Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Cuando me llamaban homosexual no respondí. ¿Por qué debería hacerlo ahora con las acusaciones de acoso?”

En la gira por la presentación de su nuevo disco, el artista contesta a las denuncias públicas que recaen sobre la banda argentina

adrian dargelos
Adrián Dárgelos, cantante de Babasónicos.

La campaña de lanzamiento de Discutible, el nuevo disco de la banda argentina de rock Babasónicos, inició en agosto. La circulación de unos flyers promocionales, tras de un concierto en Buenos Aires, en los que se leía “Trans-Algo”, “24 hs” y “festival de abrazos”, junto a un número telefónico llamó la atención de los asistentes. Días después se supo, gracias a una publicación en su Twitter oficial, que Trans-Algo era parte de la nueva obra y que, si llamabas al teléfono que daba el folleto, sonaba uno de los temas inéditos.

La gira que acerca hasta México a la histórica banda, nominada 10 veces a los Grammy Latino, se ha visto marcada por las recientes acusaciones de acoso contra la agrupación. Con el pelo largo, lentes de sol y una actitud desenfadada, Adrián Dárgelos, cantante del grupo, recibe este viernes en un hotel de la capital a este periódico.

Pregunta: ¿Cuál es la apuesta del nuevo disco?

Respuesta: Discutible es un manifiesto de cómo se piensa ante la modernidad, la industria de la música, la cantidad de música industrial sobre música de autor. ¿Cómo te paras ante una nueva reformulación política de la música pop, donde el 98% pretende transmitir consignas de tipo ‘culito durito’ y rimas parecidas, con altas dosis de repetición hechas dentro de computadoras y algoritmos? Es una toma de posesión sobre la era que estamos viviendo.

P: ¿Relacionas las nuevas formas de producir y consumir con el avance de géneros como, por ejemplo, el reggaetón?

R: No, eso es moda. Hubo una época en la que había una inundación de techno ítalo-alemán. Pero eso era más comercial, ahora la música es más industrial. Antes solo escuchaba música la gente a la que le interesaba. Ahora escucha música cualquiera y otros eligen las playlists por vos. Entonces, no se entiende si es que a tantos millones les gusta algo o directamente lo escuchan porque van caminando al trabajo o en el transporte.

P: ¿Cómo es hacer música en la era feminista? ¿Se replantean el contenido de las letras?

R: Yo no me lo tengo que plantear porque no he recibido críticas y porque la mayoría de las heroínas de mis discos son mujeres. Como Viva Satana [una canción del disco Dopádromo] o Soy Rock [un tema de la obra Jessico] que está hecho en primera persona femenina.

P: No se lo replantean ahora, pero ¿se lo plantearon en algún momento?

R: Me lo planteé en 1991 [cuando nació la banda]. Si analizas todo lo que hizo Babasónicos por el cambio en los gustos de vestuarios, se ve en la historia de los videoclips cómo nos va influenciando la vestimenta de la mujer, porque los hombres no se vestían así.

P: ¿Es Argentina la cuna del nuevo feminismo?

R: No lo sé. Ya empieza a haber notas donde hay determinados ataques que están en la línea de hacer retroceder el consenso porque no todo responde al patriarcado. Que tenga una banda con seis varones no quiere decir que responda al patriarcado. Depende el mensaje, no solo de la imagen. Yo no recibí crítica de eso.

Una ola de acusaciones por acoso sexual contra músicos en Argentina terminó por alcanzar en las últimas semanas a Babasónicos. Tres mujeres, dos de las cuales dieron su nombre, fueron entrevistadas por un medio local el pasado domingo tras denunciar públicamente a los miembros de la banda en sus cuentas de Twitter. Las chicas, una de ellas menor de edad en el momento de los hechos, habían sido invitadas después de un concierto a una habitación donde se encontraba el grupo musical, según su relato. Allí, cuentan, uno de los artistas las habría presionado para que consuman alcohol y otras drogas, mientras que otro le habría hecho comentarios sexuales a una de ellas sobre sus pechos.

P: Y las acusaciones publicadas la semana pasada por parte de tres mujeres...

R: No tuve ninguna acusación de ningún tipo.

P: Se hicieron públicas en Argentina y las chicas las publicaron en Twitter

R: No tuve conocimiento. Me contaron que alguien entró en un show a un camarín hace muchos años y vio algo. Es un relato como la película de The Doors. No les hicieron nada, no acusan de nada.

P: Acusan que las presionaron a drogarse, a..

R: Jamás. Ese es un relato fantasioso que desconozco. ¿Por qué le das entidad a una mentira incontrastable?

P: Pregunto si tiene una respuesta ante esas acusaciones

R: Te digo: es una mentira incontrastable. Fantasía del imaginario de rock del cine. Tienen que hacer una causa legal si ellas creen que pasa eso.

P: ¿La respuesta es que vayan a la Justicia?

R: Obvio. Porque si no, no es serio. No se puede ir y tirarle a cualquiera una bola de basura. Tienen que hacer causas legales para comprobarlo porque si no, no es serio con el tema, no es serio realmente con lo que reclama el feminismo. ¿No te parece eso?

P: Ellas dieron la cara, dieron sus nombres

R: Sí, sí, pero pueden ser entidades falsas de internet. Que vayan a la justicia y que digan lo que creen que pasa. En realidad no están acusando a nadie de nada. Están diciendo algo que puede ser extraído de la película de The Doors o de The Queen. Eso es lo que yo veo. Tampoco tengo mucha información sobre el tema porque no tengo redes sociales, ni me preocupa. Yo tengo una trayectoria enorme sobre que soy homosexual, y yo tampoco me defendí de eso. ¿Tengo que defenderme ahora de cosas que tampoco pasaron?

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información