Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio de Elena Ferrante llega a Venecia

La primera novela de la tetralogía napolitana, que vendió 30 millones de ejemplares, inspira una saga producida por la RAI y HBO, que se ha estrenado en la Mostra

Las dos niñas protagonistas de las serie. En vídeo, el tráiler de la producción.

Era solo una cuestión de tiempo. La saga napolitana que firmó la misteriosa Elena Ferrante tenía todos los ingredientes para convertirse en serie televisiva de éxito: dos personajes por los que una infinitud de lectores ya han demostrado su devoción, un largo arco temporal que nos transporta de la primera infancia a la edad madura, la historia contemporánea de Italia como telón de fondo y, sobre todo, más de 30 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo desde 2011 y fans del nivel de Hillary Clinton, Nicole Kidman, Jane Campion, Zadie Smith o Jonathan Safran Foer. La saga que parte con La amiga estupenda (Lumen) ha inspirado una serie homónima, producida por RAI y HBO. La Mostra de Venecia presentó en primicia este domingo los dos primeros capítulos sobre un total de ocho de esta primera entrega. La serie podrá verse en HBO España a partir de noviembre.

Hace dos años, Lorenzo Mieli, productor de The Young Pope, la serie de Paolo Sorrentino sobre un Papa ficticio e iconoclasta, producida por los mismos dos canales, tuvo la idea de proponer esta adaptación a HBO. “Acudimos a ellos con una apuesta particular, tan artesanal como los zapatos que fabrican los Cerullo en el libro. Y, encima, en italiano, cuando es una plataforma que nunca ha emitido nada que no sea en inglés”, explicó este domingo Mieili. Para su sorpresa, HBO no puso pegas. “Al revés, nos incitaron a ser lo más auténticos que fuera posible”, añadió. La serie introdujo también numerosos diálogos en dialecto napolitano. La vicepresidenta de HBO, Francesca Orsi, no tardó en dar luz verde al proyecto. “Cuando leí los libros, no lo dudé. Y aún menos cuando los leyó mi madre, nacida en Nápoles en los años 50”, señalaba en la Mostra. Es decir, en el lugar y la década donde transcurre la infancia de las dos protagonistas: Elena Greco, alias Lenù, y su mejor amiga, Raffaella Cerullo, alias Lila.

El misterio continúa

El encargo de dirigir la serie recayó en Saverio Costanzo, cineasta romano de 42 años conocido por haber llevado al cine otro best seller internacional, La soledad de los números primos, en 2010. “Mi participación es mérito de Elena Ferrante, que fue quien sugirió mi nombre”, explica el director. “Yo había leído la tetralogía, pero no se me hubiera ocurrido adaptarla. Aun así, cuando me lo propusieron, no lo dudé”. La propia Ferrante –de identidad desconocida, pese a que la prensa italiana señalara en 2016 que podría tratarse de la traductora Anita Raja– participó en la adaptación de la versión televisiva y aparece en los créditos como guionista. Aunque encontró la manera de participar en el proyecto sin renunciar a su preciado anonimato: se limitó a comunicarse con el equipo por correo electrónico. “No sabemos quién es, pese a haber trabajado con ella durante un año”, explicaba el guionista Francesco Piccolo, que equiparó el papel de la escritora al de una “vigilante”, aunque dice que veló por una adaptación satisfactoria y no por imponer una fidelidad total a sus libros.

Una escena del rodaje de 'La amiga estupenda' con el director Saverio Costanzo en el centro.
Una escena del rodaje de 'La amiga estupenda' con el director Saverio Costanzo en el centro.

Aun así, Costanzo y Piccolo se han tomado escasas licencias. El procedimiento narrativo es idéntico a la del libro: al descubrir que Lila ha desaparecido sin dejar rastro, Elena decide poner por escrito todos los recuerdos que tiene de ella. Eso conduce al espectador al barrio pobre de Nápoles donde ambas crecieron, durante la primera posguerra italiana, rodeadas de adultos furiosos y familias enemistadas entre sí, que mantienen relaciones de una extrema brutalidad.

El acuerdo prevé la adaptación de los cuatro volúmenes que firmó la autora en cuatro temporadas de 32 capítulos

Los responsables de la serie no han dulcificado ese mundo hostil y violento. No les tiembla el pulso, por ejemplo, a la hora de mostrar explícitamente el maltrato infantil. Si hay algún cambio, es más bien en la cronología del relato, aunque resulte casi imperceptible. “Desplazamos y reordenamos algunos acontecimientos. Ferrante usa la pluma y nosotros la cámara: son medios diferentes con necesidades distintas”, señala Costanzo, que espera evitar comparaciones injustas por parte de los fans de Ferrante. “Mi esperanza es que el lector asuma la historia de una manera tan fluida que no haya tiempo para las comparaciones, que simplemente la encuentre allá donde la dejó”, afirma.

Su serie está pensada para seducir a un público tan diverso y extenso como el de la saga literaria que la ha inspirado. “Un poco como el cine italiano de los 60, que gustó a un público popular como a otro más sofisticado”, apunta la productora Eleonora Andreatta, a cargo del departamento de ficción la RAI. En esa realidad que es tan local como universal, a Costanzo le da tiempo a desarrollar todos los temas de fondo de la saga: la compleja amistad entre esas dos mujeres, la cuestión de la emancipación femenina, la importancia del acceso a la educación para las clases humildes… “En ese sentido es una obra política. Demuestra que la pasión de una maestra puede cambiar la vida de esas dos niñas. Habla de la importancia de la educación en la formación del alma de una persona”, comentaba Costanzo. Tal como la saga literaria, esta versión televisiva no será escueta: el acuerdo prevé la adaptación de los cuatro volúmenes que firmó la autora en cuatro temporadas de 32 capítulos en total. Es decir, que queda Ferrante para rato.