Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatemos a A. M. Homes

Inexplicablemente, 'Jack', la primera novela de la reina del realismo sucio y familiar, sigue inédita en España

La escritora americana A.M. Homes, en 2009 en París.
La escritora americana A.M. Homes, en 2009 en París. Getty Images

Durante mucho tiempo, A. M. Homes fantaseó con la idea de ser fruto de una improbable y fugaz aventura entre Jack Kerouac y Susan Sontag. Luego descubrió que lo era de dos seres aborrecibles que preferiría no haber conocido. Una metomentodo convencida de que el mundo era una tragedia y ella era la única víctima, y un tipo enorme y descarado, el tipo aburrido al que debía sus también aborrecibles y nada femeninos andares. Los conoció en una cafetería, cuando ya era una escritora famosa, como cuenta en La hija de la amante, imprescindible y dolorosa dirty memoir que Homes publicó en 2007. Para entonces ya hacía una década que Homes existía para los lectores españoles, cuando en 1996 Anagrama publicó su polémica – por presentar un carteo entre pedófilos: uno preso, la otra, libre – El fin de Alice y Ediciones B recuperó su novela justo anterior, Sólo una madre. Pero ¿había existido Homes antes? Por supuesto que sí. Homes existía para el mundo desde 1989, año en que se publicó Jack.

Jack llegó a las librerías cuatro años después de que lo hiciera el Menos que cero de Bret Easton Elli y dos antes del Generación X de Douglas Coupland. Hoy en día hay algo así como cientos de ediciones de la novela circulando por todo el mundo, en especial, el mundo anglosajón, porque es de lectura obligatoria en algunos institutos de Estados Unidos. Podría decirse que Jack es una versión queer y sumisa del clásico El guardián entre el centeno y, también, el primer capítulo de la Gran y Sórdida Novela Americana que la discípula más encantadoramente salvaje de John Cheever está completando con cada nueva entrega de su obra. La última tuvo lugar esta misma semana. Es una colección de cuentos. La tercera. Se titula Days of Awe. Aquí nunca llegó tampoco la primera, pese a que fue llevada a la gran pantalla con el suficiente éxito como para estrenarse en salas de nuestro país. ¿Su título? The Safety of Objects ¿El año de publicación? 1990.

Pese a constituir una pieza fundamental, la primera de todas ellas, de esa suerte de Gran y Sórdida Novela Americana en marcha de la titánica Homes, no hay, por el momento, planes para el rescate de Jack, ni tampoco para el de The Safety of Objects. Y es una pena. E inexplicable. Porque de todos es sabido que la obra de cualquier escritor al que valga la pena llamar escritor es un pequeño universo en expansión que, como tal, tuvo un big bang, y en el caso de la mujer que odia que la llamen Amy porque cree que nadie puede tomarse en serio a nadie que se llame así, es uno de lo más suculento. A sus 15 años, Jack, el protagonista de la historia, acaba de descubrir que el mundo en el que creía estar viviendo no era un mundo en absoluto porque su padre es, de repente, un extraño que sale con un tipo llamado Bob. Sí, lo primero que hizo estallar la reina del realismo sucio familiar fue, cómo no, una familia.

Más información