Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Synonymes’, del israelí Nadav Lapid, gana el Oso de Oro en la Berlinale

La pareja protagonista del filme chino 'So Long, My Son', obtiene los premios a mejor actor y actriz, y 'Gracias a Dios', de François Ozon, se lleva el Gran Premio del Jurado

Navad Lapid, director de 'Synonymes', con su Oso de Oro. En vídeo, un fragmento de 'Synonymes'.

Synonymes, del israelí Nadav Lapid, en la que recrea con un tono muy sardónico sus experiencias juveniles en París, ha ganado el Oso de Oro de la Berlinale 2019. En su tercer largometraje, el director de Policía en Israel (2011) y de La profesora de parvulario (2014), que obtuvo tanto éxito que hasta se hizo una versión hollywoodiense, sigue los pasos de Yoav, recién llegado a la capital francesa, a quien en su primera noche roban hasta la ropa. Solo la solidaridad de una pareja le salvará de morir congelado, y a partir de ahí sus pasos por París resultan tan extraños como divertidos, lo que aprovecha Lapid para reflexionar sobre la identidad -qué es ser francés o israelí- y sobre la religión: ¿qué significa ser judío hoy? No era probablemente la mejor película de una sección a Competición deplorable, pero tampoco la peor: la crítica internacional ya le concedió el viernes su premio a mejor largometraje, con lo que periodistas y jurado han coincidido.

A François Ozon le recompensaron con el Gran Premio del Jurado, el segundo galardón en importancia, por Gracias a Dios, su recreación de los abusos sexuales -reales- sufridos durante años por niños de una parroquia de Lyon. La película está a punto de estrenarse en Francia, donde aún siguen los procesos judiciales contra el sacerdote que realizó los abusos (será juzgado a finales de este año, tras cerrarse la investigación) y contra el obispo que, presuntamente, los encubrió, y que escuchará la sentencia el 7 de marzo. Con el Oso en la mano, dijo: "No sé si el cine puede cambiar el mundo, pero sí que nos ayuda a entendernos mejor". Y recordó a los tres auténticos protagonistas, que a través de la asociación Palabra Liberada, denunciaron los hechos.

En una decisión indiscutible, los galardones a mejor actor y actriz fueron para los chinos Wang Jingchun y Yong Mei, la pareja protagonista de So Long, My Son, que dan vida a un matrimonio durante tres décadas de vida, que sufren todo tipo de vicisitudes y desgracias que acaban uniéndoles aún más durante los años. Su interpretación está llena de vida y de matices, que el espectador aprecia aún más porque la película está construida como un puzle temporal.

Palmarés

Oso de Oro: Synonymes, de Nadav Lapid (Israel).

Gran Premio del Jurado: Gracias a Dios, de François Ozon (Francia).

Premio Alfred Bauer a la película que abre nuevas perspectivas: Systemsprenger, de Nora Fingscheidt (Alemania).

Mejor dirección: Angela Schanelec, por I was at Home, but (Alemania).

Mejor actriz: Yong Mei, por Son Long, My Son (China).

Mejor actor: Wang Jingchun, por So Long, My Son (China).

Mejor guion: , Claudio Giovannesi y Roberto Saviano por La banda de los niños (Pirañas) (Italia).

Contribución artística: para el director de fotografía Rasmus Videbaek, por su labor en Out Stealing Horses.

Mejor documental: Talking about trees, de Suhaib Gamelbari.

Mejor ópera prima de todas las secciones: Oray, de Mehmet Akif Büyükatalay.

Mejor cortometraje: Umbra, de Florian Fischer y Johannes Krell.

Mejor película en la competición para la crítica internacional: Synonymes (Israel), de Nadav Lapid.

El Oso de Plata a la mejor dirección lo obtuvo la alemana Angela Schanelec, por I was at Home, but. La veterana directora aquí ahonda en la difícil relación entre una madre y sus dos hijos, una historia a la que añade ciertos guiños cómicos y referencias a Bresson. El premio Alfred Bauer a una película que abre nuevas perspectivas recayó en Systemsprenger, de la también alemana Nora Fingscheidt, que cuenta la vida de una niña de nueve años que no encaja en el sistema y que por su energía y violencia es expulsada de colegio en colegio.

El Oso de Plata al mejor guion fue para el equipo de La banda de los niños (Pirañas), la novela de Roberto Saviano, que han adaptado él mismo, el director Claudio Giovanessi y Maurizio Braucci. Saviano dio las gracias a todos aquellos que salvan vidas en las calles de Nápoles, y el director señaló, galardón en mano, que esperaba que en su país volviera el día en que el arte y la cultura "sean una prioridad".

Juliette Binoche, como presidenta del jurado, lamentó en nombre de sus compañeros no haber podido valorar One second, la película de Zhang Yimou, que ya ganó en este festival el Oso de Oro en Berlín. Con esta declaración, dio más pábulo a los rumores de censura del Gobierno chino, aunque dos días antes de la proyección la Berlinale asegurara que se anulaba la decisión por "problemas técnicos", al no estar acabada la posproducción.

La ceremonia estuvo marcada, en su inicio, con la muerte de uno los más grandes actores del cine europeo, Bruno Ganz, que aunque suizo, realizó sus mejores trabajos en el cine alemán, sobre todo de la mano de Wim Wenders.

Ha sido una Berlinale marcada por su bajo nivel en la sección a Competición, que además suponía la retirada de su director, Dieter Kosslick, tras 18 ediciones. A él también se le dedicó un homenaje durante la entrega de premios, en el que sacó a relucir sus dotes de showman. El 1 de junio empezará a dirigirla el italiano Carlo Chatrian, responsable hasta ahora del certamen de Locarno, donde comenzó en 2013. Hoy mismo Chatrian ha anunciado que traerá con él a su equipo de programadores. Veremos cómo relanza el certamen alemán en 2020.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información