Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La experta en Leonardo que según Christian Gálvez le avala: “Disiento de su parecer desde que le conocí”

La catedrática Elisa Ruiz asegura que presentó su dimisión como comisaria de la muestra en la Biblioteca Nacional. El presentador se declara "sorprendido"

Christian Gálvez, conductor de 'Pasapalabra', presenta su exposición sobre Leonardo da Vinci.

El comisario de la exposición Leonardo da Vinci: los rostros del genio en el Palacio de las Alhajas, el presentador de televisión Christian Gálvez, ha respondido a las críticas de “intrusismo profesional” recibidas desde el Comité Español de Historia del Arte (CEHA). Y lo ha hecho asegurando que su muestra cuenta con el asesoramiento y el respaldo de distintos especialistas, entre otros, de Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía, gran experta en la obra manuscrita del artista florentino. Ruiz es comisaria de una exposición paralela a la de Gálvez en la Biblioteca Nacional de España (BNE) sobre los códices Madrid I y Madrid II del genio renacentista. Ambas citas sirven para celebrar el quinto centenario de la muerte del artista.

Sin embargo, Ruiz remitió este lunes al comité de historiadores del arte un duro comunicado en el que asegura: "En ningún momento me he asociado con el señor Gálvez, bien al contrario, disiento de su parecer desde que le conocí y no he vuelto a tener ninguna relación con él". Ruiz sostiene que llegó incluso abandonar el proyecto, por sus desencuentros con el presentador, aunque finalmente aceptó seguir adelante con la exposición.

"Creo entender que como se me está criticando por intrusismo, no quiere verse salpicada, hasta cierto punto lo comprendo. Es cierto que hubo discrepancias entre nosotros, pero ¿en qué comité científico no las hay? Ahora mismo no mantenemos la relación profesional. Si se desvincula, que se desvincule, pero la verdad: me ha pillado por sorpresa”, ha contestado Gálvez esta tarde en conversación telefónica.

El CEHA, entidad que agrupa a más de 500 catedráticos de la materia, criticó la falta de "rigor científico" de la muestra del Palacio de las Alhajas, aunque no incluyó en sus críticas el trabajo de Ruiz, que se puede ver en la BNE, en una "exposición que continúa la línea de otras de enorme interés para la cultura y fuentes artísticas y que, sin duda, suponen un avance importante en la investigación así como en la transferencia de conocimiento a la ciudadanía en general", según le escribió el presidente del CEHA, Rafael López Guzmán, a la directora de la institución, Ana Santos.

En una misiva enviada por la junta directiva del CEHA a sus socios el viernes pasado, se criticaba el "intrusismo" de Gálvez. El presentador de Pasapalabra explica a EL PAÍS: “Yo he sido un intruso toda mi vida. Empecé magisterio y no lo terminé, porque me llamaron de la tele y ese tren solo pasa una vez. Luego me dejaron de llamar y trabajé como vendedor en una tienda de juguetes. Ahí era de nuevo intruso por no saber de marketing. Después me escogieron en un cásting para ‘Caiga quien caiga’ y como no era periodista, de nuevo intruso. Lo mismo me pasó con mi primer libro”.

El comunicado de Ruiz marca distancias con el presentador. "La dirección de la BNE en marzo de este año me propuso comisariar una exposición en esta sede sobre los dos manuscritos de Leonardo para conmemorar el V Centenario de su muerte. Se me informó de que un tal señor Gálvez iba a hacer otra en el Palacio de las Alhajas. Mantuve varios contactos con dicho señor, que resultaron totalmente infructuosos e incompatibles a efectos de colaboración. En el mes de mayo el interesado hizo un escrito en contra de mi persona y lo envió circularmente a doña Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional, a don Miguel Albero, director cultural, a don Sergio Martínez, jefe del Servicio de Exposiciones e ignoro si a alguien más", escribe la catedrática.

"Cuando tuve noticia de este hecho, presenté mi dimisión como comisaria de la exposición de la Antesala de la Biblioteca Nacional a la dirección. Cometí el error de no mantener esta decisión a instancias de la institución. Se me rogó que prosiguiera con el proyecto por no haber tiempo ni persona adecuada para realizarlo", continúa Ruiz. Sostiene que aceptó finalmente seguir adelante pero impuso tres condiciones: "No mantener en lo sucesivo ninguna relación con el señor Gálvez ni depender bajo ningún concepto de esta persona. No percibir ni un céntimo por este trabajo profesional. Realizar mi proyecto expositivo exclusivamente en colaboración con los Servicios de la Biblioteca Nacional".

“Estoy sorprendido", aclara Gálvez. "Figura como parte del comité técnico científico y así se ha dejado constancia en las presentaciones de mayo, del 29 de julio y del 28 de noviembre, así como en las notas de prensa y comunicados de la exposición. Además, participa en el catálogo de la muestra, que se publicará en dos o tres semanas y lo publicará Penguin Random House. Estuvo metiendo correcciones en el libro hasta el 21 de noviembre".

“Lo que no se está teniendo en cuenta es que no se trata de una exposición artística, sino que pretende ser biográfica y didáctica", continúa el presentador. "Yo soy un comunicador, y conozco mis limitaciones. Ojalá me dejaran comisariar una exposición en el Museo del Prado, pero ya sé que eso no va a pasar. En este caso, soy investigador independiente, y he tenido que pasar por los requerimientos, que no son pocos, del Leonardo DNA Project, grupo internacional de estudio científico del genio al que pertenezco. No pretendo sentar cátedra. Pero me hace gracia, porque hoy en día Leonardo sería un intruso. Recordemos que en su época, la Florencia de los Médicis, fue cuando se empezaron a abrir las bibliotecas a la gente. Solo pretendo tender un puente entre Leonardo y la gente. Si la gente quiere cruzar ese puente, fenomenal. Y si quieren pasar a nado, también me parece bien”.

A su vez, la directora de la BNE ha señalado que la institución ha detectado un aumento en el número de carnés y visitantes a otras exposiciones tras inaugurar la muestra comisariada por Ruiz en la Biblioteca Nacional y por Gálvez en el Palacio de las Alhajas. Santos ha destacado que, desde su inauguración, el 29 de noviembre y hasta el 7 de diciembre, 5.539 personas han pasado por esta muestra —que finaliza el próximo 19 de mayo de 2019—  "y esto está suponiendo un aumento de visitantes para el resto de las exposiciones". También comparte la información de que el viernes, pese al puente, se dieron de alta el doble de carnets de alta a la BNE de un día normal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >