiempo”, explica Mendíbil. Miembro destacado de la francofamilia fue el actor Antonio Mayans, que en Vaya luna de miel interpreta a un investigador afeminado, capaz de aparecer, por la magia del montaje, en localizaciones en las que el intérprete nunca estuvo: “En la película conduzco un taxi que aparca en un parque portugués, pero yo solo estuve en el rodaje de Alicante. Jesús Franco solía filmar primeros planos para luego insertarlos donde quisiera”, recuerda el actor, que confiesa haber rodado 74 películas con Jesús Franco (que dirigió 184) y haber participado en nada menos que cinco adaptaciones distintas de El escarabajo de oro, “una dirigida por Juan Piquer Simón y las otras, entre ellas Vaya luna de miel, a las órdenes de Jesús Franco”. Mayans revive los azarosos rodajes de Franco con evidente nostalgia: “Recuerdo una vez en que estaba rodando un primer plano en el que tenía que mirar a la derecha del encuadre y, al rato, él me pidió que mirara a la izquierda. Le indiqué que eso no tenía ningún sentido, pero me obligó a hacerlo. Después me confesó que no podía decirme en voz alta que estaba rodando dos películas a la vez, porque estábamos rodeados del resto de responsables de la producción”. De Vaya luna de miel se tiraron dos copias para el estreno, pero nunca llegó a los cines. El negativo fue depositado en la filmoteca por los laboratorios Fotofilm.

Jesús Franco, durante el rodaje de la película 'Bocatto di cardinale' en 1996.
Jesús Franco, durante el rodaje de la película 'Bocatto di cardinale' en 1996.

La picaresca de Jesús Franco ha proporcionado recientemente otro inesperado aliciente a los estudiosos de su obra. En noviembre de 1975, el cineasta, acosado por las deudas, se fugó en compañía de la actriz Lina Romay –su futura compañera-, abandonando al resto del equipo de la película abortada Mandinga en el hotel Le Quetzal de la localidad francesa de La Grande-Motte. La dirección del hotel decidió no penar al grupo de actores y técnicos por el impago de la estancia, pero decidió retener el equipaje de Franco, entre el que figuraba una maleta cargada de tratamientos, diseños y guiones de futuros proyectos que acabó adquiriendo el productor cinematográfico Erwin C. Dietrich, al que el director debía otra película. Todo ese material manuscrito nutre el volumen The Sinister Case of Dr. Franco, que se ha convertido en el valioso complemento de la edición limitada especial de Flowers of Perversion: The Delirious Cinema of Jesus Franco de Stephen Thrower, segundo volumen de su monumental análisis de la filmografía franquiana.

La recreación de treinta sesiones históricas en la programación del Doré –con la proyección de debates en los que participaron cineastas como Iván Zulueta, Manoel de Oliviera, Agnès Varda y Gus Van Sant- y la edición de un libro conmemorativo sobre la historia de la emblemática sala se sumarán a la celebración de este aniversario que, al mismo tiempo, sirve para hacer balance de la nueva orientación de Filmoteca Española bajo la nueva dirección del ICAA.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >