Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resurrection Fest, larga vida a la aldea del rock

La localidad de Viveiro se prepara para acoger a más de 80.000 asistentes al festival

Cada año, hacia la mitad del mes de julio, la paz estival del municipio pesquero de Viveiro (Lugo), con apenas 16.000 habitantes, se quiebra con un rugido que hace temblar el suelo. Como si de un asalto vikingo a la orden del rugir de un cuerno se tratase, decenas de miles de camisetas negras llegan al Resurrection Fest con una sed de rock pueblan sus barras y las gargantas comienzan a rugir al tiempo que levantan una mano cornuta al unísono.

Escenario principal del Resurrection Fest en la edición de 2017 del festival. Ampliar foto
Escenario principal del Resurrection Fest en la edición de 2017 del festival.

Un cartel ilustre espera a los espectadores, con nombres como Ghost, Megadeth, Prophets of Rage, Scorpions... Como también lo es ver a Kiss. La legendaria banda de glam rock lleva orgullosa a su espalda la venta de más de 75 millones de discos en todo el mundo y dejará para siempre impregnada en el acervo popular su carismática apariencia sobre el escenario, que conjunta tan bien con sacar la lengua.

Hacer un cartel equilibrado de más de 100 bandas que contente tanto a las nuevas generaciones como a la vieja escuela es complicado. "Las expectativas siempre son muy altas, y nuestro público es muy diverso. Desde gente que busca artistas más clásicos hasta gente de sonidos más core y modernos, que suele ser el público más joven... Ha quedado compensado, aunque desde luego es extremadamente complicado, ya que competimos con toda Europa, y convencer a los artistas de que vengan a Viveiro, y no a otra capital europea, donde la logística es sumamente más sencilla, no deja de ser un desafío", responde Iván Méndez, director del festival.

La historia de Méndez podría ser la equivalente a la del sueño americano musical. Es la de un chaval que con tan solo 17 años se juntó con su pandilla para traer a su banda favorita, Sick Of It All, al pueblo. Hoy el Resurrection Fest se prepara su decimotercera edición, que el año pasado reunió a 85.000 personas en cuatro días de festival, y que en su próxima Warm Up Party ya espera a 18.000 asistentes. Méndez organiza además el O Camiño (30.000 asistentes) y Tsunami Xixon (24.000), bajo la empresa Bring The Noise. "Nunca me lo hubiese imaginado. Cuando empezamos yo estaba comenzando a estudiar. Esto era un puro hobby. Somos uno de los equipos más jóvenes de festivales de toda España, y estamos ahora mismo con tres festivales y numerosas giras al año. En aquel solo queríamos traer a uno de nuestros grupos favoritos a nuestro pueblo. Todo lo demás es historia, y según fuimos creciendo, nos tuvimos que profesionalizar. Tuvimos que decidir entre dejarlo o hacerlo de una manera totalmente profesional y con total dedicación", asegura.

A todo esto se añade la revolución que ha supuesto para Viveiro: "Al principio había reticencias, aunque cuando vieron el enorme impacto económico, lo acogieron con los brazos abiertos y lo están esperando durante todo el año. Es uno de los eventos más importantes de Galicia, incluso hasta fuera del ámbito musical. Para el pueblo, el impacto turístico y económico es enorme", aclara Méndez.

"El Resurrection Fest es mucho más que 'heavy' metal"

La lealtad y la distinción son básicos para un festival que debe cuidar al oyente más de lo normal, y que coincide en fechas con dos de los principales festivales de España: el Mad Cool y el Bilbao BBK Live. "Nuestro festival no solo es el heavy, hacemos muchos otros géneros más. A pesar de no ser un público tan masivo, es un público muy fiel, y esa es una de nuestras bases: fidelizar. Coincidir no es bueno obviamente, pero afecta a los indecisos y no al fan", matiza.

El reconocimiento de la industria es unánime, y se ha consolidado siendo nominado al Mejor Festival de gran formato en la pasada edición de los Premios Fest, que ya ganó en 2016. Este fin de semana, el rock y Viveiro tienen una nueva cita.