Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venecia firma un paso hacia la igualdad

El festival se suma al manifiesto ya suscrito por Cannes y Locarno para buscar la inclusión, tras las críticas recibidas por la ausencia de directoras

El director del festival Alberto Barbera y el presidente Paolo Baratta en Venecia.
El director del festival Alberto Barbera y el presidente Paolo Baratta en Venecia. WireImage

Al fin algo ha puesto de acuerdo a Cannes y Venecia. No es para menos: se trata de la batalla por la inclusión y la igualdad. Los responsables de la Mostra han firmado hoy un documento, “elaborado sobre la base de los suscritos por otros festivales [Cannes y Locarno]”, como aseguró su presidente, Paolo Baratta, con el que se comprometen a aumentar la transparencia y la investigación que lleve hacia la paridad de oportunidades para hombres y mujeres en el certamen. La firma llega tras una negociación con dos organizaciones de directoras italianas: Dissenso Comune y la delegación nacional de Women in Film & TV. Y, sobre todo, después de duras críticas por la ausencia de mujeres en el certamen. Desde hace dos años, en la competición por el León de Oro, tan solo hay una cineasta: en esta ocasión, Jennifer Kent, con The Nightingale.

“Ningún festival ha firmado compromisos cuantitativos sobre su selección de filmes, sino uno que garantice más información”, aclaró Baratta. Destacó que los certámenes de Arte y de Arquitectura, que también gestiona la Bienal de Venecia, sufren de forma parecida por la desigualdad, pero que, en su estructura, la organización cuenta con más de un 70% de mujeres.

Tras recibir duros ataques en la pasada edición, al anunciarse la programación de este año de La Mostra la protesta de las cineastas subió de nivel. EWA (la organización que reúne a las directoras europeas) atacó directamente al director del festival de Venecia, Alberto Barbera, al que acusó de menospreciar el trabajo de las mujeres y reiterar el estereotipo de que su cine atesora menos calidad. El responsable de La Mostra había declarado días antes que su elección se rige “por la calidad, no el género” y que dimitiría si se imponía un sistema de cuotas.

The Hollywood Reporter sostiene, de hecho, que Barbera rechazó inicialmente firmar el manifiesto. El director del certamen subrayó que las mujeres suponen el 46% de sus responsables de programación. También señaló que el 23% de los filmes presentados a La Mostra tenían directora y que el 21% de los largos de la selección final es obra de una cineasta. Barbera reconoció a EL PAÍS hace unas semanas que hay un problema “claro” de falta de acceso de las mujeres a los puestos claves del cine, sobre todo la dirección. Sin embargo, siempre defendió que se debe principalmente a los desequilibrios de la industria y que un festival no puede hacer casi nada. La firma de un manifiesto, por lo menos, es un comienzo.