Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los historiadores de arte, contra la exposición sobre Leonardo comisariada por Christian Gálvez

Un grupo de catedráticos critica el “intrusismo” del presentador, artífice de la muestra en Madrid sobre el genio renacentista

Christian Gálvez, comisario de la exposición sobre Leonardo en el Palacio de las Alhajas. En vídeo, una muestra de la exposición.

La propuesta de Christian Gálvez en torno a la figura de Leonardo da Vinci, una muestra en el Palacio de las Alhajas, en Madrid, titulada Los rostros del genio, acompañada de un conjunto de piezas expuestas en la zona de tránsito de la Biblioteca Nacional (BNE), como preludio a la exposición de los códices Madrid I y Madrid II del genio renacentista, ha provocado una denuncia de intrusismo profesional contra el popular presentador del programa de televisión Pasapalabra. La queja la firma el Comité Español de Historia del Arte (CEHA), entidad que agrupa a más de 500 catedráticos de la materia. En el comunicado, del pasado jueves, los expertos censuran la complicidad en el proyecto de Ana Santos, directora de la BNE, bajo cuyo paraguas institucional se ha organizado la doble exposición.

La declaración de los catedráticos responde a las quejas recibidas por varios asociados, entre ellos el profesor Benito Navarrete, de la Universidad de Alcalá de Henares. Escuchadas las inquietudes y vista la doble exposición, la asociación ha decidido “denunciar por intrusismo profesional” a Gálvez, quien, “apoyándose en una popularidad televisiva y en sus conocimientos sobre la figura de Leonardo traducidos en obras de ficción con, a veces, dudosas bases histórico-documentales, le han permitido situarse en referente sociológico sin ningún aval de carácter científico”, dicen en su nota. Reconocen la capacidad mediática de Gálvez, “a la que se unen las diversas fundaciones, empresas e instituciones y sus lógicos intereses comerciales y de imagen”, pero lamentan en el texto que “se ha difundido una imagen de gran exposición que no se corresponde con la realidad”.

Preguntada este sábado por este diario, Santos se negó a pronunciarse sobre el texto. Dijo que no lo había leído y que solo lo hará cuando la queja sea oficial. “Nadie me lo ha mandado ni lo he visto publicado”, explicó.

La parte de la que es autor intelectual Gálvez se expone en el Palacio de las Alhajas, y propone una revisión de “Leonardo en vaqueros”, según dijo el presentador el día de la presentación, el pasado 28 de noviembre. Con afán didáctico, sitúa su figura con recursos audiovisuales, maquetas y experiencias de realidad aumentada. El intrusismo es para los historiadores doble. Galvez “ni es experto reconocido científicamente en la figura de Leonardo ni en la cultura de su época”. “Tampoco es”, añaden, “profesional en lo que se refiere a la curaduría [sic] de exposiciones”.

Nada tienen los historiadores que oponer al trabajo de Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía y gran experta en la obra manuscrita del artista florentino, que se responsabiliza de la instalación de los dos códices y de su entorno histórico. Sí critican, en cambio, que la BNE se asocie al proyecto. “En esta ocasión, creemos que se han buscado unos malos compañeros de viaje, los cuales han diluido el trabajo que se viene haciendo con todo rigor en la Biblioteca Nacional”.

La directora de la BNE valoró el día de la inauguración en el Palacio de las Alhajas, propiedad de Montemadrid, que "las instituciones se unan para proyectos de este calibre". También declinó pronunciarse sobre la propuesta de Gálvez, porque no la "había visto". Ayer dijo que aún no había sacado tiempo para ello. “Lo que puedo decir es que me parece positivo que si 30.000 personas, por ejemplo, prefieren ver esta exposición en lugar de irse a ver espectáculos llenos de agresividad, todo habrá valido la pena.” Y añade el dato de que desde que se abrió la muestra de los códices, las visitas han aumentado un 400% en la BNE".

El 27 de noviembre, Santos, ante las quejas de Navarrete y otros profesores, contestó por escrito al presidente del CEHA, Rafael López Guzmán: “En la BNE, se van a exponer los códices Madrid y la comisaria de la exposición es la profesora Elisa Ruiz, cuyo prestigio y calidad académica queda fuera de duda. En la parte de la escalera, zona no destinada a exposiciones, sino espacio de tránsito de personas, se han colocado algunas reproducciones de gran tamaño de máquinas y objetos, réplica de las contenidas en los códices”. Y añadía: “De la selección de estas reproducciones se ha hecho cargo el señor Gálvez, al igual que altruistamente ha financiado todos los gastos de la exposición. Por lo tanto, la afirmación del señor Navarrete falta a la verdad y está basada en una entrevista [en El Mundo a Gálvez], sin haberse molestado en contrastar la información”.

Un cuestionado autorretrato hallado en 2008

En el Palacio de Alhajas de Madrid no se expone obra original, salvo el cuestionadísimo autorretrato conocido como Tavola Lucana, que fue descubierto en el sur de Italia, en 2008, y considerado falso por varios expertos en la obra del genio florentino.

Según se explicó en la presentación, el proyecto ha sido concebido por Christian Gálvez y realizado junto a la empresa Iniciativas y Exposiciones, socios en esta iniciativa privada, en la que colaboran Mediaset España, donde Gálvez presenta Pasapalabra, y la editorial Penguin Random House (Aguilar, sello del grupo, ha publicado su último libro, Gioconda descodificada, el tercero de sus dedicados al pintor).

Fe de errores

Por error, en la versión impresa de esta noticia no se reproducen las declaraciones de la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos, que aquí se recogen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >