Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres segundos de creatividad

La película pretende ser sofisticada, pero solo lo son sus intérpretes

Rey de ladrones
Un fotograma de 'Rey de ladrones'.

Dos películas después del robo de joyas más grande de la historia de Inglaterra, el de Hatton Garden, en la Semana Santa del año 2015, 18 millones de euros de botín en una cámara acorazada del barrio de los diamantes de Londres, la buena aún está por llegar. Si es que se llega a hacer una tercera.

REY DE LADRONES

Dirección: James Marsh.

Intérpretes: Michael Caine, Jim Broadbent, Ray Winstone, Tom Courtenay.

Género: atracos. Reino Unido, 2018.

Duración: 108 minutos.

Que detrás de aquel atraco podía haber una gran historia era algo obvio: fue perpetrado por un grupo de ladrones jubilados de entre 58 y 76 años, y eso daba tanto para introspección sobre el crepúsculo personal, tiempo que se acaba, autodestructiva lucidez, como para reflexión social sobre la rebeldía de un grupo salvaje dispuesto a morir de pie en un mundo que ya no les pertenece. Sin embargo, en apenas unos meses se han estrenado la independiente Un golpe a la inglesa (Ronny Thompson, 2017) y la mucho más lujosa Rey de ladrones, de James Marsh, y ambas fracasan en lo artístico y lo comercial.

Rey de ladrones pretende ser sofisticada, pero solo lo son sus intérpretes. Michael Caine, Michael Gambon, Jim Broadbent, Ray Winstone y Tom Courtenay, carisma innegable, mitos vivientes, ejercen de sostén cuando el relato se asienta en el diálogo y en la mirada de la no asunción de la derrota, pero la película no deja de ser un policial de atracos, mucho más que un drama personal, y en ese sentido el trabajo de su director es apático, casi torpe. Autor de dos fantásticos documentales, Man on wire (2008) y Proyecto Nim (2011), Marsh se está quedando en muy poca cosa en la vertiente de ficción más ambiciosa: La teoría del todo quería tener estilo y era puro remilgo, y solo Un océano entre nosotros, de este mismo 2018, apuntaba virtudes narrativas en una historia real cercana a la extrañeza de sus documentales.

Ni la secuencia del robo ni la de la detención tienen la menor tensión dramática, y las relaciones entre los personajes están peor trazadas que en Un golpe a la inglesa. De modo que sólo el tono desencantado del desenlace, de tristeza desolada, destaca en una producción que parece fiada al historial de sus actores. Justo donde Marsh aplica uno de sus contados aciertos: el de esos insertos de montaje, con flashes de apenas un segundo, que rememoran el supuesto pasado de los personajes, pero acudiendo a papeles cinematográficos de sus intérpretes: Un trabajo en Italia, con Michael Caine; Billy, el embustero, con Tom Courtenay, y Escoria, con Ray Winstone. Apenas tres segundos de creatividad en una película de casi dos horas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información